Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
jueves 24 junio |
San Juan Bautista
home iconActualidad
line break icon

México: ¿Dónde está el padre John?

© Public Domain

Jaime Septién - publicado el 05/06/14

El sacerdote de origen ugandés fue recientemente secuestrado en el Estado de Guerrero

En principio, parecería que nada tiene que ver la violencia que se vive en un país centroafricano como Uganda y un país norteamericano como México.  Pero si se trata del Estado de Guerrero, en el occidente del país azteca, y más aún en la región de la diócesis de Chilpancingo-Chilapa, donde el crimen organizado tiene sentados sus reales desde hace tiempo, las semejanzas son más que las diferencias.

Desde el 30 de abril en el silencio

El sacerdote John Ssenyondo, de origen ugandés, fue “levantado” (eufemismo que usan las autoridades y los medios mexicanos para no decir que fue “secuestrado”) hace poco más un mes en Chilapa por un grupo de hombres armados; hasta ahora las autoridades de la entidad o las federales, ni han avanzado en el caso ni han informado siquiera si hay alguna pista de este sacerdote y misionero comboniano que llegó a la diócesis de Chilpancingo-Chilapa con Dios y desapareció con los criminales.

El miércoles 30 de abril, el padre John ofició una Misa de matrimonio en Nejapa, en la comunidad indígena (mixteca) de Santa Cruz, ambos poblados en el municipio de Chilapa de Álvarez, Guerrero. Al terminar la ceremonia se sabe nada más que fue interceptado por un grupo de hombres armados.  Desde entonces y hasta ahora mismo no se ha vuelto a tener noticia de su paradero.

Misionero comboniano, el padre John Ssenyondo nació el 25 de diciembre de 1985 en el distrito de Masaka, perteneciente a la república de Uganda, en África. El 3 de agosto de 1991, a la edad de 33 años, se ordenó sacerdote como parte de los Misioneros Combonianos del Corazón de Jesús (MCCJ). En 2008 llegó a la Diócesis de Chilpancingo-Chilapa, para evangelizar en las comunidades mixtecas. Trabajó un tiempo en la parroquia de Tlacotepec, en una comunidad llamada Los Hoyos y posteriormente fue trasladado a la iglesia de Nejapa.

Pensábamos que era algo más sencillo

Durante su permanencia en Guerrero, según informaba en un reportaje la agencia mexicana de noticias Quadratín, el padre John ya había sido víctima de la delincuencia. “Hace como año y medio sufrió un asalto en el cuarto donde vivía, en la parroquia de Nejapa. No lo golpearon, pero lo amarraron y así lo dejaron hasta que él mismo pudo desatarse y salir… en esa ocasión le robaron un automóvil y enseres domésticos, no recuerdo si le quitaron dinero”, relató el padre Víctor Manuel Aguilar, vicario general de la Diócesis Chilpancingo-Chilapa.

“En los primeros días manejamos todo con reserva, con cautela, no se hizo inmediatamente la denuncia porque pensamos que por ser un sacerdote lo regresarían”, lamentó el vicario general de la Diócesis. Pero los días han pasado, ya va más de un mes sin que exista algún indicio sobre el paradero del misionero ugandés. “Pensábamos que era algo más sencillo, que aparecería… él es un sacerdote conocido, es un negrito y no hay manera de confundirlo, en esa comunidades rurales pequeñas la gente identifica perfectamente a los sacerdotes”, agregó el padre Aguilar.

Desde el pasado jueves 15 de mayo, la diócesis de Chilpancingo-Chilapa inició una campaña de oración en las parroquias, con la esperanza de que el padre John regrese sano y salvo. En los últimos dos años, la prensa ha documentado en Guerrero al menos tres agresiones contra sacerdotes católicos por parte de la delincuencia organizada, incluida la desaparición del padre John.

Un breve recuento de horrores

En los municipios de Apaxtla de Castrejón y Cuetzala del Progreso, grupos de civiles armados han interceptado y golpeado a los religiosos, que incluso tuvieron que ser removidos de sus parroquias ante la violencia e inseguridad que se vive en la zona. El ex párroco de Apaxtla, Oscar Prudencio, quedó en medio de un enfrentamiento armado entre dos grupos delictivos que se disputan “la plaza” en la región Norte de Guerrero. “Al sacerdote Oscar lo asaltaron, quemaron su camioneta y le dijeron que se fuera, pero cuando se retiraba del lugar llegó un grupo rival y se empezaron a disparar entre ellos. El cura quedó en medio y salió corriendo… Gracias a Dios no  le pasó nada”, recordó el vicario general de la diócesis de Chilpancingo-Chilapa, Víctor Manuel Aguilar.


También según la agencia Quadratín, otro caso fue el del sacerdote Rafael Ramírez, quien a mediados de 2013 fue “levantado” por un grupo delictivo junto a su chofer, en el municipio de Cuetzala. El padre Ramírez fue torturado en represalia, porque en sus homilías llamaba a los delincuentes a frenar la violencia. Posteriormente fue liberado, pero lo removieron de la parroquia por su propia seguridad.

El vicario general de la Diócesis Chilpancingo-Chilapa reconoció que además de estos casos que fueron conocidos y ampliamente difundidos, existen otro tipo de agresiones menores que no siempre salen a la luz pública. “Otros sacerdotes han sufrido asaltos fortuitos en el camino, porque les tocó este clima de violencia e inseguridad en que nos encontramos. La mayoría de las personas todavía mira a los sacerdotes con respeto, por eso nos sorprende lo que está pasando, porque los delincuentes hacen las cosas en pleno conocimiento de que se trata de sacerdotes”, lamentó.

Es un hombre de fe; ¡regrésenlo!

Por su parte, el obispo de la diócesis Chilpancingo-Chilapa, monseñor Alejo Zavala Castro, informó ayer que aunque mantiene contacto con las autoridades para saber del caso del padre John, a través de la Subsecretaría de Asuntos Religiosos, dependiente de la Secretaría de Gobernación (Ministerio del Interior), hasta el momento desconocen su paradero "es muy grave porque ya tiene más de un mes. Nosotros nos mantenemos en contacto con las autoridades, pero no hay ningún avance".

Monseñor Zavala Castro lanzó un mensaje a los captores, uniéndose a la voz del pueblo fiel de esta región del Estado de Guerrero: "pedimos a quienes lo tengan que lo regresen con bien, ya son muchos días y estamos muy preocupados. Él es un hombre de fe; pedimos a quien lo tenga que lo regrese".

Tags:
mexicomisionerosecuestro
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
CHIHUAHUA
Jesús V. Picón
El enfermero que moría de COVID y su mensaje de confianza en Dios
2
PASSION OF THE CHRIST
Cerith Gardiner
7 pruebas y tribulaciones que Jim Caviezel enfrentó al interpreta...
3
MARIA VIANNEY
Maria Paola Daud
Para cuando te entra el hambre: Los Matefaims del cura de Ars
4
Histórias com Valor
Después del coma, un niño asustó a su madre al decirle que conoci...
5
Redacción de Aleteia
Papa Francisco: Que sus hijos los vean besándose
6
BART DE WEDER
Aleteia Image Department
Custodio de un pequeño milagro
7
father and son
Cecilia Zinicola
Cómo honrar a padres que son difíciles
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.