Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 28 noviembre |
Santa Catalina Labouré
home iconEspiritualidad
line break icon

Detrás de la soledad

chica solitaria

Ayank

Oleada Joven - publicado el 03/11/15

Piensa en cuál es la verdadera pregunta: ¿cuántos me quieren? o ¿a cuántas personas quiero yo?

En las cartas que con frecuencia me escriben amigos desconocidos son muchos los que terminan confesándome que viven en una dramática soledad. Y me impresiona comprobar que la mayoría añade esta frase: «Estoy solo porque nadie me quiere».

A todos estos amigos yo les contesto con un mismo diagnóstico: Si usted, al comprobar su soledad, se pregunta: ¿cuántos me quieren?, probablemente no saldrá usted nunca de la soledad.

Para vencer la soledad hay que formularse otra pregunta. ¿a cuántas personas quiero yo? Por ahí, comenzando a dedicarse a amar a otros, en lugar en angustiarse mendigando ser querido, puede tener una cura la soledad.

No estoy diciendo -no sería justo generalizar- que todos los solitarios sean egoístas y que se hayan ganado a pulso su soledad. Conozco la sucia ingratitud de muchos hombres y sé que hay soledades inmerecidas.

Pero, en todo caso, sigo creyendo que si uno se obsesiona por «ser querido» y se olvida de «querer», las posibilidades se multiplican.

Y es que, aunque parezca mentira, el corazón no se llena cuando uno es querido, sino cuando se tiene mucho amor que repartir.

Los grandes hombres que han amado a la humanidad han tenido tanta gente que amar y ayudar que no han tenido ni tiempo de sentirse solitarios.

Lo normal es que nos sintamos solitarios cuando, antes, hemos comenzado por estar vacíos. Todo esto es un poco duro de decir, pero creo que hay que decirlo.

Porque sería horrible que nos pasásemos la vida acusando a los demás de que nos olvidan cuando, tal vez, hemos sido nosotros quienes hemos empezado por olvidar a los demás.

Incluso, si se me permite, yo añadiría que, hasta desde el punto de vista de la eficacia, amar resulta «rentable».

Ya, ya sé que no hay que amar «para» que nos amen. Amar es ya, de suyo, suficiente premio. Pero es que resulta que también cuando uno ama mucho, a la corta, o más bien a la larga, termina siendo amado.

Con esto, vuelvo a decirlo, no ignoro la ingratitud humana. Pero creo que, a pesar de todo, lo normal en los humanos es reconocer el amor que hemos recibido.

Puede que en la adolescencia esto sea menos visible, porque todo joven, al necesitar reafirmar su personalidad, tiende a infravalorar las ayudas que ha recibido.

Pero creo que son muchos los seres que acaban por reconocer y devolver el amor que han recibido.

No todos, desgraciadamente. Recuerdo que cuando Jesús curó a diez leprosos, sólo uno volvió a agradecérselo. Pero, al menos, hubo uno. Y Jesús se alegró de comprobarlo. P

or eso me parece que si uno ama a diez o a ciento tiene garantizado, al menos, el agradecimiento de uno o de diez. Y sé que a Jesús le abandonaron casi todos a la hora de la cruz. Pero sé también que incluso los cobardes reaccionaron después y acabaron amándole hasta dar su vida por Él.

Hoy sigue pasando lo mismo. Los que aman, recogen amor. Y aun en la hipótesis de que no lo recogieran, siempre tendrían la alegría de haber sido útiles a otros.

Y quien es útil a muchos, o no experimentará la soledad, o tendrá, cuando menos, una soledad sonora y fecunda. Que ya no será una verdadera soledad.

Por José Luis Martín Descalzo en Razones desde la otra orilla

Artículo originalmente publicado por Oleada Joven

Tags:
almaamorgenerosidadsoledad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lector...
Orfa Astorga
¿Hasta qué edad es sano vivir en casa de los ...
COVID
Rodrigo Houdin
COVID-19: Murió aferrado a su rosario y con u...
APOKALIPSA
Vatican Media
El Papa: Está acabando una civilización que s...
TRINIDAD Y TOBAGO
Ramón Antonio Pérez
¿Por qué Trinidad y Tobago “echa al mar” a 16...
Philip Kosloski
Cuando sientas que todos conspiran contra ti,...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.