Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 11 mayo |
San Francisco de Jerónimo
home iconActualidad
line break icon

En busca de la tierra prometida

© Désirée MARTIN / AFP

Alfa y Omega - publicado el 18/01/15 - actualizado el 08/02/19

«Una mujer muy amable me recibió y me llevó hasta el sacerdote, el padre Jaime Álvarez Ribalaygua. Me preguntó dónde vivía, dónde comía, y fuimos al ropero para que escogiera ropa de abrigo. Fue entonces cuando me enseñó la capilla y me dijo que aquella era mi casa. Que podía volver cuando quisiera, que les dijese lo que necesitaba, que me ayudarían. El domingo siguiente regresé. Antes, nunca nadie me había hecho sentir en casa», cuenta.

Ese día fue la primera vez que entró en una capilla: «Yo nunca tuve fe. Mi padre era musulmán y mi madre cristiana, pero a mí nunca me interesó conocer a Dios. Al revés, incluso decía que no existía. Pero aquel día, algo me atrajo, aunque me asusté al ver la cruz. Entré, me senté en una esquina y no sé qué me pasó, que me puse a llorar amargamente y a recordar toda mi vida, desde que era pequeño. En ese momento sentí que, por fin, había llegado a mi casa. Y supe que Alguien me había ayudado en mi historia. ¿Por qué otros murieron y yo no? ¿Por qué llegué sano y salvo? Me preguntaba tantas cosas… Alguien me había regalado la vida y quería conocerle para darle las gracias. Así empezó mi historia de fe».

Como Moisés. o Foucauld

Dos semanas más tarde, el padre Jaime preguntó a Abdul si quería conocer a Dios. Le dijo que sí. El sacerdote jesuita le regaló una Biblia, y el joven empezó a recibir catequesis y clases de español todos los días de la semana con una voluntaria de la parroquia. «Ella me contaba historias como la de Moisés, que cruzó el mar y el desierto en busca de la tierra prometida. Me sentí muy cerca de él, porque yo también hice lo mismo. Me habló de Jesús, a quien yo no conocía. Y de santos como Charles de Foucauld o Damián de Molokai, con los que me identifiqué».

En esa etapa se cumplía el tiempo de acogida en el centro de la Cruz Roja. «Me presentaron a Daniel Izuzquiza –director de Entre paréntesis y antes director de Pueblos Unidos–. Me acogió en su casa, junto con otros cinco sacerdotes y dos inmigrantes. Ellos nos transmitían amor, algo que yo no había vivido antes, ni siquiera con mis padres. Yo no sabía amar, y ellos me enseñaron».

Abdul Karim pidió el Bautismo en 2010. El cardenal Rouco, entonces arzobispo de Madrid, le administró también los sacramentos de la Confirmación y la Comunión, en la Vigilia Pascual de ese año. Se llamaba Abdul Karim. Tomó el nombre de Íñigo, por san Ignacio de Loyola. Por los jesuitas que le salvaron la vida.

Ahora, casi cinco años después, con los papeles en regla tras haber trabajado varios años en España, estudia para sacarse el graduado escolar, es catequista y vive con una familia de la parroquia –también jesuita– de San Francisco Javier. «Doy gracias a Dios todo el día. Él ha hecho en mí maravillas. Ahora sé que todo mi sufrimiento ha sido para terminar en Él, para que le conociera. Y sí, el lema de la Jornada de Migraciones es real. Lo que ha hecho la Iglesia por mí, no lo ha hecho nadie más. La Iglesia es mi madre».

Cristina Sánchez Aguilar

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Tags:
españainmigrantestestimonio
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Lucía Chamat
Una curiosa foto de «Jesús» que conmueve a Colombia
2
Ramón Antonio Pérez
María de San José y su ayuno total: “Durante diez años solo consu...
3
MYANMAR
Ary Waldir Ramos Díaz
«Mátenme a mí, no a la gente»: El libro de la monja valiente en M...
4
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
5
FATIMA
Philip Kosloski
Fotos rara vez vistas de los videntes de Fátima, Lucía, Jacinta y...
6
Lorena Moscoso
El mundo se conecta a estos santuarios en mayo para el Rosario
7
Obvious
Mamá, me tengo que ir
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.