Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
jueves 22 abril |
San Sotero y san Cayo
home iconActualidad
line break icon

Cine y Series TV: Tan lejos, tan cerca

© Vince Gilligan / High Bridge Productions / Gran Via Productions / Sony ​Pictures Television / American Movie Classics

High Bridge Productions (as High Bridge) <span style="line-height:20.799999237061px;">Gran Via Productions&nbsp;Sony&nbsp;</span><span style="line-height:20.799999237061px;">​</span><span style="line-height:20.799999237061px;">Pic</span>tures Television (in association with) American Movie Classics

Ramón Monedero - publicado el 07/05/15

Una nueva forma de contar historias con imágenes que también necesita una reflexión

Hace tiempo que la televisión dejó de ser la “caja tonta”. No es ningún secreto que las series de televisión, fundamentalmente las producidas en Estados Unidos, están convulsionando el medio y dejando con cara de tonto a más de uno. Las ficciones televisivas han experimentado un cambio sustancial en su ADN que ya nada tienen que ver con las viejas ficciones de la escuela de Dallas o Falcon Crest.

Al contrario que hace años, cuando la televisión era el refugio de actores y directores venidos a menos, ahora el medio se ha convertido en el regazo perfecto para alumbrar a verdaderos literatos de la ficción por entregas. Si de algo se diferencia las series del cine, con quien siempre se las compara, es en el proceso creativo.

Una serie es el fruto de una idea autónoma aliñada, complementada y desarrollada por las aportaciones externas –acreditadas- de guionistas ajenos. Es decir, uno tiene la idea, y otros la alimentan. Al final se hará lo que el showrunner decida, él es el que tiene la última palabra, pero sin las aportaciones que se cocinan en la “sala de guionistas” no habría nada que hacer.

Lo fantástico y admirable de las series de televisión es que habiendo media docena de cabezas pensantes en la redacción de cada uno de sus guiones, puestos uno detrás de otro, todos comparten un mismo objetivo, un mismo tono y una misma atmósfera. El showrunner es el responsable de que esto ocurra y el que impondrá un objetivo, un tono y una atmósfera concreta. Todavía más admirable, y al mismo tiempo paradójico, es que de esta ensalada de escritores broten algunos de los relatos mejor empaquetados y compactados de la narración moderna.

No obstante, todo tiene sus matices. De entrada, parece lógico pensar que una serie de televisión de, digamos trece episodios de cuarenta minutos por temporada, desarrollará mejor los personajes que una película de dos horas. Faltaría menos. De hecho, el gran logro de las series de televisión es precisamente este, el proceso creativo, la historia, las subtramas, los finales en suspenso, los personajes, las soluciones de guión, en suma, todo lo que tiene que ver con el drama. Sin embargo, esta creación coral tiene sus inconvenientes en la figura del autor como mente que concibe lo narrativo.

Un relato en cine o televisión es narrativo y dramático. Lo narrativo es cómo se nos cuenta una historia lo dramático es qué historia se nos está contando. En lo dramático, por poco que sus guionistas tengan buen criterio y capacidad de coordinación, el producto resultante debería ser bueno por definición. Vale que esta no es empresa fácil pero tiene su truco.

Ahora bien, hasta la fecha y salvo contadísima excepciones, las series de televisión no llegan ni a la suela de los zapatos a los planteamientos narrativos (cómo se nos cuentan las cosas) en los que se mueven algunas películas. Por poner solo un ejemplo, una ficción televisiva nunca podría escenificar un plano secuencia como el de Sed de mal o llegar al radicalismo visual y conceptual de 2001. La televisión, por su naturaleza no dispone de tanto tiempo ni se puede permitir el riesgo. La tele está infectada por el virus del tiempo y es alérgica al riesgo salvo contadísima excepciones en episodios aislados como Los Soprano, Breaking Bad o Fargo por poner solo unos pocos ejemplos.

Las series están honrando un medio vilipendiado durante décadas pero dejemos las cosas claras. De momento ninguna ficción en televisión ha desarrollado planteamientos narrativos y visuales a los extremos a los que ha llegado el cine. Tal vez porque a fin de cuentas son dos medios que aunque hermanados, en el fondo son muy diferentes. Tan lejos, tan cerca.

Tags:
cineserie tv
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
ROBERTA MASCENA
Redacción de Aleteia
Se gradúa con el uniforme de limpiadora de su madre
2
Juan Daniel Escobar Soriano
¿Por qué un católico no puede pertenecer a la masonería?
3
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
4
Salvador Aragonés
La gran preocupación del Papa (y de la que no hablan los medios)
5
Claudio de Castro
Un alma desde el Purgatorio clama: “¡Ayúdame!”
6
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
7
DIOS ASI LO QUISO
Adriana Bello
Juan Luis Guerra y Ricardo Montaner le cantan al amor eterno
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.