Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 18 mayo |
Santa Rafaela María Porras y Ayllón
home iconEspiritualidad
line break icon

La Iglesia que descubrí al pedir bautizar a mi hija

© ServizioFotograficoOR/CPP

6. La Capilla Sixtina ha mantenido sus funciones hasta el día de hoy, y continúa siendo la sede de los eventos importantes del calendario papal. Por ejemplo, en ella se celebra cada año una misa con motivo de la fiesta del Bautismo del Señor, durante la cual el Santo Padre imparte el bautismo a los recién nacidos.

Alfa y Omega - publicado el 12/06/14

"Nunca me habían tratado así de bien", confiesa la madre, todavía no casada; acoger no es lo mismo que dar la razón

¿Cómo acoger a unos padres no casados y alejados de la Iglesia que piden el bautismo para su hija? Esta es una de las problemáticas que abordará el Sínodo de los Obispos sobre la familia. La parroquia madrileña del Buen Suceso ha sido el escenario de la siguiente historia:

«Es que nunca me habían tratado así de bien, con tanto cariño».

La mujer lloraba. Lloraba mucho. Sonreía detrás de sus gafas de colores. Incluso su chico, que todavía no es su marido, pero sí el padre de la niña, piensa ahora que «la Iglesia no es lo que parece…».

La niña tiene tres años. Después de tiempo, largo, alejada de los sacramentos, alejada de la Iglesia, su madre se acercó por una parroquia que les habían sugerido y que no estaba muy lejos de su casa. Algo había en ella que le indicaba el camino correcto: Lola está escolarizada en un colegio católico concertado. Las monjas no habían influido directamente en el bautizo de la niña; sí sutilmente. La abuela llevaba tres años intentándolo con menos sutileza… El Espíritu conoce sus caminos.

El día que nos conocimos, en la primera sesión de catequesis, la actitud de Elena era reservada, expectante, algo a la defensiva. Se acercó a pedir fecha para el bautizo, y se encontró con condiciones: sesiones de catequesis y revisión de la ceremonia con el celebrante. O sea, que no era inmediato. ¿Pero no era tan urgente bautizar a la niña…?

Esa primera sesión complicó las cosas un poco más, pues, dada la situación de los padres -no casados, alejados de la Iglesia-, se imponía trabajar un poquito más. Y pedir que el padre también asistiera a las sesiones de trabajo. Y revisar quiénes iban a ser los padrinos. Una cosa hubo buena: se habían sentido rechazados en otros sitios y aquí los acogíamos.

Pero una cosa es acoger, y otra dar la razón. La segunda sesión fue para nota; se mostró toda la agresividad de la pareja contra todo: contra los curas, contra la Iglesia, contra la sociedad… Todos los tópicos imaginables salieron a relucir en la conversación. Y no encontraron respuestas igualmente agresivas, sino refutación o alternativa, uno por uno, para cada argumento. Respeto y afecto. La Iglesia es madre y como tal quiere y acoge. La Iglesia es madre porque es esposa. Dos cosas que siguen resonando en la cabeza de Elena.

En la tercera sesión ya pudimos abordar la catequesis prebautismal -para los padres, claro- propiamente dicha. Lo que más les descolocó, por decirlo en pocas palabras, fue comprender que iban a convivir con una santa durante algunos años.

Lola es incapaz del mal, aunque un poco trasto, y estaría en gracia de Dios en cuanto recibiese el bautismo: es decir, santa. ¿Qué se hace y cómo se vive con un santo?

La educación como cristiana de la niña no era sólo cosa del colegio. Los padres ponen cierto contexto, pero deben dar ejemplo, estar dispuestos a hablar y abordar los temas del día a día como cristianos; los padres deben saber reconocer y valorar el compromiso de sus hijos…

Los padres y los padrinos son los responsables de que la fe crezca después del bautismo. Es la única manera de evitar que la Primera Comunión se convierta en una celebración pagana con lista de regalos en unos grandes almacenes.

Todavía llorando, con su chico al lado, callado, con paz; todavía dando las gracias, pidió consejo para regularizar su situación matrimonial. La cosa tiene trabajo, porque el matrimonio no es la pena para ningún tipo de delito. Va por buen camino. La Iglesia, esposa y madre, los cuida, los quiere, los ayuda. Como a cualquiera de sus hijos.

Por Jaime Noguera
Artículo originalmente publicado por Alfa y Omega

Tags:
bautismopapa franciscosacramentossecularizacion
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Gaudium Press
¿Sabías que el anillo de matrimonio puede llegar a tener la fuerz...
2
Esther Núñez Balbín
¿Qué hay detrás del caso de Lina?… Madre a los cinco años
3
Philip Kosloski
5 revelaciones sorprendentes del «tercer secreto» de Fátima
4
PASSION OF THE CHRIST
Cerith Gardiner
7 pruebas y tribulaciones que Jim Caviezel enfrentó al interpreta...
5
ROBERTA MASCENA
Redacción de Aleteia
Se gradúa con el uniforme de limpiadora de su madre
6
Catholicus
¿Qué significa el escapulario? ¿Es sólo una moda?
7
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.