Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 16 octubre |
Santa Margarita María Alacoque
Aleteia logo
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Cómo dialogar con la indiferencia?

© Fotos GOVBA / Flickr / CC

Escuchar

Aleteia Team - publicado el 25/02/15

El diálogo sobre la trascendencia puede empezar con una reflexión en torno a valores sociales imprescindibles y comúnmente aceptados

La cuestión no es nada sencilla, puesto que resulta de una gran complejidad. Con el ateo se puede debatir en torno a Dios, el ateo habla de Dios, para negarle, claro está, pero habla de Él.

Con el indiferente, en cambio, es muy difícil abordar el tema de Dios; pues, en principio, niega incluso el debate, ya que rechaza el diálogo por considerarlo una pérdida de tiempo, una inutilidad total.

Por esto Marx concebía a la indiferencia como el estadio de plenitud al que debía llegar el ateísmo; éste debía de ser superado por la indiferencia pues ella representaba la máxima forma de negación de Dios.

Al indiferente no le interesa el problema de la trascendencia, es más, posiblemente incluso le aburra hablar de ello.

En ocasiones parece que sólo la catástrofe o el desastre son capaces de conmover y, por ello, es como si sólo estas situaciones pudieran sacar a alguien de la indiferencia.

Para poder establecer un diálogo con el indiferente en torno a cuestiones trascendentes creemos que puede ser una buena estrategia el emprender una reflexión en torno a valores sociales imprescindibles y comúnmente aceptados.

Así, todas las cuestiones relativas a los derechos humanos, el respeto a la libertad, la tolerancia, la solidaridad, el pacifismo —entendido como educación para la paz—, el ecologismo —entendido como crecimiento sostenido o crecimiento armónico del estado de bienestar respetando el medio ambiente—, pueden servir como punto de partida para el diálogo con el indiferente.

En efecto, todo el mundo quiere ser feliz, y el indiferente no constituye ninguna excepción; es más, el indiferente lo es porque considera que la obtención de la felicidad se haya en la identificación absoluta con la finitud, de tal manera que cualquier alusión a la trascendencia supondría una traición a la finitud y con ello se produciría una enajenación que menguaría su nivel objetivo de felicidad.

La reflexión en torno a ciertos valores personales y sociales imprescindibles para la digna realización de la vida humana en común puede ser un buen camino para poder llegar a dialogar con el indiferente en torno a la Trascendencia.

La reflexión sobre dichos valores conlleva, inevitablemente la interrogación en torno a la cuestión del fundamento.

Si queremos huir de un relativismo axiológico radical que sería absolutamente nihilizante y que, en el fondo, dejaría sin fundamento racional posible a tales valores, no queda otro remedio que plantearse la necesidad de encontrar un fundamento objetivo absoluto que cimiente de un modo universal y perenne a dichos valores.

¿Por qué los Derechos Humanos han de ser universalmente válidos? ¿Por qué he de respetar la libertad de los demás? ¿Por qué resulta absolutamente inaceptable la manipulación, que en algunos casos ha llegado hasta el holocausto, a la que han sometido a la persona humana las concepciones políticas totalitaristas? ¿Cuál es el fundamento de la dignidad humana?

La reflexión en torno a otras preguntas inalienables a todo ser humano tales como la interrogación por el sentido de la vida, del dolor, del mal y de la muerte, pueden y deben servir como reflexiones propedéuticas que, si se quiere tratarlas a fondo, requieren una inevitable alusión a la Trascendencia.

Así, para aspirar a salir de la indiferencia ambiental que se respira en nuestros tiempos se requerirá un profundo debate filosófico sobre dichas cuestiones.

Pero se ha de tratar de un debate muy especial, pues las reflexiones filosóficas, que inevitablemente habrán de resultar abstrusas en virtud de la naturaleza de los temas, deberán presentar sus resultados del modo más comprensible

  • 1
  • 2
Tags:
ateismofilosofía
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
squid game
Dolors Massot
¿Qué ocurre con la serie «El juego del calamar» (Squid Game)?
2
main de robot
Francisco Vêneto
«Estamos creando a Dios»: ex funcionario de Google sobre la (IA) ...
3
ZARAGOZA
Maria Paola Daud
Las bombas que por “milagro” de la Virgen del Pilar no explotaron
4
Gelsomino del Guercio
Carlo Acutis habló de un regalo que le hizo Jesús, ¿de qué se tra...
5
THERESA
Maria Paola Daud
¿Santa Teresa de Ávila fue la inventora de las papas fritas?
6
ORDINATION
Francisco Vêneto
Ex testigo de Jehová será ordenado sacerdote católico a los 25 añ...
7
Philip Kosloski
6 de los más notables santos incorruptos
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.