Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 28 noviembre |
Santa Catalina Labouré
Aleteia logo
Estilo de vida
separateurCreated with Sketch.

Consejos de los santos para ser más paciente con los hijos

fizkes - Shutterstock

Edifa - publicado el 30/04/21

“La paciencia y el tiempo hacen más que la fuerza”, decía La Fontaine. Una sentencia que traduce nuestra dificultad de vivir los acontecimientos sin forzar la salida

«¡Pierdo la paciencia fácilmente! Por la noche todo son carreras, tengo una hora y media para retomar los deberes de los mayores, poner en marcha la cena y bañarlos. Al menor grano de arena, me irrito y chillo», se lamenta Bénédicte, reconstruyendo la tarde-noche tipo de tantas familias.

Tardes y fines de semana que fluyen, parece que el tiempo se nos escapa, y con él la posibilidad de abarcarlo todo. La doble jornada pesa sobre la capacidad de tomar distancia.

Y los padres son conscientes de que no disponen del tiempo necesario para corregir los errores.

¿Una mochila de piscina olvidada? ¿Una lección mal aprendida? ¿Un castigo? Como “buenos” padres, anticipamos, paliamos, sostenemos, hasta llegar a nuestros límites y, demasiado a menudo, perder la paciencia.

Además de los ritmos familiares acelerados, está en juego la concepción que tenemos de nuestro papel de padre, de supervisor sin igual.

«La ecuación consistía en multiplicarse por cinco o por seis. No quedaba sitio para el granito de arena. Resultado, el sistema se bloqueaba y la cólera explotaba», rememora Aude, madre de cuatro chicos.

Esta madre encontró una solución: recortar su propia actividad profesional. «De este modo, las tardes son más tranquilas y obtenemos un verdadero provecho».

Todas las madres de familia no pueden hacer esta elección, pero renunciar a una u otra actividad por uno u otro niño puede dar tiempo al tiempo. Permitir a lo imprevisto invitarse sin que nos paralice una organización demasiado restrictiva.

Mantener la paciencia, también es aceptar sus propios límites personales y los de nuestros niños. «Necesitamos paciencia con todos, pero particularmente con uno mismo» subrayaba San Francisco de Sales.

«La paciencia es la madre de la caridad»

Una cuestión de ritmo, pues, pero también de orgullo. “Cuando mi hija se encalla en un ejercicio de mates, me irrito: ¡tengo la impresión que no comprende nada!, confiesa Bertrand, ingeniero.

En una relación filial equilibrada existe una dimensión de transmisión. Frente a las lentitudes de nuestros niños, puede aparecer un sentimiento de fracaso. Y aquí estamos llamados a entrar en un amor verdadero.

Como nos lo recuerda Santa Catalina de Siena, “la paciencia es la madre de la caridad”. Subraya la pureza de nuestra actitud.

Frente al niño que intenta en vano ponerse un abrigo, al adolescente que encalla ante un problema de matemáticas que nos parece tan sencillo, mantener la paciencia es decir a su hijo: este tiempo, te lo doy, tómalo para ti”. “El amor tiene paciencia”, simplemente.

Anne Gavini

Tags:
educaciónpacienciapadres-hijosvalores
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
Ver más