Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 19 octubre |
San Juan de Brébeuf y compañeros mártires
Aleteia logo
home iconEspiritualidad
line break icon

El Papa: Acumular riquezas es como jugar con fuego

CarSpotter CC

Radio Vaticano - publicado el 19/06/15

Francisco advierte ante el riesgo de la avaricia e invita a acumular en la Bolsa del cielo, en su homilía en la Casa Santa Marta

Las riquezas acumuladas para uno mismo están en el origen de las guerras, de las familias destruidas, de la pérdida de dignidad.

La “lucha de cada día” es en cambio administrar las riquezas que se poseen y las de la tierra para el “bien común”.

Es una de las consideraciones de fondo de la homilía del Papa Francisco en la Misa del 19 de junio de 2015 en la Casa Santa Marta del Vaticano.

Las riquezas te influyen

No son “como una estatua”, las riquezas. Quietas, en cierto sentido no influyentes en la vida de una persona.

“Las riquezas – constata el Papa Francisco – tienen la tendencia a crecer, a moverse, a tomar un puesto en la vida y en el corazón del hombre”.

Y si lo que impulsa al hombre es acumular riquezas, llegarán a invadirle el corazón, que acabará “corrupto”.

Lo que salva el corazón es usar la riqueza que se tiene para “el bien común”.

Tesoros en el cielo

La homilía del Papa se centró en el evangelio en el que Jesús enseña a los discípulos esta verdad: “Donde está tu tesoro, allí estará también tu corazón”.

Y por tanto, les advierte: “No acumuléis tesoros en la tierra, donde la polilla y la herrumbre los consumen, y los ladrones entran y roban; acumulad más bien tesoros en el cielo”.

Ciertamente, reconoce Francisco, “en la raíz” de acumular riquezas “está el deseo de seguridad”.

Pero el riesgo de hacerlo sólo para uno mismo y de quedar esclavo de ellas es altísimo.

Guerra en el corazón

“Al final estas riquezas no dan seguridad para siempre. Al contrario, te rebajan en tu dignidad. Y esto en la familia, tantas familias divididas. También en la raíz de las guerras está esta ambición, que destruye, corrompe. En este mundo, en este momento, hay muchas guerras por el ansia de poder, de riquezas. Se puede pensar en la guerra en nuestro corazón”.

“‘¡Manteneos alejados de la avaricia!’, así dice el Señor. Porque la avaricia sigue, sigue, sigue … Es un escalón, abre la puerta: después viene la vanidad – creerse importantes, creerse poderosos – y, al final, el orgullo».

«Y de allí todos los vicios, todos. Son escalones, pero el primero es este: la avaricia, querer acumular riquezas”.

Administrar bien las riquezas 

Francisco reconoce también que “acumular es precisamente una cualidad del hombre”, y que “hacer las cosas y dominar el mundo es también una misión”.

Entonces, “esta –afirma– es la lucha de cada día: cómo gestionar las riquezas de la tierra bien, porque estamos orientados al Cielo, y se conviertan en riquezas del Cielo”.

“Una cosa es verdad, cuando el Señor bendice a una persona con riquezas: le hace administrador de esas riquezas para el bien común y el bien de todos, no para el suyo propio. 

Y no es fácil ser un administrador honrado, porque está siempre la tentación de la avaricia, del ser importante. El mundo te enseña y te lleva por este camino.

Pensar en los demás, pensar que lo que tengo está al servicio de los demás y que nada de lo que tengo me lo llevaré conmigo.

Pero si uso lo que el Señor me ha dado para el bien común, como administrador, esto me santifica, me hará santo”.

Nosotros, observa el Papa, oímos muchas veces acusaciones de personas que pasan la vida acumulando riquezas.

Por nuestra parte, afirma Francisco, “todos los días” debemos “preguntarnos: ‘¿Dónde está tu tesoro? ¿En las riquezas o en esta administración, en este servicio para el bien común?”

“Es difícil, ¡es como jugar con fuego! Muchos tranquilizan su conciencia con la limosna y dan de lo que les sobra.

Eso no es administrar: el administrador toma para sí lo que sobra y da a los demás, en servicio, todo.

Administrar la riqueza es despojarse continuamente del propio interés y no pensar que estas riquezas nos darán la salvación.

Acumular, sí, va bien. Tesoros, sí, va bien: pero lo que vale – por decirlo así –en la ‘bolsa del Cielo. ¡Acumulad allí!”.

Tags:
generosidadorgullopapa franciscoriesgosriquezaServiciovanidad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
VENEZUELA
Ramón Antonio Pérez
Cuando la vida surge del atroz abuso a joven discapacitada
2
THERESA
Maria Paola Daud
¿Santa Teresa de Ávila fue la inventora de las papas fritas?
3
Gelsomino del Guercio
Carlo Acutis habló de un regalo que le hizo Jesús, ¿de qué se tra...
4
Henry Vargas Holguín
¿Cuál es el pecado contra el Espíritu Santo?
5
squid game
Dolors Massot
¿Qué ocurre con la serie «El juego del calamar» (Squid Game)?
6
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa a los poderosos: “Quiero pedirles en nombre de Dios…”
7
CARLO ACUTIS, CIAŁO
Gelsomino del Guercio
«Cerró los ojos sonriendo»: así murió Carlo Acutis
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.