Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Unas elecciones limpias corregirán la imagen que se tiene de Honduras, dicen los obispos

© DR
Comparte

Exhortan a los cristianos a dar ejemplo de participación y civismo

Honduras celebrará, el próximo 24 de noviembre, elecciones presidenciales.  Por tal motivo, la Conferencia Episcopal de Honduras (CEH) ha escrito una importante reflexión sobre el sentido del voto, la participación ciudadana y el cuidado que deben tener los votantes de ir a las urnas sin condicionar su voto o malversarlo.
 
Los obispos estuvieron reunidos en Comayagüela, en asamblea ordinaria y tras ella emitieron un comunicado para exhortar a la gente a estar vigilantes y dispuestos “a detectar y denunciar cualquier fraude o práctica ilegal que pueda alterar la transparencia y el resultado de los comicios”.
 
 Los prelados hondureños partieron de la incertidumbre que priva en el pueblo sobre la limpieza, la transparencia, la equidad y la paz con las que pudieran desarrollarse las próximas elecciones generales del país centroamericano.
 
Signos de esperanza
 
“A pesar de estas incertidumbres, dicen en su comunicado los obispos de la CEH, vemos ciertos signos, que podríamos considerar positivos, en la sociedad civil, en los partidos políticos, en las instituciones. Signos de que, aun cuando sigue influyendo el peso de algunos políticos incorregibles, la confrontación, el descrédito del adversario, el fraude, el engaño y la manipulación de los sencillos van dejando paso a la sensatez y madurez política”.
 
Estos signos son –entre otros—la existencia y el trabajo del Tribunal Supremo Electoral que aún “dando muestras de ciertas debilidades internas, mantiene una actividad permanente de consulta y búsqueda para establecer los mejores mecanismos que le permitan anticiparse a cualquier escenario que pueda poner en entredicho los resultados en los comicios electorales”.
 
También que los candidatos presidenciales han mostrado madurez política al suscribir un “pacto político ético” que los obliga a respetar los resultados de los próximos comicios.
 
La presencia de observadores internacionales y de diversas organizaciones de la sociedad civil hondureña así como de la propia Iglesia que se prepara “para ejercer las funciones de observación y auditoría social”, es vista como una señal de confianza por los obispos hondureños.
 
El poder es un bien para usarlo colectivamente
 
Los obispos hondureños ven “con profundo dolor y compasión el grave deterioro de la salud, de la enseñanza, del trabajo, de la seguridad” en su país.
 
Por ello, urgieron “a todos los candidatos a mostrar su cercanía al sufrimiento que ese deterioro genera y a presentar propuestas claras, con presupuestos creíbles para cambiar estas situaciones. La conquista del poder no debe ser para abusar de él, sino para usarlo en bien de toda la colectividad”.
 
Que los comicios sean una “fiesta cívica” es el deseo de los prelados hondureños y que las urnas sean el preámbulo de la recuperación de la dignidad no solamente de la política, sino de todo el pueblo de Honduras.
 
En la parte central de su carta, los obispos de Honduras pidieron que todas las personas con derecho de ejercer el sufragio, “lo hagan conscientemente, es decir, con conocimiento de la realidad, habiéndose informado sobre las candidaturas y después de haber reflexionado y orado sobre lo que más le conviene” a su país.
 
El pueblo –dicen los obispos de Honduras—“sabrá escoger a sus representantes entre los candidatos y candidatas de probada integridad, que viven y defienden los principios democráticos, los valores éticos de sinceridad, laboriosidad, honradez, transparencia, respeto de las opiniones ajenas y claro compromiso por el bien común, especialmente de la población empobrecida y marginada”.
 
Dejar a un lado la simple costumbre
 
“Les pedimos también, por el bien de Honduras, que voten libremente, es decir, sin condicionar ni malversar su voto ni por sobornos, ni por presiones o amenazas, ni por simple costumbre. Que voten por quienes muestren un mejor conocimiento y cercanía a la realidad, por quienes dediquen más tiempo y energía a explicar sus propuestas, habiendo dado pruebas de su honestidad y compromiso con la justicia, así como de respeto al sistema democrático”, escribieron en su comunicado los obispos del país centroamericano.
 
Más adelante, exhortaron al electorado a que esté vigilante y dispuesto a detectar y denunciar cualquier fraude o práctica ilegal que pueda alterar la transparencia y el resultado de los comicios y a las comunidades cristianas “a que aprovechen esta oportunidad que nos ofrecen las elecciones para dar un verdadero testimonio de participación, de conciliación, de unidad y de respeto, por encima de los colores políticos”

Finalmente, confiaron en un proceso limpio y participativo para elaborar un proyecto de nación incluyente, promotor del bien común y defensor de los derechos humanos.
 
“Confiamos en que si se logra un proceso electoral basado en los valores que hemos mencionado, es más factible que, a nivel internacional, se corrija la imagen que muchas naciones tienen de Honduras como país violento e ingobernable”, terminaron diciendo los obispos de Honduras.
 
Elecciones competidas
 
 En las elecciones a las que han sido convocados 5,4 millones de votantes se presentan ocho candidatos de nueve partidos porque hay una alianza de dos de ellos y por primera vez la derecha ve en peligro de perder ante la izquierda liderada por Manuel Zelaya, el ex presidente derrocado en el golpe de Estado del 28 de junio del 2009.
 
Xiomara Castro, esposa de Zelaya, encabeza las encuestas con dos puntos arriba del candidato oficialista del Partido Nacional, Juan Hernández.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.