Aleteia

La labor de las “Supermamás”

AFP PHOTO / JM LOPEZ
SUDAN, Minkamman : A South Sudanese woman walks with wood to reinforce her house in an isolated makeshift IDP camp for Dinka ethnic group placed in an island between Bor and Minkamman, South Sudan, on March 5, 2014. Heavy fighting broke out in the main military barracks in war-torn South Sudan's capital Juba on Wednesday, underscoring serious tensions within the national army as it battles a rebel uprising. Fierce gunfire was heard coming from the main barracks near Juba University, home to the presidential guards and other elite troops, from 9:30 am (0630 GMT), with the shooting ending two hours later. The government played down the violence. AFP PHOTO / JM LOPEZ
Comparte

El cuidado de los hijos, de las cosechas, de los ancianos…

Hoy se celebra el Día de la Madre y desde MISIONES se lanza la campaña ‘Supermamás’, con la que quieren reivindicar el papel fundamental de las madres en la familia y en el desarrollo de los pueblos.

Llevar a los niños al colegio, ir a trabajar, hacer la cena, poner la lavadora, planchar, ir al parque a jugar… Son tareas de sobra conocidas por todas las madres del mundo desarrollado.

Actividades no muy alejadas de las que hacen las madres de los países del Sur. Ellas se encargan del cuidado de los hijos y del hogar, también de las cosechas o de dar de comer a los animales, traen el agua para poder beber y lavarse, aunque el pozo esté a kilómetros de distancia, cuidan de los ancianos, van al mercado y aún tienen tiempo para dedicarse a ser esposas. Así es, en el Norte o en el Sur, la jornada de una Supermamá, explican desde Misiones salesianas.

Mediante una nota explican que nacer mujer significa tener más probabilidades de vivir en la pobreza. Siete de cada diez personas que pasan hambre en el mundo son mujeres; dos tercios de los analfabetos de todo el planeta son mujeres; más de medio millón de mujeres mueren cada año durante el embarazo o el parto; y dos tercios de las niñas no son escolarizadas. El trabajo de la mujer representa el 85% de la economía del África Subsahariana y a pesar de todo, son consideradas como una posesión del hombre y por ello, en muchas ocasiones, son maltratadas o utilizadas como moneda de cambio.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.