Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 28 febrero |
Santos Mártires de Alejandría
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Te sientes sobrecargado?

Maisie Lo

Carlos Padilla Esteban - publicado el 11/10/14

Las experiencias difíciles no trabajadas, no entregadas, no aceptadas, acaban pesando mucho, nos rompen, sólo podemos entregárselas a Dios, Él nos libera y abraza

Todos tenemos sed. La más común, la que siempre existe, es la sed de amor. Todos necesitamos pertenecer a algo, a alguien, a un lugar, beber de una fuente. Puede ser un grupo de amigos, una pandilla, un club social.

El pertenecer a un lugar calma el corazón, pero no del todo. Deseamos que alguien nos quiera incondicionalmente y por eso mendigamos cariño. A cualquier precio a veces. Buscando echar raíces, encontrar el agua, la paz, el amor que sacia. ¿De qué tenemos sed nosotros?

No nos basta un vaso de agua para calmar una sed tan intensa. Nos cuesta aceptar nuestra vida, nuestra historia, los pasos mal dados. Aceptar y no negar lo que hemos vivido. Tenemos sed de algo que nos dé un sentido.

Decía el Padre José Kentenich: «¡El hombre de hoy tiene que soportar tantas cosas! Aguanta muchísimo. Pero normalmente sólo se puede asimilar internamente una cantidad determinada de impresiones. Si son demasiadas, el ser humano se quiebra. O hace quebrarse a otros. Lo uno o lo otro. Y en eso consiste la obra maestra de nuestra vida: superar esas impresiones no digeridas»[1].

Las experiencias difíciles no trabajadas, no entregadas, no aceptadas, acaban pesando mucho, nos rompen. Sólo podemos entregárselas a Dios, dárselas como un don sagrado. Él nos libera y abraza.

Son esas heridas que hacen que permanezcamos lejos del vaso, paralizados, sedientos. No logramos beber. Es importante aprender a digerir las cosas que nos pasan. Eso sólo acaba siendo posible en Dios.

Una herida de amor es la que llevamos todos dentro. Por eso tantas veces buscamos sucedáneos que logren calmar un poco la sed. Cariño comprado, suplicado, mendigado. Cariño a cambio de otras cosas. Y así compensamos. Buscamos el equilibrio compensando. Sentimos la punzada del dolor y compensamos. No estamos en la posición correcta y compensamos.

Decía el Padre Kentenich: «Nosotros no podemos con nuestras debilidades y buscamos satisfacciones para reemplazarlas. Hay satisfacciones de reemplazo permitidas. Pero también muchas veces huimos de nosotros mismos. No tenemos el valor, la tranquilidad para vernos desnudos, allí donde estamos, y entregarnos a Dios en nuestra desnudez. Si lo lográramos, nos veríamos libres de muchas cosas penosas»[2].

Buscamos satisfacciones para compensar, para calmar la sed, pero seguimos vacíos. Por eso nos vamos muriendo lentamente, sedientos, al pie de un vaso de agua cristalina. Compensamos. No aceptamos nuestra vida como es, buscamos atajos.

María nos quiere enseñar a descansar en su corazón. Nosotros, cuando rezamos el rosario, recorremos los misterios de la vida de Jesús, de su vida. Ella, al pensar en nosotros, recorre los misterios de nuestra vida y nos calma. Reza mi vida. Medita mi historia. Da gracias por los momentos sagrados de mi camino.

Su rosario consiste en desgranar con calma los misterios de mi vida. Se alegra con los gozosos. Sufre con mi dolor. Con todo lo que me cuesta aceptar porque me duele. Se maravilla con la luz de muchos momentos. Todos esos momentos los deja deslizarse entre sus dedos. Especialmente esos difíciles que me cuesta acoger. Y da gracias y canta por mi vida.


[1] J. Kentenich, 1952

[2] J. Kentenich, 1952

Tags:
almalibertad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Kathleen Hattrup
El hombre que besó la frente del Papa dice que la Virgen lo curó ...
2
MEXICO
Pablo Cesio
México: El hombre que llegó a su propia misa de cuerpo presente
3
DEMANDE EN MARIAGE
Edifa
No te cases sin haberte hecho estas tres preguntas
4
BABY
Aleteia Team
El bebé que nació agarrado al DIU
5
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
6
Redacción de Aleteia
El cuerpo intacto de Santa Bernardita: Lo que dijeron los médicos...
7
ALICE BATTENBERG
Adriana Bello
La monja de la realeza
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.