Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 26 octubre |
San Witta (Albino) de Bürberg
Aleteia logo
home iconEspiritualidad
line break icon

Iglesia y ciencia, ¿un amor imposible?

Ixène

Aleteia Team - publicado el 08/11/12

Actualmente, parece a veces que la Iglesia avanza en dirección contraria a la ciencia y su voz choca con el lenguaje científico. ¿Es posible un diálogo, más aún: un enriquecimiento mutuo?

Durante quince siglos, la Iglesia ha ostentado el liderazgo de la investigación científica. Nada sorprendente, ya que varios cargos eclesiásticos permitían dedicarse a la investigación científica, a menudo facilitada por el marco monástico, con su relativa serenidad, sus bibliotecas y su personal letrado.

En el siglo XIII, Alberto Magno alentó la investigación… mineralógica. ¡La supuesta hostilidad de la Iglesia hacia toda forma de conocimiento distinto al de las Sagradas Escrituras es, por tanto, un prejuicio oscurantista!

En 1543, fue un canónigo, Nicolás Copérnico, quien dedicó su De revolutionibus orbium coelestium al papa Pablo III, en el que redescubría el heliocentrismo. Pero este interés por la ciencia no termina con el Renacimiento. En pleno siglo XIX, fue un monje, Gregor Mendel, quien formuló las leyes de la herencia. Grandes sabios como Pascal, Ampère, Pasteur y Eduardo Branly profesaban la fe católica.

Todavía hoy, la Academia Pontificia de las Ciencias reúne a sabios de todo el mundo, y los trabajos del Observatorio de Castelgandolfo tienen autoridad. La Iglesia coopera de buen grato con no creyentes y con ateos en la investigación filológica y arqueológica de fuentes bíblicas. Esto debería bastar para establecer que no hay oposición de principio entre la fe católica y la ciencia.

Pero, sí, existen prejuicios de algunos hombres de fe respecto a la ciencia, y de algunos hombres de ciencia respecto a la fe.

Indudablemente ha habido y puede haber todavía, en la Iglesia, hombres (¡y mujeres!) que consideran el progreso científico como una amenaza. Y ha habido, y hay todavía, en el mundo científico, sabios que consideran que ciencia y fe, lejos de hacer buenas migas, están en competencia directa.

A los unos y a los otros se les puede proponer la siguiente exhortación: “¡No tengáis miedo de la verdad”. Descubrir la verdadera ley de la caída de los cuerpos, como hizo Galileo, es algo bueno. Preguntarse qué puede verdaderamente levantar al hombre de su Caída, también. No hay nada que temer: “Lo verdadero no puede contradecir el bien”.

Pero hay una cuestión importante: Hay que distinguir los ámbitos de competencia del magisterio de la Iglesia y de la investigación científica.

Hacer astronomía y calcular las trayectorias de las órbitas planetarias es una cosa; preguntarse cómo se va al Cielo es otra. Cuando un sabio católico hace astronomía, no hace astronomía católica. Ya no hay ciencia católica ni ciencia budista. La Revelación judía, y después su cumplimiento en el cristianismo, no pretende sustituir a la investigación científica. Como bien dijo el cardenal Baronio, a quien Galileo citaba con gusto: “La Biblia nos enseña cómo ir al Cielo, y no cómo va el cielo”.

La separación de competencias está en peligro cuando el magisterio pretende prohibir o suspender la divulgación de una verdad científica. Sucedió, por ejemplo, con Galileo, pero por razones muy políticas, ya que algunos sabios de la curia romana estaban seguros de sus puntos de vista científicos.

La autonomía de competencias también se viola cuando un científico extrapola los resultados de su investigación al ámbito de la metafísica y de la religión. Ninguna ciencia es competente para hablar de la creación del mundo (que no es un acontecimiento físico, sino la dependencia, de todo lo que existe, de un Creador).

Ninguna ciencia es competente para decidir sobre la existencia de Dios (que es un ser sobrenatural, hasta que se demuestre lo contrario, cuando las ciencias de la naturaleza tratan sólo de entidades y de leyes naturales). Cuando la ciencia pisotea las flores de la religión, adquiere el nombre de “cientifismo”. La Iglesia no está contra la ciencia, sino contra el cientifismo.

Tags:
ciencia y fe
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa cuenta que vio un milagro por intercesión de la Virgen de...
2
QUIÑONEZ
Pablo Cesio
Álex Quiñónez, una muerte cargada de violencia que vuelve a enlut...
3
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lectores en la misa
4
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
5
Aleteia Brasil
¡Cuidado con las oraciones de sanación y liberación!
6
newborn
Mathilde De Robien
15 nombres de niña cuyo significado conecta con Dios
7
EUCHARIST
Philip Kosloski
Esta hostia eucarística fue filmada sangrando y latiendo como un ...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.