Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 14 abril |
Beato Pedro González (san Telmo)
home iconEspiritualidad
line break icon

Hilda y el Papa Francisco

MARIO LAPORTA /AFP

Alicia Peressutti - publicado el 15/09/14

Crónica de una visita muy especial

"Se levantó temprano, tempranísimo, como toda su vida. Tomó unos mates verdes y amargos, no sé si más verdes o más amargos. Se calzó unas zapatillitas marrones y salió a la vida, con sus piernas flacas y su buena onda.

A la vida del pueblito donde vivió toda su existencia. Comenzó a caminar sus callecitas despacio, le pesaban un poco sus ochenta y pico y la artrosis que le está ganando la batalla.

Llegó a la casita pequeña y golpeó la puerta. Demoraron en abrirle, adentro la viejita enferma apenas se podía levantar.
Entró con una cara iluminada por una sonrisa de oreja a oreja, la misma que portó cada día de su vida a pesar de las dificultades y sufrires.

En sus manos, cuidándolo como si fuera el tesoro más carísimo de la tierra, llevaba una bolsita. Con cuidado abrió la bolsita y sacó su bien más preciado, "la Comunión", "el Cuerpo de Cristo".

Durante más de cincuenta años, recorrió las casas de los más necesitados, llevando la comunión, con sus zapatillitas marrones y sus sonrisa que ilumina.

Después dos o tres días a la semana se reunía con mujeres para clases de costura, pero sobre todo para escucharlas y acompañarlas.

Se despidió de la viejita de pelos blancos y salió rumbo a otra casa. Y así toda la mañana.

Hilda no tuvo una vida fácil. Al contrario en sus ochenta y pico,vivió lo suficiente para tener que afrontar decenas de dificultades.

Primero fue su nietita, que falleció en un accidente, después su otro nietito que padeció una enfermedad larga y después su hijo.

A Hilda nunca se le notó una pizca de desesperanza. Nunca…

Todos la recuerdan en los momentos más duros con el rosario en la mano y una sonrisa aunque fuera pálida y pequeña.

Sacó fuerzas de su fé, se aferró a Jesús y siguió adelante cada día con su servicio a la comunidad.

Benjamín era la luz de sus ojos. Su nietito más pequeño, devoto como ella a la Virgen, el niñito se quedaba horas en su casa.

La tarde del horror cuando estallaron los caños de gas y el niñito gritó porque las llamas lo devoraban, ella corrió como pudo y con sus manos lo apagó.

Fueron momentos muy duros. De mucho sufrimiento para el niñito y su familia. Y la abuela que no se separaba ni un segundo de la camita del hospital.

Pasó el tiempo, y el día de sol que Benjamín regresó a su casa, fue a la Iglesia y en medio de la misa, se paró y agradeció a Dios estar vivo. Un niño de ocho años y el valor de la vida.

Siguieron tiempos difíciles, muy difíciles. De sufrires y pruebas. Y mucho cuidado.

Benjamín es un niño más pero tiene el plus extra de tener que lidiar con tratamientos y tratamientos.

El día que su tío me llamó para contarme del sueño de Benjamín de ver al Papa. Creo que una luz se me encendió en el alma, una velita, que me prometí no se apagaría hasta que el pequeño pudiera ir.

Cada mañana me repetía a mi misma "Benjamín".

Todo lo demás, es favores y favores.

Muchos favores, uno de cada uno, y entre todos haciendo el viaje posible y la estadía de Benjamín con su abuela Hilda en Santa Marta, tres días con el Papa.

A todas esas personas amigas en la distancia que como Angeles Custodios van moviendo los hilos y tejiendo la red, a todo ellos que permanecen anónimos a los ojos de la humanidad pero con nombre y apellido ante Dios y ante mis mails que no cesan de enviarse.

Hilda visitó la última casa, y se despidió de todo el pueblo. Con una mirada de nostalgias y un nudo en el alma.

Tags:
argentinainfanciapapa francisco
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
MIRACLE
Maria Paola Daud
Mateo se perdió en el mar… ¡y apareció en brazos de papá!
2
Dicas de amor
Una hermana es más que una amiga, es la mitad de nuestro corazón
3
MIGRANT
Jesús V. Picón
El niño perdido y hallado en pleno desierto que invita a reflexio...
4
RIVELAZIONE
Maria Paola Daud
La Virgen que se apareció en Roma, revelándose a un adventista
5
ALICE BATTENBERG
Adriana Bello
La monja de la realeza
6
SANDOKAN
Inma Álvarez
La verdadera historia de Sandokán: era español y obispo
7
SATAN SHOES
Adriana Bello
Las zapatillas de Satanás no son un juego
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.