Aleteia

«In The Flesh», una serie en la que los zombies no lo parecen

Comparte

Una singular aproximación al tema de la “apariencia”: ¿Tú integrarías a los zombies?

Últimamente se está hablando mucho de Amazon y de su servicio de vídeos a demanda conocido como Amazon Instant Video.

De momento no está activo en muchos países pero ya está revolucionando la red y la televisión. Sobre todo porque está sirviendo para sacar adelante series que en la pequeña pantalla no dan la audiencia exigida, pero cuyos fans claman por su continuidad.

Tal es el caso de Hannibal, una serie de la NBC que tras su tercera temporada anunció su cancelación. Había muchos fans que veían esa serie, los mismos que se han unido y han conseguido despertar el interés de Amazon que, si consigue los apoyos necesarios, podría salvarla en su canal de Internet.

Sin duda se trata de una opción a tener en cuenta y de un futurible muy prometedor tanto que el mismísimo Woody Allen ha sido tentado para poner en marcha su primera serie, que no sería para televisión, sino para la red de redes.

In the Flesh es una de esas ficciones televisivas que podría verse beneficiadas por Amazon. Se trata de una producción de la prestigiosa cadena británica BBC (lo que siempre es una garantía) creada por Dominic Mitchell, un curtido guionista del medio que un día tuvo una idea: ¿Y si los zombis pudieran recibir medicación y comportarse como personas normales aunque no dejaran de ser muertos vivientes? ¿Serían aceptados por la sociedad?

La idea tiene su aquel, no se crean, porque la problemática de los zombis pasa de ser una cuestión de “diferencia” o un tema de pura y mera “adaptación”. En realidad son conceptos asociados, el tema es dónde poner el acento. Una droga administrada periódicamente los mantiene controlados y un cuidado maquillaje los hace parecer “personas normales”.

Esto es interesante porque lo que en el fondo hace In the Flesh es ofrece una singular aproximación a un problema tan extendido como es la “apariencia”. ¿Qué es lo normal y qué es lo diferente? Y lo que es más importante, ¿Quién decide qué es lo normal y qué es lo diferente?

En realidad, y aunque en In the Flesh haya unos cuantos zombis, creo que de lo que habla la serie es del ser humano primero y después de nuestra maltrecha sociedad.

Los muertos vivientes que son “devueltos” a la vida normal comienzan a formar sus propios guetos, están los que reivindican su nueva naturaleza y no se maquillan para parecer más humanos, luego están los terroristas, aquellos que proclaman un nuevo amanecer en el que los cadáveres andantes dominen la Tierra.

Por si fuera poco, la droga que los mantiene controlados deja de hacer efecto en algunas personas y una extraña secta pone en circulación un narcótico capaz convertir en zombi a un muerto viviente reintegrado en la sociedad en cuestión de segundos.   

Todo esto no hace más que alimentar una cuestión que planea sobre esta excelente serie desde el principio, la readaptación, la aceptación, la integración, la diferencia, el ser admitido por los demás o reivindicar el individualismo.

Al final de la segunda temporada (de momento ahí se quedó In the Flesh), la trama de la historia apuntaba a lo segundo ante la incapacidad de hacer ver a la sociedad qué muertos o vivientes seguían siendo humanos.

In the Flesh es una nueva aproximación a la visión mezquina y preñada de prejuicios de la sociedad, pero también un grito de libertad y defensa de lo humano. Puede que sean zombis y puede que estén muertos y hasta puede que sean vivientes pero lo humano sigue habitando en su interior.

Esperemos que Amazon rescate esta serie.
 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.