Aleteia

Cómo afrontar el dolor del aborto involuntario

COUPLE,PREGNANT,ULTRASOUND
Shutterstock
Comparte

Ya sea en el útero o en el parto, el dolor de perder un bebé parece insuperable. Las madres de luto sienten que han perdido una parte de sí mismas. ¿Cómo hacer frente a un aborto espontáneo? Estas madres cuentan cómo lograron superarlo.

«El corazón dejó de pulsar, dijo el ginecólogo durante la ecografía. El embrión probablemente esté muerto». Había acudido sola a la cita con el médico, tras dejar a sus dos hijos en la escuela. Virginia está en estado de shock. Está en su tercer mes de embarazo y no se lo puede creer. «Fue un embarazo muy fácil, dice. El mes anterior, había visto al bebé en la ecografía y estaba vivo y bien. De repente todo se vino abajo».

El doctor aconseja un legrado. Cuando despertó después de la operación, comenzaron torrentes de lágrimas: «Lloré durante una semana. Fue interminable. Mi marido estuvo conmigo, me hablaba mucho. Él mismo estaba terriblemente triste. Me llevó meses poder hablar de ello sin llorar: alguien nos había dejado».

Sentimientos de vacío, incomprensión,  reveldía, ira, agresividad hacia su entorno, de rechazo a los demás… Las mujeres que han vivido sufrido un aborto involuntario admiten haber pasado por uno o más de estos sentimientos tras la pérdida de su bebé. Sin mencionar el llanto, la tendencia al insomnio, los problemas de apetito y el cansancio intenso. Gradualmente, la depresión puede aparecer.

Un sufrimiento de profunda intensidad

Sophie ha tenido su quinto aborto espontáneo y todavía no tiene ningún hijo: «Ya no tengo esperanza».

«Mientras exista la posibilidad de un embarazo, nada es imposible», dice la Dra. Florence Allard, ginecóloga.» Se debe hacer un seguimiento serio del caso con pruebas y tratamiento, sin olvidar el apoyo psicológico necesario».

Desde el punto de vista físico, el estado depresivo se explica por el hecho de que el cuerpo ha iniciado un proceso de embarazo que se ha detenido repentinamente. » Aunque el fenómeno sea espontáneo, explica la Dra. Florence Allard, hay una disminución de los niveles hormonales, un proceso metabólico y hormonal que debilita a la mujer».

Clara, que perdió su cuarto hijo a los cuatro meses, recuerda: «Es como un nacimiento pero sin el niño. Por eso es difícil aceptar todo este sufrimiento.»

En cuanto a la moral, está muy baja. Es un proyecto precioso que se derrumba de repente. «Sabemos que es un niño, le tenemos cariño», dice Nathalie, que tuvo un aborto espontáneo durante su sexto embarazo. «Le queríamos. En tres o cuatro meses de embarazo, tuvimos tiempo de pensar en el futuro con un hijo más, y de darle un lugar en la familia».

Además de eso, hay un sentimiento de culpa. «Prácticamente todas las mujeres se sienten culpables», señala la Dra. Florence Allard. Siempre hay algo de lo que culparse: trabajar demasiado, desplazarse mucho en coche o llevar un ritmo de vida demasiado agitado. Valérie, que perdió su tercer bebé cuando estaba embarazada de dos meses, confiesa: «En los momentos más deprimentes, imaginé que el Señor se lo había llevado porque no era una madre suficientemente buena.»

Poner palabras al sufrimiento

» Se necesita tiempo para la reparación psicológica», señala la Dra. Florence Allard. «Muy a menudo, un nuevo embarazo completará el proceso de curación. Pero antes de pensar en un nuevo embarazo, es mejor esperar tres o cuatro meses hasta que te sientas mejor. De lo contrario, se corre el riesgo de no haberse recuperado y de hacer que el futuro niño sea una forma de llenar un vacío. Es demasiado para que lo soporte un chiquillo. No se debe forzar.»

A pesar de todo, las mujeres no pueden dejar de preocuparse a veces por el próximo embarazo, habiendo experimentado en carne propia su impotencia ante la vida y la muerte. ¿Cómo podemos llevar a cabo el duelo de este niño?

«El primer paso es ayudar a las mujeres a reconocer su dolor», dice la Dra. Florence Allard. «Si no admiten su herida, la enterrarán y nunca serán liberadas». Por mucho que la gente de su entorno siga diciendo que no es grave, «no podemos borrar este suceso», dice Marie, que perdió a su sexto hijo unos días antes de la fecha prevista para el parto.

«Si nuestra cabeza dice que no es grave, nuestro corazón y nuestro cuerpo gritarán lo contrario». Para ello, debemos ser capaces de hablar y ser escuchadas. Todas las mujeres afirman la importancia de haber sido capaces de expresar su tristeza a alguien que no huyera de la realidad. «No se debe mantener ese dolor como un absceso que no se ha vaciado», dice Virginie.

La mayoría de las veces, el marido está en la mejor posición para desempeñar este papel de acompañamiento. El marido de Caroline se tomó dos días libres para estar con ella: «Comprendió que era importante para mí, y él mismo lo experimentó como un sufrimiento.»

Ciertos ritos también pueden ayudar a calmarse. Es posible dar un nombre al niño perdido. Esto permite personalizarlo y situarlo en relación con el siguiente, que no debe sustituirlo. Los ritos tradicionales, el hecho de poder organizar una oración también facilitan el trabajo de duelo.

Confiar en la fe para avanzar

La ayuda espiritual es inmensa en estos casos. Virginia, que estaba preocupada por su bebé, fue aliviada por las palabras de un sacerdote: «Este es el más exitoso de sus hijos. Ahora cuida de tu familia, puedes rezarle como protector de sus hermanos y hermanas. Y será el primero en darte la bienvenida al Paraíso».

Algunas hermanas carmelitas enviaron a Valérie una foto de Nuestra Señora llevando a un pequeño al cielo con su velo: «Cuando la recibí, realmente tuve la impresión de que la Santísima Virgen estaba allí. Me aseguraron que ella estaba protegiendo a mi bebé y que estaba bien». Muchas familias también rezan al pequeño que ha muerto. «Lo hemos integrado en la oración familiar con los niños», nos confiesa Valérie.

Para no cargar con esta muerte, es importante entregar a este niño a Dios: «Cuando nuestra niña murió», recuerda María, «entendimos que debíamos ofrecerla a Dios, de lo contrario nos quedaríamos estancados en la revuelta. La nombramos, hicimos un acto de fe y le pedimos a Nuestra Señora que nos ayudara a aceptar. Aceptar esta muerte es decirle un sí a la vida, y volver a la carretera. Es la gracia del abandono.«

Poco a poco, algunas mujeres están descubriendo el significado de esta prueba, o al menos sus frutos. «Este luto me ha abierto el corazón, me siento más cerca de los que sufren, ya no les hablaré de la misma manera», señala Valérie. También es la observación de María: «He comprendido que la vida era frágil, que era un regalo que no debe desperdiciarse. Esta muerte abrió mi corazón a lo esencial».

Algunos se dan cuenta de que pueden ofrecer esta prueba a otros y que de esta manera su sufrimiento será fructífero. Nathalie perdió su bebé en el día de la fiesta de Nuestra Señora de Lourdes, ella sintió que tenía que ofrecer su dolor por los enfermos. Y María, se lo ofreció por una pareja que sufre esterilidad.  

Florence Brière-Loth

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.