Aleteia

Por la paz dominó un balón durante 1.966 km de playa

© Juan Márquez Nieto/Roberto Ramirez
Comparte

Desde Playa del Carmen en El Caribe, hasta la capital de la República Mexicana, sin parar

Una hazaña discreta, de las que no salen en los libros de récords pero ayudan a construir una mejor sociedad, concluyó ayer domingo 18 de enero en el Zócalo de la Capital de México.

Con una idea: apoyar la Cruzada Nacional “Uniendo Voluntades por la Paz”, a sus 60 años de edad, Juan Márquez Nieto recorrió trotando con un balón rebotando (dominando) sobre su cabeza, mil 966 kilómetros: desde Playa del Carmen, al sur de Cancún, en el corazón de la Riviera Maya, hasta la Ciudad de México.  

¿Su objetivo?  Llamar la atención y unir la voluntad de los mexicanos por la paz.  Lo hizo equilibrando un balón de futbol en la cabeza, a trote ligero, por casi 2 mil kilómetros.

Llamar la atención para unir voluntades

Juan Márquez Nieto, ingeniero de profesión y asesor deportivo, es parte del trabajo conjunto de diversas organizaciones no gubernamentales quienes promueven un mensaje de paz, debido a la situación que vive el país azteca, “y qué mejor que sea a través de una actividad deportiva”, acotó Lenin Amaro Betancourt, miembro de “Uniendo Voluntades por la Paz” y presidente del Foro Nacional Permanente de Legisladores en el Estado de Quintana Roo.

La caminata, promovida y apoyada por importantes organizaciones civiles, no tiene otro fin sino la exigencia de aplicar el Estado de Derecho en México y de convocar a una Cruzada Nacional por el Rescate de los Valores, para que los partidos no postulen candidatos vinculados al crimen organizado en las próximas elecciones intermedias de junio de 2015.

Así también el día de ayer, con la llegada de Márquez Nieto con su balón al Zócalo del Distrito Federal, tras visitar la Basílica de Guadalupe, la Cruzada Nacional convocó a los ciudadanos “a analizar su voto para que rechacen y denuncien a quien se los quiera comprar y hacer un gran frente común para empoderar a las asociaciones civiles y evolucionar como sociedad”. 

Ayotzinapa en el corazón

Luego de 56 días de que iniciara la "Dominada por la Paz" y de que dejara atrás a su familia y la comodidad de su casa en Quintana Roo, el oaxaqueño de nacimiento Juan Márquez Nieto culminó su misión: llegar al Distrito Federal para exigir un alto a la violencia y la aplicación del Estado de Derecho en el caso Ayotzinapa, del cual no han aparecido aún los 42 estudiantes desaparecidos desde la noche del 26 de septiembre de 2014 (solamente los restos mortales de uno ha sido identificado ya).

Carlos Eduardo Pérez Ventura, presidente nacional del Consejo Estatal de Organizaciones, CEO, de Quintana Roo, organizador de la Cruzada, dijo que es una acción más que se suma a la Caminata #43×43 que se realizó en noviembre, cuando representantes de 43 Asociaciones Civiles caminaron desde Iguala (en Guerrero, donde ocurrió la tragedia de los normalistas de Ayotzinapa) al Distrito Federal para exigir la presentación con vida de los estudiantes desaparecidos de la Normal Rural.

Tan sólo con su balón y con la esperanza de un México sin violencia, Juan salió de Playa del Carmen el domingo 23 de noviembre y ha recorrido Mérida, Campeche, Champotón, Escárcega, Villahermosa, Coatzacoalcos, Tuxtepec, Veracruz, Xalapa, Puebla y Estado de México así como la inmensa urbe, capital de la República mexicana.

Esta ocasión no es la primera vez que Juan corre una distancia larga con el esférico en la frente, incluso ostenta varios récords, el último lo obtuvo cuando fue de Cancún a Chetumal.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.