¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Puebla y Tlaxcala: Mecas de explotación sexual mexicana

AFP PHOTO/Omar TORRES MEXICO
A sexual worker waits for clients in the streets of Mexico City, 13 June 2007. The city representatives of the PRD (leftist) party introduced a bill to legalize prostitution in the over-populated Mexican capital, where some 40,000 people practice the deal. AFP PHOTO/Omar TORRES MEXICO OUT
Comparte

Bajo amenazas y agresiones, las víctimas evitan denunciar a los captores por miedo a represalias

Monstruos impunes

Más de 10 mil personas explotadas sexualmente y, al menos, 47 bandas se contabilizan en distintos estados del territorio mexicano, según la Fundación Reintegra.

Con una producción aproximada de 42 millones de dólares al año, en México la ganancias que genera la explotación sexual y el trabajo forzado permiten a los captores mantener un velo de silencio. Así lo reseña el portal web Aristegui Noticias, donde se explica cómo, apenas dos meses después un operativo policial, el hotel El Triunfo abrió sus puertas de nuevo, listo para recibir a clientes que buscan su festín, insaciables, entre la hilera de hoteles y bares que se ofrecen al borde de la carretera de Tlaxcala.

«Por el miedo yo no quería denunciar, porque él (el captor) siempre me recordaba que si otro mafioso, conocido suyo, había salido con un millón de pesos, mucho más fácil iba a salir él», explica Mariana.

Amenazan a las chicas y, entre insultos y golpes, los mafiosos hacen mella en las esperanzas de las jóvenes. Así, el temor de las víctimas y la complicidad de una sociedad que aún necesita sensibilización configuran el panorama de impunidad adecuado para que los agresores continúen lucrándose con el cuerpo de personas indefensas, vendiéndolo, sin más, al mejor postor.

Páginas: 1 2

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.