Aleteia

San Juan Bautista, el precursor de Jesucristo

ST JOHN
ALETEIA
Comparte

Su vocación profética desde el útero está rodeada de acontecimientos extraordinarios

Juan el Bautista ha sido venerado desde muy antiguo por el pueblo cristiano. Sabemos de él no sólo por los Evangelios, sino también por los historiadores de su época.

La figura de san Juan Bautista ocupa un lugar importante en el Nuevo Testamento y concretamente en los evangelios.

Ha sido comentada en la tradición cristiana más antigua y ha calado hondamente en la piedad popular, que celebra la fiesta de su nacimiento con especial solemnidad desde muy antiguo.

Juan Bautista coincidió en el tiempo con Jesús. Seguramente nació algún tiempo antes y comenzó su vida pública también antes.

Era de origen sacerdotal (Lc 1), aunque nunca ejerció sus funciones y se supone que se mostró opuesto al comportamiento del sacerdocio oficial, por su conducta y su permanencia lejos del Templo.

Pasó tiempo en el desierto de Judea (Lc 1,80), pero no parece que tuviera relación con el grupo de Qumrán, puesto que no se muestra tan radical en el cumplimiento de las normas legales (halakhot).

Murió condenado por Herodes Antipas (Flavio Josefo, Ant. 18,118), básicamente por denunciar su ilícita relación amorosa con su cuñada Herodías.

Ella, que le odiaba profundamente por eso, mandó a su hija Salomé que le pidiera a su padre la cabeza de Juan, un día en que Herodes le había prometido que le daría todo lo que pidiera, después de que su baile en una fiesta le encantara.

SALOME CARAVAGGIO
Domaine Public

Jesús, por su parte, pasó su primera infancia en Galilea y fue bautizado por él en el Jordán. Supo de la muerte del Bautista y siempre alabó su figura, su mensaje y su misión profética.

Juan el Bautista es el único santo, además de la Virgen María, cuyo nacimiento según la carne se celebra con el nacimiento en el cielo.

Su vocación profética desde el útero está rodeada de acontecimientos extraordinarios, llenos de alegría mesiánica, que preparan el nacimiento de Jesús.

La fecha de la fiesta, tres meses después del anuncio y seis antes de Navidad, responde a las indicaciones de Lucas.

Patronazgo

San Juan es patrono de los monjes y de Jordania, Puerto Rico, Quebec, la Amazonia Peruana y otras regiones.

Lugares de culto

Son muchos los lugares en los que se festeja el nacimiento del “Bautista”, ya desde las vísperas, la famosa “Noche de San Juan”, donde se encienden hogueras en su honor.

En Roma el lugar de culto más importante se celebra sin duda en su catedral, la Basílica de San Juan de Letrán, basílica no sólo dedicada a san Juan Bautista sino también a san Juan Evangelista.

Aparte de las celebraciones que se realizan en honor al santo, fuera de la basílica tienen lugar tradiciones populares relacionadas con el solsticio de verano.

Las brujas, acampadas desde la noche anterior delante de la basílica, pasan todo el día festejando, bebiendo excelentes bebidas y comiendo caracoles, mientras tratan de capturar almas, siguiendo una tradición antiquísima.

Según la creencia popular, los fantasmas de Herodías y Salomé, que habían decapitado al bautista, fueron condenados a vagar por el mundo para expiar sus culpas y estos llamaron a todas las brujas a reunirse en la noche de san Juan en el césped de Letrán.

Curiosidades

¿Cuántas cabezas tenía san Juan Bautista? Obviamente sólo una, La pregunta nos la hacemos debido a que en varias partes del mundo se venera la reliquia de su cabeza.

Por ejemplo: en la basílica de San Silvestro in Capite, en Roma, se venera desde el siglo XII, la que es considerada auténtica cabeza de Juan el Bautista, o más bien el cráneo sin la mandíbula, porque la “sagrada mandíbula” (o una de las veinte mandíbulas) se encuentra en la ciudad de Viterbo, no muy lejos de Roma.

Otras “cabezas” son expuestas en la catedral de Notre-Dame de Amiens. El cráneo fue llevado desde Constantinopla en el año 1206 durante la cuarta cruzada por un canónigo. También en la Gran Mezquita de Damasco, en un santuario venerado tanto por cristianos como por musulmanes.

En el 2012 se analizaron unas reliquias encontradas en Bulgaria, cerca de Sozopol al sur del Mar Negro. Los resultados del análisis dieron que eran del siglo I y por las inscripciones de la urna, se cree que dichas reliquias pertenecieron a san Juan Bautista.

Oración

Himno a san Juan Bautista

En el Jordán lavaste

el más puro Cordero,

que apacienta entre lirios

y duerme en los almendros.

 

En tu figura hirsuta

se esperanzó tu pueblo:

para una raza nueva

abriste cielos nuevos.

 

Sacudiste el azote

ante el poder soberbio;

y, ante el Sol que nacía,

se apagó tu lucero.

 

Por fin, en un banquete

y en el placer de un ebrio,

el vino de tu sangre

santificó el desierto.

 

Profeta de soledades,

labio hiciste de tus iras,

para fustigar mentiras

y para gritar verdades.

Amén.

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.