Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
jueves 17 junio |
San Alberto Chmielowski
home iconEstilo de vida
line break icon

“Si de verdad nos amamos y terminaremos casándonos, ¿por qué no adelantarnos?”

© Fe Ilya

La Opción V - publicado el 25/02/15

Nos habíamos vuelto tan dependientes de eso que nos olvidamos de los pequeños detalles y lo grandioso de enamorarnos cada día más

Desde hace unos meses he venido leyendo cada una de las publicaciones que han ido apareciendo en La Opción V. Sinceramente me sorprendió mucho la cantidad de jóvenes que hacen lo mismo que yo, y aprendí a no sentirme sola con esta opción tomada. Desde pequeña siempre pensé que el día de mi matrimonio sería con alguien especial, con alguien a quien Dios me mandaría para ser felices juntos. Pensaba que él sería la primera persona en mi vida y yo la única persona en la suya.

Pero los años fueron pasando, yo crecía con todo lo que la sociedad ahora vende: sexualidad por placer y sin amor. Aún así me mantenía firme en mi decisión de que solo a mi esposo me entregaría.

Sin embargo, a los 16 años tuve a mi segundo enamorado, a quien yo quería bastante y de quien pensaba que sería mi futuro esposo. De hecho muchas veces hacíamos planes a futuro, pensando en ese día en que nos casaríamos. Él, al igual que yo, era virgen. Llegó un momento en que se nos presentó a los dos la pregunta: “Si de verdad nos amamos y terminaremos casándonos, ¿porqué no adelantarnos en el tiempo, si ya no podemos contener todo este amor que nos tenemos?”

Al comienzo ambos nos resistíamos y nos decíamos el uno al otro que solo pasaría cuando ya no pudiésemos contenernos. Pero conforme pasaba el tiempo nuestras demostraciones afectivas iban pasando de los abrazos, besos y caricias puras a acercamientos cada vez más intensos. Cuando en esos momentos yo decía “no”, él tan solo me decía que respetaría lo que yo quería, pero que quería demostrarme todo el amor que sentía por mí.

Eran tan bellas las promesas que nos hacíamos el uno al otro que dejándome llevar por la sensación y emoción del momento cedí. Lo habíamos planeado todo: el día, el lugar, la hora y algunos pequeños detalles más. Llegó el día y yo estaba muy nerviosa, por alguna razón me moría de miedo, pero no me arrepentía de lo que íbamos a hacer.

Algunos lo llamarán coincidencia, yo pienso que fue la mano de Dios que estuvo ahí, porque ese día pasaron muchas cosas para que yo no acudiera a la cita. A pesar de todo fui. Luego, cuando ya estaba con él, ambos nos pusimos nerviosos, pero él me tranquilizó diciéndome un bello poema y poniéndome un anillo con los votos del matrimonio.

En ese momento pensé instantáneamente en serle fiel a mi futuro esposo esperando, pero otra vez cedí. Un momento después me llegaron mensajes de texto a mi celular, de mis hermanos de la parroquia a quienes había dejado poco a poco desde que empecé mi enamoramiento. Justo me decían para que vaya con ellos, y otra vez, terca yo, seguía allí a pesar que él me había dicho que podía ir.

Sí, a pesar de tantas señales que Dios me mandaba yo seguía terca con esa decisión que había tomado. Sin embargo, el amor de Dios fue tan grande ese día que Él también se puso terco para impedir lo que yo me había empeñado en hacer. Hubo algo que ocurrió en el preciso momento en que todo estaba a punto de consumarse, algo que mi enamorado pudo ver en mi rostro: dolor y tristeza. No podía seguir con eso y felizmente él me entendió.

Ese día regresé a casa y a pesar de no haber consumado el acto, me puse a llorar. Sabía que había estado a punto de cometer algo de lo que me arrepentiría toda mi vida. No podía ver ni a mamá ni a papá a los ojos, porque sentía que les había fallado. No podía contárselo ni a mi enamorado, porque pensaba que se sentiría mal. Le había perdido la confianza. No podía ni hablar con Dios, porque me sentía sucia.

Tome la decisión de no volver a ceder a esas propuestas, pero los acercamientos seguían y en mi cabeza estaba la idea:

  • 1
  • 2
  • 3
Tags:
matrimonionoviazgo
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
PASSION OF THE CHRIST
Cerith Gardiner
7 pruebas y tribulaciones que Jim Caviezel enfrentó al interpreta...
2
Histórias com Valor
Después del coma, un niño asustó a su madre al decirle que conoci...
3
MIRACLE
Maria Paola Daud
Mateo se perdió en el mar… ¡y apareció en brazos de papá!
4
Ramón Antonio Pérez
María de San José y su ayuno total: “Durante diez años solo consu...
5
SAINT ANTHONY OF PADUA
Philip Kosloski
¡Esta oración a san Antonio triunfa sobre todos los obstáculos!
6
Lucía Chamat
Una curiosa foto de «Jesús» que conmueve a Colombia
7
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa cuenta que vio un milagro por intercesión de la Virgen de...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.