Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 27 noviembre |
Nuestra Señora de la Medalla Milagrosa
home iconEstilo de vida
line break icon

Los seis "virus" que pueden arruinar a una pareja

Gelsomino del Guercio - publicado el 16/06/15

La crisis en las relaciones de pareja es abordada en un libro recientemente publicado en Italia

¿Cuáles son hoy los «virus» que se insinúan en una pareja elevando la fragilidad, el alejamiento, la ruptura entre los dos compañeros?

Mariateresa Zattoni y Gilberto Gillini en «¿Pareja frágil? Entre virus y antivirus» (ediciones San Pablo) distinguen seis. «Pero estamos seguros que se pueden encontrar miles entre todas las metamorfosis y proliferaciones – escriben los autores -. Hemos encontrado una concatenación entre estos seis, concatenación que les da un poder enorme».

1Pensar demasiado en sí mismo

«Yo en el centro». Es la madre de todos los virus. Consiste en la absoluta auto evidencia del yo individual, como principio y criterio de la realidad, en particular de la realidad afectiva. Simplificando: «Lo que me va bien, le va bien a todos»; mis razones, exigencias, necesidades, dificultades, miedos, etc., marcan la razón misma de la pareja, o más aún: de la felicidad de la pareja.

2Expectativas demasiado altas

«Tú estás hecho para mí o la fusión de amor». Deriva de la «naturaleza» del primero: «Tú estás hecho para mí, tú respondes a mis expectativas, tú funcionas como yo». La crisis surge cuando tú me desilusionas y no eres como me habías hecho creer. Mi yo se vuelve tu medida y la razón de nuestro estar juntos.

3El principio del intercambio

«Por ahora o la esclavitud del fragmento». Limita estas expectativas al «por ahora», avanza el principio del intercambio (tú eres mía, yo soy tuyo) pero necesariamente esto se limita al momento, al fragmento: ¿cómo yo, que soy sano de mente y me conozco bien, puedo garantizarte que te amaré siempre? Más aún, tú, así como eres, ¿serás bueno para mí el día de mañana?

4Las dudas sobre lo que se sentirá con el tiempo

«El sentimiento o la primacía del mundo emotivo». Sale como el pollito del huevo: no está garantizado que te amaré siempre, ni es cierto que tú serás bueno para mí siempre porque no puedo dejar de sentir mis emociones, mis pasiones, cómo me siento. Y esto se vuelve no sólo mi barómetro sino el barómetro de nuestra pareja.

5El deseo de no sentirse vinculados

«Necesidad de vías de escape o ¿cómo podría garantizarte el ‘para siempre’?». Como consecuencia, hay enfrentamiento. Cuando he contraído un vínculo, necesito la posibilidad de tener vías de escape: no seré un perro atado a la cadena del vínculo; liberación, atajos, incluso rupturas que se me deben permitir, de otra manera no son libre. Mi yo no se ha dado a nadie más que a sí mismo («Si no me defiendo yo, no me defiende nadie», decía un marido exasperado) y, por lo tanto, no puede renunciar a sus «reservas».

6El vínculo excesivo con los padres

«Me caso contigo y no con tu familia o el clamor de tu madre». No es nuevo, pero nuestro contexto cultural nos reconduce poderosamente al primer virus, es su verdadero descubrimiento: «Para ser mío/mía debes cortar todos los lazos (cordón umbilical incluido), debes ser ‘nuevo/nueva’ para mí: yo soy tu horizonte, tu razón, tú me debes ‘el clamor de tu madre’ (y de todo eso – incluso todos aquellos valores – que osas poner antes que a mí) porque tu razón soy yo. De otro modo, cortamos nuestro lazo y amigos como antes, como se suele decir».

El triunfo del «tú»

El yo, piensan los autores de “Pareja frágil”, “es la gran muralla que impide el amor porque lo reduce a dimensiones emocionales y pasajeras. No hace falta decir que el antivirus es primero que nada la demolición de la gran muralla, o la exploración apasionada de sus grietas, para que entre el «tú».

Tags:
amor de parejacrisisrelaciones amorosas
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lector...
Orfa Astorga
¿Hasta qué edad es sano vivir en casa de los ...
Aleteia Team
Fotografiaron el martirio de este sacerdote p...
WREATH
Maria Paola Daud
¿Has preparado ya tu corona de Adviento?
TRINIDAD Y TOBAGO
Ramón Antonio Pérez
¿Por qué Trinidad y Tobago “echa al mar” a 16...
APOKALIPSA
Vatican Media
El Papa: Está acabando una civilización que s...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.