Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 29 noviembre |
San Saturnino
home iconEspiritualidad
line break icon

Papa Francisco: los religiosos ancianos, “santuarios de santidad” en la Iglesia

©ServizioFotograficoOR/CPP

Radio Vaticano - publicado el 18/10/13

Homilía hoy en la Domus Santa Marta

Moisés, Juan Bautista, San Pablo. El Papa Francisco ha centrado su homilía de esta mañana, de la Misa celebrada en la Domus Santa Marta sobre estas tres figuras, destacando que a ninguno de ellos se les ahorró las angustias, pero que el Señor no les abandonó nunca. Pensando en los muchos sacerdotes y religiosas que viven en asilos, ha invitado a los fieles a visitarlos porque estos, ha dicho, son “verdaderos santuarios de santidad y apostolicidad”

El inicio de la vida apostólica y el ocaso del Apóstol Pablo. El Papa Francisco ha comenzado de las lecturas del día para detenerse en estos dos extremos de la existencia del cristiano. Al comienzo de la vida apostólica, observó, comentando el Evangelio de hoy, los discípulos eran “jóvenes” y “fuertes” y también “los demonios huían ante su predicación”. La primera Lectura, prosiguió, nos muestra, sin embargo, a San Pablo al final de su vida. “Es el ocaso del Apóstol”.

“El Apóstol tuvo un comienzo gozoso, entusiasta, entusiasta con Dios dentro ¿no? Pero a nosotros tampoco se nos ahorrará el ocaso. Y me ayuda pensar en el final del Apóstol… Me vienen a la mente tres imágenes: Moisés, Juan Bautista y Pablo . Moisés es el que conduce al Pueblo de Dios, valiente, luchaba con Dios para salvar a su pueblo: ¡fuerte! Y al final está solo, en el monte Nebo, mirando la Tierra Prometida, pero no se le permite entrar en ella. No podía entrar en la promesa. Juan Bautista: en los últimos momentos, tampoco se le privó de las angustias”.

Juan Bautista, prosiguió el Papa, debe también afrontar una “angustia de dudas que lo atormentaban” y “termina bajo el poder de un gobernante débil, borracho y corrupto, bajo el poder de la envidia de una adúltera y del capricho de una bailarina”. Y también el Apóstol Pablo, en la Primera Lectura, nos habla de los que lo han abandonado, de quienes le han procurado daño, atacándolo por su predicación. Relata que en el tribunal nadie le ayudó. Todos lo han abandonado. Pero, dice San Pablo, “el Señor ha estado cerca de mi, Me ha dado la fuerza para que yo pudiese llevar a cumplimiento el anuncio del Evangelio”.

“Esto es lo mejor del Apóstol, que con su vida hace lo que Juan Bautista decía: ‘Es necesario que Él crezca y que yo disminuya’. El Apóstol es el que da la vida para que el Señor crezca. Y al final esto termina así… También Pedro con la promesa: ‘Cuando seas viejo te llevarán donde tú no quieras ir’. Y cuando pienso en el ocaso del Apóstol, me viene al corazón el recuerdo de aquellos santuarios de apostolicidad y de santidad que son las casas de reposo de los sacerdotes y de las religiosas: valientes sacerdotes y religiosas, mayores ya, con el peso de la soledad, esperando que el Señor venga a llamar a la puerta de sus corazones. Estos son verdaderos santuarios de apostolicidad y de santidad que tenemos en la Iglesia. No los abandonemos, ¡eh!”.

Si miramos “a lo más profundo”, dijo el Papa, estos lugares “son bellísimos”. Escucho a menudo, afirmó, que se hace una peregrinación al Santuario de la Virgen”, de “san Francisco, de san Benito”, tantas peregrinaciones”.

“Pero me pregunto ¿nosotros los cristianos tenemos la voluntad de hacer una visita, ¡que será una verdadera peregrinación!, a estos santuarios de santidad y de apostolicidad, que son las casas de reposo de los sacerdotes y de las religiosas? Uno de vosotros me decía, hace días, que cuando iba a un país de misión, iba al cementerio y miraba todas las tumbas de los viejos misioneros, sacerdotes y religiosas, de hace 50, 100, 200 años, desconocidos. Y me decía: ‘Pero todos estos podrían ser canonizados porque al final cuenta solo esta santidad cotidiana, la santidad de todos los días’. En las casas de reposo, estas religiosas y estos sacerdotes esperan al Señor como lo hizo Pablo: un poco tristes, es verdad, pero también con una cierta paz, con el rostro alegre”.

“Nos haría bien a todos nosotros, concluyó el Papa, pensar en esta etapa de la vida que es el ocaso del Apóstol y rezar al Señor: ‘Custodia a los que están en el momento de desprendimiento final, para decir una última vez: Sí, Señor, ¡quiero seguirte!”

Tags:
papa francisco
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lector...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
COVID
Rodrigo Houdin
COVID-19: Murió aferrado a su rosario y con u...
APOKALIPSA
Vatican Media
El Papa: Está acabando una civilización que s...
Orfa Astorga
¿Hasta qué edad es sano vivir en casa de los ...
TRINIDAD Y TOBAGO
Ramón Antonio Pérez
¿Por qué Trinidad y Tobago “echa al mar” a 16...
Philip Kosloski
Cuando sientas que todos conspiran contra ti,...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.