Aleteia
Hoy celebramos a...

Jueves, 30 De Noviembre

San Andrés Apóstol

Hermano de Pedro y con él discípulo de Cristo

Comparte

El nombre "Andrés" (del griego Andreia, valentía o valor), como otros nombres griegos, parece haber sido común entre los judíos de los siglos II o III antes de Cristo.

San Andrés, el Apóstol, hijo de Jonás, o Juan (Mateo, 16, 17; Juan, 1, 42), nació en Bethsaida de Galilea (Juan, 1, 44) ; fue el hermano de Simón Pedro (Mateo 10,2; Juan 1, 40),  ambos fueron pescadores (Mateo 4, 18; Marcos 1, 16), y al comienzo de la vida pública de Nuestro Señor ocuparon la casa de Cafarnaúm (Marcos 1, 21, 29).

Deel cuarto Evangelio aprendemos que Andrés fue discípulo del Bautista y de Juan el Evangelista para seguir a Jesús (Juan, 1, 35-40). Andrés inmediatamente reconoció a Jesús como el Mesías (Juan, 1, 41). Desde entonces los dos hermanos fueron discípulos de Cristo.

En las ocasiones subsiguientes, previas al llamado final al apostolado, ellos fueron llamados a la cercana compañía, y luego dejaron todo para seguir a Jesús (Lucas 5, 11; Mateo, 4, 19, 20; Marcos, 1, 17, 18). Finalmente Andrés fue elegido para ser uno de los Doce; y en las varias listas de Apóstoles dadas en el Nuevo Testamento (Mateo, 10, 2-4; Marcos, 3, 16-19; Lucas, 6, 14-16; Actos, 1, 13) él siempre aparece entre los cuatro primeros.

La única otra explícita referencia a él en los sinópticos se encuentra en Marcos,13, 3, donde anunciaron su unión con Pedro, Jaime y Juan en hacer a Nuestro Señor la pregunta que dio pie a su gran discurso escatológico. Además de esta exigua información, conocimos por el cuarto Evangelio la milagrosa alimentación de quinientas personas.

Fue Andrés quien dijo: "Este muchacho tiene cinco barras de pan de cebada y dos pescados: ¿pero qué son estas entre tantos?" (Juan, 6, 8, 9); y cuando, unos pocos días antes de la muerte de Nuestro Señor, ciertos griegos le preguntaron a Felipe si ellos podrían ver a Jesús, Felipe refirió el tema a Andrés como una de las mayores autoridades, y luego ambos anunciaron a Cristo (Juan, 12, 20-22).

Así como la mayoría de veces los primeros cuatro son Pedro, Juan, Jaime y Andrés, no hay en las epístolas ni en el Apocalipsis mención alguna de ellos.

De lo que conocemos de los Apóstoles generalmente, podemos, por su puesto complementar un poco estos escasos detalles.
Como uno de los Doce, Andrés fue admitido en cercana familiaridad con Nuestro Señor durante su vida pública; estuvo presente en la Última Cena; contemplando la Ascensión del Señor; compartió las gracias y regalos del primer Pentecostés, y ayudó, entre riesgos y persecuciones, a establecer la fe en Palestina.

Cuando los apóstoles fueron enviados a predicar a las naciones, Andrés parece haber tomado una parte importante, pero desafortunadamente no tenemos certeza de la extensión ni del lugar de su trabajo.

Se cree que la cruz en la que sufrió fue una cruz en X, ahora conocida como cruz de San Andrés.  Sin embargo, la evidencia para esta visión parece no ir más allá del siglo XIV.

Este martirio tuvo lugar durante el reinado de Nerón, el 30 de noviembre del año 60 de la era cristiana; y tanto la Iglesia griega como la Latina mantienen su fiesta el día 30 de noviembre.

Las reliquias de san Andrés fueron trasladadas desde Patrae a Constantinopla, y depositadas en la iglesia de los Apóstoles alrededor del año 357.

Cuando Constantinopla fue tomada por los franceses, en el comienzo del siglo XIII, el cardenal Pedro de Capua llevó las reliquias a Italia y las colocó en la catedral de Amalfi, donde la mayoría de ellas permanecen hoy.

San Andrés es honrado como el patrono protector de Rusia y Escocia.
Oración:

Dios todopoderoso y eterno, escucha la oración de tu pueblo y concédenos que, así como el apóstol san Andrés fue en la tierra predicador del Evangelio y pastor de tu Iglesia, así ahora en el cielo sea nuestro poderoso abogado ante ti. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo.

Artículo publicado originalmente por evangeliodeldia.org

Si quieres descubrir otras historias de santos, haz click aquí

Mientras caminaba a orillas del mar de Galilea, Jesús vio a dos hermanos: a Simón, llamado Pedro, y a su hermano Andrés, que echaban las redes al mar porque eran pescadores.
Entonces les dijo: "Síganme, y yo los haré pescadores de hombres".
Inmediatamente, ellos dejaron las redes y lo siguieron.
Continuando su camino, vio a otros dos hermanos: a Santiago, hijo de Zebedeo, y a su hermano Juan, que estaban en la barca con Zebedeo, su padre, arreglando las redes; y Jesús los llamó.
Inmediatamente, ellos dejaron la barca y a su padre, y lo siguieron. Mt. 4,18-22

Newsletter
Recibe Aleteia cada día