Aleteia

Desastre en Guatemala: Un alud mata a decenas de personas

Comparte
 

Un alud destruyó el pasado jueves por la noche la colonia El Cambray 2, Santa Catarina Pinula, en la Zona 10 de la capital de Guatemala. El deslizamiento de un cerro sepultó más de un centenar de viviendas y provocó la muerte de decenas de personas y cientos de desaparecidos en esta comunidad.

La geografía del desastre coincide, monótonamente, con la geografía de la pobreza en gran parte de los desastres de América Latina y el del jueves en la capital de Guatemala no es la excepción. Las casas situadas en laderas de los cerros, por el reblandecimiento provocado por las lluvias y la poca cimentación, son fácilmente arrastradas por este tipo de aludes.

Y desde luego, la falta de ordenamiento territorial así como la necesidad de pobladores pobres de buscar un asentamiento, han hecho que las lluvias intensas de estos días en Guatemala provoquen aludes mortales y desgajamientos como este.

Cifras preliminares

Según el reporte de las autoridades guatemaltecas, alrededor de las 22 horas del pasado jueves, se desprendió parte de un cerro que rodeaba la comunidad El Cambray. La mayoría de víctimas estaban en sus casas durmiendo cuando fueron sorprendidas por el alud.

Las tareas de rescate comenzaron de inmediato, con la movilización de vecinos de la colonia y de cuerpos de socorristas que de inmediato se presentaron en el lugar de la tragedia.

Las cifras oficiales recogidas hasta este sábado, dan cuenta de 31 personas muertas y unas 450 más desaparecidas, al menos 125 viviendas dañadas y un área de 17 mil 600 metros cuadrados declarada en riesgo y desalojada como medida de prevención, de acuerdo con datos oficiales hasta la noche del viernes.

Durante las últimas horas del jueves y madrugada del viernes, los socorristas con ayuda de vecinos lograron rescatar entre los escombros a una persona con vida, 25 varias más con golpes al intentar huir del alud y ya se confirmaba la muerte de cuatro vecinos.

A las 2 horas del viernes la búsqueda se suspendió por el riesgo latente de otro derrumbe, a la espera de que el sol y el buen clima ayudaran a resecar la tierra y a evitar su deslizamiento.

Esperanzas que no se extinguen

Con ramas de árboles, pedazos de lámina y trozos de madera, vecinos ayudaron durante todo el viernes a los socorristas a cavar en busca de sobrevivientes. La municipalidad de Santa Catarina Pínula habilitó un albergue para los afectados.

Las tareas de búsqueda se extendieron ininterrumpidamente hasta las 20 horas de ayer viernes, gracias que la lluvia no se hizo presente, hasta que finalmente se suspendió el rescate por el riesgo para los socorristas.

Alrededor del medio día, socorristas lograron rescatar entre los escombros a Rony Ramos De León, de 45 años, sobreviviente de la tragedia, quien fue llevado a la emergencia del Hospital Roosevelt donde falleció horas después a consecuencia de graves heridas internas.

Por norma internacional se establece hasta un máximo de 72 horas de esperanza de vida para una persona soterrada, siempre que tenga acceso a agua potable y oxígeno, por lo que no se descartó que aún se pueda localizar a alguna persona viva.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.