Aleteia

Reformada la Constitución de Nicaragua: Ortega podrá ser reelegido en 2016

© DR
Comparte

A pesar de las advertencias de muchas instituciones y del rechazo de la Iglesia

La mayoría sandinista en la Asamblea Nacional de Nicaragua hizo valer su postura de fuerza –no obstante las advertencias y la negativa a avalar la reforma constitucional por parte de la Iglesia católica y de otros importantes sectores de la vida de ese país centroamericano—y aprobó la posibilidad de que el presidente Daniel Ortega Saavedra sea reelecto para un cuarto mandato en 2016
 
Desde luego, esta reforma a la reelección presidencial no es la única, sino que forma parte de una serie de reformas mediante las cuales el sandinismo, con Ortega Saavedra al frente, pretende tomar las riendas del poder en Nicaragua.  Estas reformas, deberán ser ratificadas por los legisladores a inicios del próximo año 2014.
 
El Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) le dio así un carácter constitucional a un fallo del 2009 de la Corte Suprema, mediante el cual se abría camino la reelección de Ortega para los comicios de 2016.
 
Por su parte, integrantes y simpatizantes del Partido Liberal Independiente, del Partido Liberal Constitucionalista, del Movimiento Hagamos Democracia y del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, entre otros, han manifestado su contrariedad antes estas deposiciones.
 
La Iglesia católica en pleno pidió que se detuviera esta reforma constitucional pues corría el peligro de hacer que Ortega –o cualquiera otro—se “eternizara” en el poder. Los miembros de la Conferencia Episcopal de Nicaragua redactaron un documento –del que ya dio cuenta Aleteia—en el que dejaban en claro que las reformas constitucionales eran “inútiles”.
 
El tema más importante de la reforma propuesta por el FSLN, es la eliminación del artículo 147.4.a, que inhabilita para ocupar la jefatura del Estado "al que hubiere ejercido la Presidencia en cualquier tiempo del período en que se efectúa la elección para el período siguiente".
 
Esta reforma –con evidente dedicatoria– prohíbe aspirar al cargo "al que lo hubiere ejercido por dos períodos presidenciales". Aunque Ortega ostenta actualmente su tercer mandato, en realidad sería el segundo desde la promulgación de la Constitución de 1995.
 
Para Ortega Saavedra esta reforma va a traer paz a Nicaragua:"Estoy seguro de que habrá más paz, más seguridad, más tranquilidad, más esperanzas y más alegría en el pueblo nicaragüense", dijo a fines de noviembre en un acto militar en Managua.
 
Estas enmiendas constitucionales en la Carta Magna nicaragüense estarían destinadas a allanar el camino de Ortega Saavedra, antiguo dirigente del grupo guerrillero que ahora es su partido político, el Frente Sandinista de Liberación Nacional, hacia la reelección consecutiva que, de materializarse, le permitiría gobernar Nicaragua por cuarta vez.
 
El líder sandinista fue elegido presidente en 1985 y reelegido en 2007 y 2011.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.