Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 28 febrero |
Santos Mártires de Alejandría
home iconEspiritualidad
line break icon

Ni rechazo ni «todo es lo mismo»: lo que dice la Iglesia sobre los gays

ANDREW COWIE

Julio de la Vega-Hazas - publicado el 05/08/13

Lo que no se admite es un estilo de vida que, en realidad, no puede hacer felices a las personas

La doctrina de la Iglesia Católica sobre la homosexualidad está recogida, de modo resumido, en los números 2357-2359 del Catecismo de la Iglesia Católica. Un estudio más detallado se puede encontrar en el documento de la Congregación para la Doctrina de la Fe Carta a los obispos de la Iglesia Católica sobre la atención pastoral a las personas homosexuales, fechada en 1986 y fácilmente accesible en la red (p.ej., en la página oficial de la Santa Sede www.vatican.va). Aquí nos limitaremos a hacer algunos comentarios.

En primer lugar hay que ver qué significado damos al término gay. Para muchas personas equivale a homosexual. El diccionario mismo –el de la Real Academia- avala este significado. Pero en el mundo anglosajón –donde se acuñó este significado-, en muchos otros lugares, y, lo que quizás importe más, en el mundillo homosexual mismo, el significado es distinto. Por gay suele entenderse una subcultura homosexual con un estilo de vida (el gay lifestyle) de abierta actividad sexual y, en la práctica, de extensa promiscuidad. Como es fácil de comprender, la moral católica rechaza este estilo de vida, como también lo rechaza cuando se trata de heterosexuales.

Por tanto, nos referiremos desde este momento a la homosexualidad. La Iglesia, en primer lugar, quiere ser realista, en éste como en cualquier otro asunto, y lo es, también allí donde serlo no está precisamente de moda, como es este caso. Y esto es así porque aquí hay bastantes personas que lo que consideran real es lo que quieren que sea real. Se dibuja así –en libros, películas, informativos, etc.- un mundo homosexual en el que hay un exacto paralelismo con el heterosexual: el mismo amor, el mismo matrimonio, la misma posibilidaad de desarrollo personal siguiendo la tendencia homosexual; solo cambia la inclinación sexual. La vida, cuando se ve de cerca, dice otra cosa.

Hay aproximadamente diez veces más de homosexuales varones que mujeres (auténticamente homosexuales: no se incluyen pasajeros enamoramientos entre dos chicas). El motivo es que el desarrollo de la personalidad sexual es más firme en la mujer que en el varón. Una chica “ya” es mujer a los 15 años –por inmadura que sea-; un chico se va haciendo hombre más lentamente, y este proceso es más vulnerable. Puede truncarse, sobre todo cuando coinciden algunos factores temperamentales con otros familiares y de entorno. Así surge algo que no es, digamos, una normalidad alternativa, sino una anormalidad. Y así en realidad se siente, aunque se eche la culpa de la angustia a la sociedad que los reprime, a la Iglesia que los rechaza, o a quien sea. Suele ir acompañada de una hipersensibilidad que fácilmente se convierte en una susceptibilidad hinchada –en ocasiones patológica- que será motivo de muchos sufrimientos, como los que surgen de fuertes ataques de celos. Es significativo saber una de las cosas que raramente reconocen los homosexuales varones: que a quienes se dirige su deseo no suele ser sin más a otros hombres, sino hombres heterosexuales (aunque, claro está, no corresponden). Otra manifestación de esta susceptibilidad es la acusación de homofobia a quienes no comparten sus postulados. Equivale, más o menos, a decir que quien no me da la razón es que me tiene manía –aunque fobia es peor que manía-, una postura más propia de un niño que de una persona madura.

Esto –solo es un botón de muestra – lo que perfila es una condición que no es culpable, pero que tampoco es lo normal. Conviene no confundir ambas cosas, ni trasladar una consideración de un aspecto al otro, como a veces se hace. Explica también por qué la Iglesia Católica no admite homosexuales al sacerdocio; una instrucción emanada de la Congregación para la Educación Católica en 2005 lo explica en los siguientes términos: Dicas personas se encuentran, efectivamente, en una situación que obstaculiza gravemente una correcta relación con hombres y mujeres. Es decir, falta el adecuado desarrollo afectivo.

En este contexto se entiende mejor el rechazo moral a los actos homosexuales. El Catecismo es escueto y claro al dar los motivos: Son contrarios a la ley natural. Cierran el acto sexual al don de la vida. No proceden de una verdadera complementariedad afectiva y sexual. No pueden recibir aprobación en ningún caso (2357). Estas razones tienen un trasfondo antropológico, que indirectamente ponen una vez más de manifiesto que la moral no tiene como referente simplemente lo que está mandado, sino el bien del hombre. Cuando se interpreta este rechazo como negar a esas personas el amor que les podría hacer felices, se está cometiendo un error. No se es feliz siguiendo una sexualidad que sufre un trastorno, ni existe un amor estable y satisfactorio en esas condiciones. La vida misma se encarga de confirmarlo una y otra vez; eso sí, a quien quiera verlo.

Todo esto no obsta en absoluto para tener a cualquier homosexual la misma consideración que se tiene con todas las personas humanas. Ni discriminación, ni menosprecio. Es lamentable el desprecio que tantas veces se ha tenido con quienes tenían esta condición, y la ignorancia sobre la verdadera naturaleza y origen de la misma. Ahora bien, tampoco hace honor a la verdad decir que se trata simplemente de una variante tan natural como la heterosexualidad.

Es evidente que tanto la Iglesia como cada uno de sus miembros debe querer a todos, comprender a todos, apoyar a todos, ayudar a todos. Esto lo entiende todo el mundo. Lo que se entiende algo menos, pero no es menos cierto, es que ese amor, esa comprensión, ese apoyo y esa ayuda solo pueden ser auténticas desde la verdad.

Tags:
homosexualidad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Kathleen Hattrup
El hombre que besó la frente del Papa dice que la Virgen lo curó ...
2
MEXICO
Pablo Cesio
México: El hombre que llegó a su propia misa de cuerpo presente
3
BABY
Aleteia Team
El bebé que nació agarrado al DIU
4
DEMANDE EN MARIAGE
Edifa
No te cases sin haberte hecho estas tres preguntas
5
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
6
Redacción de Aleteia
El cuerpo intacto de Santa Bernardita: Lo que dijeron los médicos...
7
ALICE BATTENBERG
Adriana Bello
La monja de la realeza
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.