Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 21 abril |
Santa Inés de Montepulciano
Oración del día
Hoy celebramos a...Historias de Santos

Santa Catalina de Bolonia

Famosa por sus virtudes místicas y por su vida de penitencia y humildad

CATHERINE OF BOLOGNA

Wellcomeimages.org CC

Etimológicamente significa “casta, pura”. Viene de la lengua griega. He aquí otra chica con inquietudes espirituales a la que no le seducen los encantos y esplendores de los palacios reales. Efectivamente, era hija de una familia ilustre de Italia. Vivía encantada con la princesa Margarita, hija de Nicolás de Est, marqués de Ferrara.

Desde que naciera en el año 1413, y se fue haciendo una joven muy guapa, notaba de día en día que su camino no era la corte ni las riquezas.

A la temprana edad de los doce años buscaba con anhelo en dónde ser mejor y hallar más pronto la perfección a la que Dios nos llama a cada ser humano.

Una vez que la princesa Margarita contrajo matrimonio, ella pudo respirar a pleno pulmón. Se había quedado libre de toda atadura a la corte.

Llegó para ella el momento en el cual, aunque con muchas dificultades, se decidió por entrar en el convento de las Terciarias de san Francisco de Asís. La dejaron entrar, y ella se sintió más feliz que nunca.

Al comenzar su vida de relaciones humanas con las hermanas, todas se quedaban contentas por su trato, sus atenciones personalizadas y por su grado de santidad y de bondad que reflejaba su lindo rostro, imagen de su casta alma.

En el capítulo en el cual se elige a la madre abadesa, todas las hermanas pensaron casi unánimemente que la mejor sería Catalina. En este convento estuvo toda su vida, hasta el año de su muerte que tuvo lugar en 1463.

Escribió muchos libros acerca de la piedad y de la vida religiosa. Muchos conocen su mejor libro titulado Siete Armas Espirituales. Ella, en su sencillez y con las mejores intenciones, se lo dedicó a todo aquel o aquella que sufra tentaciones.

Las siete armas a las que ella se refiere son la diligencia, la desconfianza de sí mismo, la confianza en Dios, la meditación frecuente de la Pasión de Jesús, el pensamiento de la propia muerte y la Sagrada Escritura impresa en la memoria.

El papa Clemente VIII la inscribió en el martirologio incruento y Benedicto XIII la llevó a la gloria de los altares.

Artículo originalmente publicado por evangeliodeldia.org

Si quieres descubrir otras historias de santos, haz click aquí
Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
Ver más