Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 16 mayo |
San Simón Stock
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Prisas, agobios, tensión? Descubre el poder de la paciencia

Tatyana Soares | Shutterstock

Carlos Padilla Esteban - publicado el 30/04/21

Miro alegre lo que hay, y no pienso en lo que debiera haber, no espero de la vida lo que no puede darme...

La paciencia es un don que Dios tiene y que a mí me falta. Sé que siempre me mira con paciencia y misericordia. ¿Cómo puedo aprender yo a tener paciencia?

Es difícil. Me obsesiono con las cosas que deseo y me dejo llevar por mis fijaciones.

¿Cómo puedo alterar el ritmo al que el tiempo avanza cada día? Tengo prisa por llegar a la meta y alcanzar los sueños.

En esta vida tener demasiada prisa no es bueno porque me tensiona.

Tengo claro que todo llega a su tiempo, cuando tiene que ser. Como la planta que crece al ritmo del agua y del sol.

A su tiempo, sin prisas. Sin que yo pueda acelerar su crecimiento desde dentro hacia fuera, desde el interior a la superficie, desde lo hondo a las alturas. Sin que pueda forzar al capullo para poder ver la flor.

¿Dónde pongo mi confianza?

MODLITWA

Me abismo en mis miedos queriendo que todo suceda como yo espero.

He puesto mi confianza en mis fuerzas, pensando que soy yo el que puede lograrlo todo y alcanzar las metas.

Y me asusta que no se arreglen los problemas y la vida no sea como tengo planeado. Y me altero.

Tengo que respirar con calma mientras me aferro al presente. No quiero angustiarme por aquello que no depende de mí y no controlo.

Me gustaría que fueran las cosas diferentes. Que las aguas tuvieran otro ritmo. Es como cuando el tiempo amenaza lluvia y yo no puedo hacer nada para detener las nubes.

La paciencia es un regalo

HOURGLASS

¿La paciencia es un don que viene del cielo? Eso espero, por eso lo pido.

Pido ser paciente conmigo mismo, con mis ritmos, con mis talentos y defectos. Paciente al ver que mis imperfecciones complican el ritmo de la vida.

Y soy yo un obstáculo que no deja que funcionen las cosas. Paciencia al ver cómo soy yo en mis límites.

No me quiero alterar. Quiero perdonar mi pobreza. Sueño con otros tiempos y con otras metas.

Miro a mi prójimo y veo también sus límites. Veo que no es como yo deseo y me impaciento.

Le pido peras al olmo, como dice el dicho. Espero frutos que la persona no me puede dar.

Y me impaciento cuando no se cumple lo que deseo. Como si yo pudiera cambiar a las personas y acelerar sus ritmos sólo con mi deseo. Eso no sucede.

Quien ama es paciente

PRZEDSZKOLE

Deseo tener la paciencia de Dios. Él espera que la vida cumpla sus ritmos. No se altera, no se enoja con el mundo, ni conmigo.

No vive pidiéndole al hombre lo que no le puede dar. Quisiera poseer la paciencia del que ama. Comenta el padre José Kentenich:

«Los educadores son personas que aman y no pueden dejar de amar, y las personas que padecen este estancamiento de los afectos nos dan la ocasión de obrar como el buen samaritano y verter bálsamo sobre sus llagas. Hace falta, además, mucha paciencia, porque ellas se sienten inhibidas ante todo afecto humano«.

Herbert King Nº 3 El mundo de los vínculos personales

Es la paciencia del padre que cuida a su hijo en la enfermedad. La paciencia del educador que sabe que los procesos interiores son lentos y profundos.

La paciencia de ese Dios de mi vida que me mira como lo hace el buen samaritano. Se detiene, observa y cura mis heridas. Decía el Cura de Ars:

«La paciencia de Dios nos aguarda».

Pienso en la paciencia del buen samaritano que se detiene al borde del camino para atender al más herido, a aquel al que todos desprecian.

Todo llega

ECOLOGIE

Sé que la paciencia es un don que pido todos los días y no me llega. Me impaciento con el amigo importuno que golpea mi puerta una y otra vez.

Me pongo nervioso con el que hace las cosas a otro ritmo. No llega lo que deseo y me canso de esperar en mi impaciencia.

Al final todo llega, a su tiempo, cada día tiene su afán.

El árbol crece a ritmo de años. Y esa planta que parecía muerta después de las heladas cobra vida a ritmo muy lento y pausado.

Me gusta pensar en los planes de Dios que no son los míos, porque no me pertenecen. Son suyos.

Me adapto a su ritmo.

En ocasiones esperar una hora me parece mucho, un día entero demasiado. Un mes es una inmensidad y un año parece eterno.

Pero no hay plazo que no se cumpla, todo llega.

Sin prisas, sin tiempo

Para Dios diez años son un día, una sombra que pasa. En Él no hay tiempo, ni prisas, ni plazos que cumplir.

Y esa forma de medir la vida me gusta más que mi ritmo agitado e inquieto.

Vivo buscando que las cosas se adapten a mí, igual que las personas, en lugar de pensar que soy yo el que tiene que adaptarse a la realidad para no vivir triste y desesperado.

No llevo cuentas del mal que recibo ni de las promesas incumplidas. Me contento con poco, eso que sucede es lo que deseo.

Miro alegre lo que hay, y no pienso en lo que debiera haber. No espero de la vida lo que no puede darme. Ni de las personas lo que no les he pedido.

Aguardo paciente al final del día a que todo suceda según los deseos de Dios, no según los míos.

Y beso agradecido la vida como es sin querer que todo sea diferente.

Amanezco cada mañana soñando con la noche. Y me acuesto cada noche soñando con el día. Así de sencillo, sin prisas, sin agobios, sin muchas pretensiones.

Tags:
confianzaestrespacienciapaz
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Philip Kosloski
5 revelaciones sorprendentes del «tercer secreto» de Fátima
2
ROBERTA MASCENA
Redacción de Aleteia
Se gradúa con el uniforme de limpiadora de su madre
3
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa cuenta que vio un milagro por intercesión de la Virgen de...
4
Gaudium Press
¿Sabías que el anillo de matrimonio puede llegar a tener la fuerz...
5
Esther Núñez Balbín
¿Qué hay detrás del caso de Lina?… Madre a los cinco años
6
Lucía Chamat
Una curiosa foto de «Jesús» que conmueve a Colombia
7
PASSION OF THE CHRIST
Cerith Gardiner
7 pruebas y tribulaciones que Jim Caviezel enfrentó al interpreta...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.