Aleteia
Hoy celebramos a...

Jueves, 20 De Febrero
Santos Jacinta y Francisco Marto

Los pastorcitos a los que la Virgen María se les apareció en Fátima y su sorprendente entrega a Dios

FATIMA
Public domain
Comparte

Año 1917. Europa está en plena guerra. Tres pastorcitos –Francisco, Jacinta y Lucía— pastorean a su rebaño en Cova da Iria (Ensenada de Irene), a unos 2 kilómetros de Fátima, cuando una “Señora más resplandeciente que el sol” se les aparece, sosteniendo en sus manos un rosario blanco.

Por tres veces, antes de esta primera aparición (de seis en total), un ángel les había advertido de un futuro acontecimiento de gracia divina y les invitó a ofrecer oraciones y sacrificios a modo de reparación por los pecados de los hombres. Una visión que permanecerá grabada en sus corazones y de la que ninguno hablará a nadie, excepto su prima Lucía, aunque más tarde.

¿Quiénes son los dos jóvenes pastores que se convirtieron en los santos más jóvenes no mártires reconocidos por la Iglesia católica? Antes de comenzar miremos sus rostros:

Jacinta y Francisco Martos son dos niños portugueses dedicados al pastoreo que aseguraron haber visto a la Virgen María seis veces en el año 1917 en Cova de Iría.

Ellos recibieron la invitación de la Señora vestida de blanco a ofrecerse como víctimas de reparación y a llegar con ella hasta Dios.

De sus manos maternas vieron salir una luz que los penetró íntimamente, y se sintieron sumergidos en Dios, como cuando una persona -explicaron ellos- se contempla en un espejo.

Más tarde, Francisco explicaba: "Estábamos ardiendo en esa luz que es Dios y no nos quemábamos. ¿Cómo es Dios? No se puede decir. Esto sí que la gente no puede decirlo".

En las apariciones, Jacinta, con 7 años, podía ver y escuchar a la Virgen, mientras que su hermano Francisco, de 9 años, sólo podía ver. Ambos estaban acompañados por su prima, Lucía, de 10 años.

Estos niños videntes pidieron orar insistentemente por los pecadores y expresaban un deseo permanente de estar junto a Jesús oculto en el Sagrario, destacó el papa Francisco cuando los canonizó en el Santuario de Fátima, donde reposan sus restos.

 

Sólo al pequeño Francisco, Dios se dio a conocer "muy triste", como decía el niño. Una noche, su padre lo oyó sollozar y le preguntó por qué lloraba; el hijo le respondió: "Pensaba en Jesús, que está muy triste a causa de los pecados que se cometen contra él".

El niño se entregó a una intensa vida espiritual, rezó mucho, se purificó con la renuncia de sus pequeños gustos infantiles y llegó a una unión mística con Jesús a través de su deseo de consolarle y darle alegría.

São Francisco Marto
Santuário de Fátima

La Virgen María, durante su primera aparición el 13 de mayo de 1917, le predijo que iría pronto al cielo, pero que antes debía rezar muchos rosarios.

Y eso haría el joven Francisco hasta su muerte, el 4 de abril de 1919, a causa de una gripe española que él recibió como “un don inmenso” para consolar a Cristo —“tan triste a causa de tantos pecados”, decía— para redimir los pecados de las almas y ganarse el paraíso.

Como su hermano Francisco, Jacinta no vivió mucho. Enfermó al mismo tiempo que él de gripe española en 1918, pero murió un año después que él, tras un largo mes de agonía.

Durante este periodo, la Virgen se le apareció tres veces. “¡Oh, Mamá! (…) ¿No veis a Nuestra Señora de la Cova da Iria?”, exclamó un día.

Murió sola el 20 de febrero de 1920, como le había predicho la Virgen en una visión: “Nuestra Señora nos vino a ver, y dice que en seguida viene a buscar a Francisco para llevarle al cielo. A mí me preguntó si todavía quería convertir más pecadores. Le dije que sí”, relataría más tarde su prima llena de emoción (fatima.be).

No era para sanarla, sino para que sufriera más “en reparación a las ofensas cometidas contra el Corazón Inmaculado de María”. Jacinta murió sola, pero sin temor, porque la Virgen le había prometido venir a “buscarla para ir al Cielo”.

Milagros 

En 1999, un milagro atribuido a la intercesión de los dos niños abrió la puerta de su beatificación en 2000. Luego, un segundo milagro, reconocido el 23 de marzo, permitió su canonización. Este milagro benefició a un niño de 6 años de Brasil, que en 2013 entró en coma después de una caída. Tres días después llegó la recuperación inexplicable, tras la oración de su padre a la Virgen de Fátima y los dos pastores. El niño estuvo presente en el santuario de Fátima para la canonización de Jacinta y Francisco y fue abrazado por el Papa junto a su familia.

Jesuit News@jesuitnews

seers become church’s youngest non-martyred saints: http://ow.ly/1GFx30bGYl5 

Ver imagen en Twitter
Si quieres descubrir otras historias de santos, haz click aquí

Jesús salió con sus discípulos hacia los poblados de Cesarea de Filipo, y en el camino les preguntó: "¿Quién dice la gente que soy yo?".
Ellos le respondieron: "Algunos dicen que eres Juan el Bautista; otros, Elías; y otros, alguno de los profetas".
"Y ustedes, ¿quién dicen que soy yo?". Pedro respondió: "Tú eres el Mesías".
Jesús les ordenó terminantemente que no dijeran nada acerca de él.
Y comenzó a enseñarles que el Hijo del hombre debía sufrir mucho y ser rechazado por los ancianos, los sumos sacerdotes y los escribas; que debía ser condenado a muerte y resucitar después de tres días;
y les hablaba de esto con toda claridad. Pedro, llevándolo aparte, comenzó a reprenderlo.
Pero Jesús, dándose vuelta y mirando a sus discípulos, lo reprendió, diciendo: "¡Retírate, ve detrás de mí, Satanás! Porque tus pensamientos no son los de Dios, sino los de los hombres". Mc. 8,27-33

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.