Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¡Que no falten abuelos en los hogares mexicanos!

© Gonzalo Malpartida
Comparte

Carta de los obispos a los abuelos y abuelas de México

Monseñor Francisco Chavolla Ramos, obispo de Toluca (México) y responsable de la dimensión pastoral para la familia de la Conferencia Episcopal de México, dirigió un mensaje a todos los abuelos y abuelas.
 
La carta, que data del 28 de agosto, exalta que su “tarea de educar a los hijos nunca termina” y los invita a perseverar con generosidad, evocando las palabras del papa Francisco: “Los ancianos son los que traen la historia, que nos traen la doctrina, que nos traen la fe y que la dejan en herencia”.
 
Noticelam reproduce el texto completo.
 
A todos los abuelos y abuelas de México
 
 “Setenta son los años que vivimos;
los más fuertes llegan hasta los ochenta,
pero el orgullo de vivir tanto sólo trae molestia y trabajo.
Los años pronto pasan, lo mismo que nosotros”  (Sal 90 (89) 10)
 
A todos los abuelos y abuelas de México y a todos los hombres y mujeres
de buena voluntad:
 
Con gratitud por su vida y aporte, les saludo a nombre de todos los Obispos de México.
 
Quiero aprovechar esta ocasión para expresarles nuestro reconocimiento. A Ustedes les ha tocado formar a sus hijos en tiempos muy complejos, de profundos cambios, algunos muy buenos otros no tanto. Pero todos ellos han formado una realidad diferente a la que han logrado acoplarse con gran velocidad y generosidad sin perder su fe y valores fundamentales.
 
La tarea de educar a los hijos nunca termina. Al principio de la vida, cuando son niños, las enseñanzas son muy prácticas: instruirlos a comer, caminar, vestirse, sentarse, lavarse, etc. Sin embargo cuando más crecen, el desafío es más profundo y más humano, pues hay que ayudarlos a entender los grandes rasgos de ser persona, pero sobre todo a sobrellevar la vida, que es un torrente de oportunidades, limitaciones, alegrías y por supuesto adversidades.
 
Los invitamos a seguir con perseverancia y generosidad su tarea. Que en ningún hogar mexicano falte la palabra sabia, caritativa, prudente y testimonial de los abuelos. Que nuestra sociedad siga contando con un caudal de tradición que nos reúna, encuentre y sobre todo nos descubra el verdadero sentido de la vida.
 
“Los ancianos son los que traen la historia, que nos traen la doctrina, que nos traen la fe y que la dejan en herencia. Son los que, como el buen vino envejecido, tienen esta fuerza dentro para darnos una herencia noble” (S.S. Francisco. Homilía celebrada en la misa del 19-Nov.-2013, Casa Santa Marta).
 
Los exhorto también a seguir participando de cada una de sus parroquias, capillas y comunidades eclesiales. No solamente necesitamos fortalecer la vida de las familias, Iglesias domésticas, sino también el servicio que la Iglesia presta al mundo, en una dinámica de misión permanente, transmitiendo el amor de Cristo a cada uno de los hombres y mujeres de este tiempo.
 
Pidamos hoy a los Abuelos Santos: Simeón, Ana, Policarpo y Eleazar,  la gracia de custodiar, escuchar y venerar a nuestros antepasados. Dios bendiga su vida, su paz y sobre todo su alegría, con la presencia del Dios Uno y Trino.
 
Mons. Francisco J. Chavolla Ramos
Obispo de Toluca y
Responsable de la Dimensión Episcopal para la Familia
 
Por Oscar Elizalde Prada. Artículo originalmente publicado por CELAM

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.