Recibe Aleteia gratis directamente por email
Estilo de vida, espiritualidad, noticias positivas... Recibe Aleteia por email
¡Suscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Por qué a las mujeres les gusta “Cincuenta sombras de Grey”?

© Universal Studios
Comparte

La sumisión sexual nos muestra hasta qué punto estaría dispuesta a ceder una mujer contemporánea

No debe sorprendernos que la película Cincuenta sombras de Grey haya generado tanta expectación. La novela en la que se basa es uno de los éxitos editoriales más importantes de la literatura del momento, con más de 40 millones de copias vendidas en todo el mundo.

Ante un fenómeno de estas características, el interés mediático ha sido evidente y yo misma he podido leer diversos acercamientos a la obra cinematográfica y a la novela que, con mayor o menor acierto, intentan explicarnos bien su calidad como película, analizarla desde el punto de vista moral, advertirnos de sus consecuencias sobre los jóvenes o, incluso, señalarla como un riesgo por su invocación de las fuerzas del mal.

También se han hecho algunos juicios a costa de esta obra sobre la relación entre la ficción y la realidad, especialmente a partir de la pregunta sobre si la novela traslada al ámbito del pensamiento un juicio condenatorio de la mujer y su dignidad.

Sin embargo he echado de menos, entre toda esta variedad de opiniones, una reflexión sobre un hecho evidente y decisivo: ¿por qué ha gustado tanto la novela, incluso desbancando a sagas tan populares como Crepúsculo o Harry Potter?

Lo cierto es que es una obra que bien podría clasificarse dentro del género romántico, con un alto contenido sexual que no la convierte por ello en pornográfica: una novela rosa, una historia de amor con final feliz.

En cuanto a la película, ya se ha anunciado que las siguientes entregas, de las que esta primera parte es, con independencia de todo juicio teórico o moral, uno de los peores trabajos cinematográficos que he visto nunca, seguirán la trama del original literario.

Mi impresión es que el éxito de esta trilogía pone de manifiesto que la mujer contemporánea vive, en general, insatisfecha, como ya he indicado en otras ocasiones, y que el lugar que ocupa en nuestras sociedades no es el que de verdad desea. La manera en la que se ha ideado la incorporación de la mujer al mercado laboral ha sido una terrible trampa.

Ahora no podemos salir de ella porque el sistema económico ha adaptado la economía al incremento de los ingresos en las familias pero, además, hemos tenido que adaptarnos nosotras también volviéndonos competitivas, agresivas y en muchos casos siendo obligadas a renunciar a la maternidad, que se ha convertido en un factor casi excluyente en el entorno económico.

Queriendo satisfacer el justo deseo de ser libres y gozar de la suficiente autonomía, nos hemos visto arrastradas por un modelo social que ahoga nuestros anhelos más profundos y nos convierte en mecanismos del sistema productivo.

Cincuenta sombras de Grey ha sabido sacar a la luz, como novela romántica, uno de los deseos más profundos de, me atrevería a decir, toda mujer: la necesidad de sentirse y saberse querida, de ser lo más importante para un hombre, el centro de toda su existencia.

Este efecto está muy bien conseguido en el primer volumen de la trilogía (con mucho el más vendido) y aderezado con la pasión que despierta en Anastasia un hombre atractivo, poderoso, con éxito, dinero y también envuelto en un inquietante misterio.

Este deseo, que no es ni mucho menos propio de un tiempo concreto, está hoy especialmente ahogado bajo el peso de las ideologías y encuentra en las lecturas románticas un agujero por el que manifestarse.

Porque en la vida real las mujeres no nos dejamos querer así, porque ser el centro de la vida de un hombre significa, también, comprometerse en un amor cuyas consecuencias vitales y sociales (matrimonio, hijos, fidelidad, etc…) son menospreciadas por los discursos dominantes.

La ingente carga de ideología de género que se nos quiere imponer para que neguemos nuestros propios sentimientos y transformemos nuestras metas vitales en aquellas que dicta

Páginas: 1 2

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.