Aleteia
Hoy celebramos a...

Viernes, 07 De Agosto
San Cayetano de Thiene

Un santo italiano muy venerado en la Argentina

SAN CAYETANO;
Public domain
Comparte

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

Cayetano de Thiene nació el 9 de octubre de 1480 en un pueblo del norte de Italia llamado Vicenza y murió el 7 de agosto de 1547 en la ciudad de Nápoles.

Provenía de una familia muy rica, hijo de un conde. Aunque consiguió el título de abogado en la universidad, nunca ejerció. Se desprendió de todos sus bienes para dedicarse a los pobres.

Fue protonotario apostólico de Julio II, dejó la corte papal bajo León X. En Roma, maduró la experiencia conjunta de oración y servicio a los pobres y excluidos.

Es un restaurador de la vida sacerdotal y religiosa, inspirado en el discurso de la montaña de Jesús y el modelo de la Iglesia apostólica.

Devoto de la escena de la natividad y de la pasión de Cristo, fundó con el obispo de Chieti (Teate), luego Pablo IV los clérigos regulares de Teatinos.

En Nápoles se dedicó a obras piadosas de caridad, dedicándose particularmente a los pacientes incurables.

Promovió asociaciones para la formación religiosa de los laicos y estableció clérigos regulares para la renovación de la Iglesia, señalando a sus discípulos el deber de observar el antiguo estilo de vida de los apóstoles.

Es llamado “Padre de la Providencia”. El papa Pío XII sintetizó así su espiritualidad: “Fervoroso apóstol del Divino Amor y héroe insigne de la humana caridad”.

Patronazgo

San Cayetano es protector de los desocupados, de los comerciantes, los ganaderos y los artesanos de pesebres en Nápoles donde tienen un gran fervor por el santo que vivió allí realizando grandes obras de caridad con los huérfanos, presos y enfermos terminales.

Curiosidades

El santo es generalmente representado con el Niño Jesús entre los brazos apenas recibidos de las manos de la Virgen María, inspirado en un episodio reportado en una carta escrita por el mismo santo a una religiosa agustina donde cuenta que durante la Navidad de 1517, en el altar del Pesebre en la basílica romana de Santa María la Mayor, hallándose en éxtasis asistió al parto de la Virgen María.

Lugares de culto

Es particularmente muy venerado en la ciudad de Nápoles donde dedicó sus últimos años de vida a ayudar a los más necesitados.

Tiene una plaza con su nombre en el centro de la ciudad, muy cerca de la famosa “calle de los pesebres” donde artesanos crean maravillosas y coloridas imágenes y accesorios para belenes.

En Argentina, su festividad es la segunda en importancia, después de la fiesta de la Virgen de Luján, patrona del país. Cada 7 de agosto miles de personas acuden a visitar al santo en las parroquias dedicadas a él.

En Buenos aires, semanas antes de su fiesta, centenares de personas duermen en carpas, para ser los primeros en agradecer los favores logrados o pedir por su intercesión que no falte el trabajo.

Oración

San Cayetano, te pedimos por los desocupados,
por aquellos que necesitan el sustento necesario
para poder mantener y vivir junto a sus familias.

Tú que eres el patrono de los desocupados, y padre de la providencia
ayúdalos a poner sus fuerzas y sus habilidades al servicio
de todos con un salario apropiado y justo.

Oh San Cayetano no permitas que
aquellos que tienen hijos para mantener y educar
carezcan de los recursos necesarios.

Ten piedad de nuestros hermanos obligados a la pobreza.
Inspira las iniciativas de los gobernantes a soluciones justas,
para que todos puedan ganarse la vida con dignidad y honestidad.

Amén.

Si quieres descubrir otras historias de santos, haz click aquí

Entonces Jesús dijo a sus discípulos: "El que quiera venir detrás de mí, que renuncie a sí mismo, que cargue con su cruz y me siga.
Porque el que quiera salvar su vida, la perderá; y el que pierda su vida a causa de mí, la encontrará.
¿De qué le servirá al hombre ganar el mundo entero si pierde su vida? ¿Y qué podrá dar el hombre a cambio de su vida?
Porque el Hijo del hombre vendrá en la gloria de su Padre, rodeado de sus ángeles, y entonces pagará a cada uno de acuerdo con sus obras.
Les aseguro que algunos de los que están aquí presentes no morirán antes de ver al Hijo del hombre, cuando venga en su Reino". Mt. 16,24-28

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.