Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 24 octubre |
San Juan de Capistrano
Aleteia logo
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Qué alegría hace realmente feliz?

© Alexandre Normand / Flickr / CC

Carlos Padilla Esteban - publicado el 10/06/14

Cuando nos obsesionamos con ser felices, acabamos siendo infelices, la felicidad es un regalo, no un derecho exigible

El Espíritu Santo es el Espíritu de la alegría. Dice el Evangelio: «Y, diciendo esto, les enseñó las manos y el costado. Y los discípulos se llenaron de alegría al ver al Señor».

Muchas veces la tristeza nos embarga. Pensamos en lo que no tenemos, en lo que nos falta y vivimos afligidos. Como decía Epicteto, un filósofo griego de la escuela estoica: «Sabio es el hombre que no se lamenta por lo que no tiene, si no que se alegra por lo que tiene».

Estamos llamados a ser sabios. A saber vivir el presente, sin llorar por lo perdido, sin amargarnos con lo que la vida no nos ha dado.

La alegría del que sabe valorar la vida en lo que es. Sin grandes pretensiones. Sin esgrimir derechos. Sin exigir que los demás nos den lo que según pensamos nos pertenece.

La alegría de caminar, sin pensar en la meta. La alegría de vivir el momento, sin angustiarnos por lo que ha de venir. La alegría de poseer sin retener, de disfrutar sin angustias, de amar sin exigencias, de darlo todo sin esperar nada.

Es la alegría de la posesión del bien deseado. El bien que soñamos, el bien que nadie nos debe y la vida regala. La alegría de estar donde pensamos que Dios nos quiere. Sin quejas, sonriendo al mundo, a la mañana, a los hombres.

La alegría de dar y poseer, de entregar y agradecer. La alegría de compartir el camino y el silencio, las voces y la paz, los éxitos y los fracasos.

La alegría de saber que Dios nos ama donde estamos. En nuestra limitación, en nuestra pobreza. La alegría de hacer bien lo que podemos, lo que se nos ha dado, lo que Dios ha puesto en nuestras manos. Esa alegría tranquila, sin grandes risas, discreta, callada.

La alegría que no se queja, que espera siempre y sueña. Decía el Padre José Kentenich: «La alegría de cada día, en la que se tiene la serena y aquietante conciencia de reposar en el deseo de Dios, en la voluntad de Dios»[1].

Es una alegría cotidiana, de andar por casa, haciendo lo que Dios nos pide. No la alegría sólo de los grandes acontecimientos. Pero siempre es una alegría unida profundamente con el amor: «La alegría perfecta depende también de la unión permanente con su fundamento: el amor. Cuanto más perfecto sea el amor, más perfecta será la alegría»[2].

Y cita a J. Pieper: «¿No hay acaso innumerables motivos para la alegría? ¡Sí! Pero todos tienen un único denominador común: que se reciba o se posea lo que se ama».

La alegría tiene que ver con el amor y con el bien que amamos. Por eso es la alegría una exteriorización del amor. Cuando amamos y somos amados la alegría brilla en nuestros ojos, se toca, se ve.

Como decía san Francisco de Sales: «El amor precede también a la alegría. ¿Cómo se podría tener alegría en la complacencia de una cosa si no se la ama?». Pero la alegría que anhelamos es una alegría eterna.

Por eso le pedimos a Dios que nos envíe su Espíritu. Decía el Padre Kentenich: «Cuando Dios quiere regalarnos una gracia especial, nos regala primero el correspondiente anhelo»[3].

Tenemos hambre de alegría: «Es un instinto primordial en la naturaleza humana. Pero reemplacen la palabra hambre de alegría por hambre de felicidad, por instinto de felicidad»[4].

Al constatar el hambre aumentará el deseo y la capacidad de recibir esas semillas de felicidad que tanto anhelamos. Pero es verdad que, cuando nos obsesionamos con ser felices, acabamos siendo infelices. Es un don que tenemos que pedir. Una gracia, no un derecho exigible.

Abrir el alma a la alegría es abrirla a los dones de Dios. Abrirla a la sorpresa, a lo nuevo, al amor. Abrirla a la paz que se recibe cuando no nos obsesionamos con ser felices siempre.

Lo sabemos. La obsesión por la alegría, trae consigo la tristeza. Un alma que exige y busca obsesivamente se frustra.

Cuando nos preocupamos por alegrar a otros, por sembrar alegría en otros corazones, el propio corazón se alegra. Amar es luchar porque sea feliz aquel a quien amamos. El fundamento siempre es el amor.

Cuanto más amamos, más felices somos. El corazón que no ama, se entristece y entristece. Cuando amamos bien, hacemos felices a los que amamos. 

Tags:
alegriaalmaamorfelicidad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Aleteia Brasil
¡Cuidado con las oraciones de sanación y liberación!
2
Francisco Vêneto
Los pasajeros aplauden a los pilotos después de un vuelo de 36 ho...
3
Ary Waldir Ramos Díaz
Un niño le da una lección al Papa Francisco en plena audiencia ge...
4
newborn
Mathilde De Robien
15 nombres de niña cuyo significado conecta con Dios
5
PAPIEŻ BENEDYKT XVI
I.Media
Emocionante carta de Benedicto XVI ante la muerte de su mejor ami...
6
PRAY
Philip Kosloski
Oración al beato Carlo Acutis para pedir un milagro
7
PEPE RODRIGUEZ
Revista Misión
El chef Pepe Rodríguez: «Nunca me he emocionado al comer. Al comu...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.