Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 19 septiembre |
San Jenaro
home iconActualidad
line break icon

El mundo está perdiendo la razón de ser del matrimonio y la familia

© Claire POIROUX/CIRIC

Jaime Septién - publicado el 09/09/14

Reflexiona el arzobispo de Los Ángeles, de cara al Sínodo de la Familia

El arzobispo de Los Ángeles, California, monseñor José H. Gómez, en sus últimas columnas para Vida Nueva, The Tidings y AngelusNews.com, ha estado meditando acerca del matrimonio y la familia, para ayudar a orar y a preparar a sus feligreses para el importante Sínodo de los Obispos sobre la Familia, que se reunirá en octubre en Roma.

“El Papa Francisco convocó este sínodo porque se da cuenta de que en nuestros tiempos, la familia está pasando momentos muy difíciles. Vemos las mismas señales por todas partes en la sociedad contemporánea. Nuestro mundo está perdiendo el sentido de la razón de ser del matrimonio y la familia”, escribe el arzobispo de Los Ángeles en su última columna de Vida Nueva.

Para el purpurado de origen mexicano este de la familia y el matrimonio es uno de los importantes temas de discusión en nuestro tiempo, “porque el matrimonio y la familia son los cimientos de la sociedad y de la cultura”.

¿Por qué la Iglesia?

Monseñor Gómez reflexiona en esta columna por qué la Iglesia católica tiene que intervenir para defender esta institución natural, pues, dice “a la Iglesia se le ha confiado la hermosa verdad de lo que es el matrimonio y la familia. Y nuestro mundo necesita escuchar esta buena noticia”.

El plan de Dios para el matrimonio y la familia está inscrito en el orden natural de la creación y en la creación de Dios, “hay algo único, hermoso y sagrado con respecto a la relación entre el hombre y la mujer en el matrimonio. Su unión en el amor crea nueva vida, crea una nueva generación de la sociedad humana”, escribe el prelado angelino, considerado uno de los 100 líderes hispanos más influyentes en Estados Unidos.

Más adelante, señala que, como Iglesia, tenemos “que proclamar la verdad de que en el plan de Dios, el matrimonio es un sacramento, un signo vivo de la realidad del amor de Dios por cada persona. También tenemos que proclamar la verdad de que el matrimonio es una vocación de amor, un llamado que Dios hace a los esposos y esposas a dar testimonio de su amor y a construir su Reino, la familia de Dios en la tierra”.

No es un tema religioso o privado

Una de las distinciones centrales que hace monseñor José H. Gómez en su artículo es que el matrimonio y la familia no son sólo asuntos religiosos o privados, y que la manera en que definimos estas realidades tiene implicaciones para la sociedad y para nuestras obligaciones hacia los ciudadanos más vulnerables: los niños y los ancianos.

“Y parte de nuestra misión como católicos requiere que intervengamos en la discusión cultural y política sobre el matrimonio. En mi opinión, estos debates en nuestros días reflejan la forma en que nuestras ideas han sido distorsionadas por el individualismo que impera en nuestra cultura”, continuó diciendo el prelado estadounidense.

Para monseñor Gómez “debemos ayudar a nuestros prójimos a que entiendan que el amor es más que una emoción personal, y que el matrimonio es más que una relación para el beneficio de las personas que quieren casarse”.

Una comunidad natural

El amor conyugal es fuente de vida y forma una “comunidad” de personas. Y cada familia se vuelve una parte de la sociedad en general. Esto es lo que los Papas quieren decir cuando hablan de que la familia es la “célula básica” de la sociedad, explica en su reflexión el arzobispo de Los Ángeles.

Es necesario, así, que se promueva una comprensión más completa y más rica de lo que significa la familia. “Cuando hablamos de familia, no sólo nos referimos a un esposo, una esposa y sus hijos. Las familias están constituidas por generaciones más jóvenes y generaciones de más edad. Las familias se componen de muchos individuos diferentes y todos ellos viven relaciones de amor y de cuidado de unos por otros. Las familias son los padres, abuelos y niños; las tías, tíos y primos”.

En seguida expresa que la promoción de matrimonios y familias fuertes es un asunto fundamental de la dignidad humana y de la justicia social, así como también parte de lo que significa tener una buena sociedad.

“Entonces, tenemos que examinar el impacto que nuestras políticas, leyes y prácticas culturales están teniendo en la estabilidad de los matrimonios y en la unidad de las familias. Tenemos que examinar el impacto que tienen en los niños, que son el futuro de nuestra sociedad”, subraya el prelado.

Ayudar de manera afectiva y efectiva

Para monseñor Gómez al mismo tiempo que la Iglesia trabaja por ayudar a la sociedad a comprender la belleza del matrimonio y la familia, también debe de buscar nuevas maneras en que la propia Iglesia pueda ayudar a las familias.

“Tenemos que hablar más sobre los temas de la vida familiar en la catequesis. Tenemos que buscar la manera de inspirar a los jóvenes a responder a la vocación del matrimonio, y hemos de encontrar nuevas maneras para prepararlos a ser buenos esposos, esposas y padres”, manifiesta en su reflexión de Vida Nueva.

“Algunas de nuestras parroquias suelen recordar y bendecir cada mes a las parejas que están celebrando su aniversario de matrimonio. Todos deberíamos poner en práctica buenas ideas como ésta”, refiere el arzobispo de Los Ángeles en la revista del propio arzobispado.

La Iglesia primitiva hablaba de la familia como “Iglesia doméstica”. Esta es una “hermosa imagen sobre la que podemos pensar y reflexionar. La familia es el lugar cuyo centro es Jesús y en el que los valores del Evangelio se viven y se transmiten”, termina diciendo el prelado no sin antes recordar la oración necesaria para “ayudar a las parejas católicas a vivir su vida de casados con mayor fidelidad y alegría”.

Tags:
estados unidosfamiliamatrimonio

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Gelsomino del Guercio
Los asombrosos diálogos entre el diablo y un exorcista del Vatica...
2
HERALDOS
I.Media
La Santa Sede intenta cerrar las escuelas de los Heraldos del Eva...
3
PAURA FOBIA
Cecilia Pigg
La oración corta que puede cambiar un día estresante
4
VACCINE
Jaime Septién
¿Covid-19: vacunarse o no vacunarse?
5
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
6
BEATRIZ
Pablo Cesio
¿Dónde está Beatriz? El extraño caso de la mujer que desapareció ...
7
I.Media
Benedicto XVI: El hombre ya no es un «regalo» sino un «producto»
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.