Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 17 abril |
San Roberto de Molesmes
home iconEspiritualidad
line break icon

Esa palabra sencilla con la que comenzar todas nuestras oraciones

PRAY

Tymonko Galyna | Shutterstock

Edifa - publicado el 27/12/19

Cuando oramos, a veces tenemos un sentimiento de vacío, mezclado con insatisfacción y cansancio. ¿Y si el error fuera ya al principio de la oración?

Cuando estábamos de vacaciones con los abuelos, mi abuela comenzaba la oración de la tarde con esta solemne fórmula: «¡Pongámonos en presencia de Dios y adorémosle!». Cuando pienso en esta fórmula, la veo como muy obsoleta, pero cierta.

Con frecuencia empezamos la oración sin ponernos en contacto con Dios.

Textos para leer, pensamientos para expresar, fórmulas para recitar, varias meditaciones, todo esto se sigue, pero no se sabe con certeza si está dirigido a alguien.

Sería mil veces mejor hacer lo contrario: no tener nada en la cabeza, sino todo en el corazón.

La primera palabra, la más importante

«Un día, Jesús estaba orando en cierto lugar, y cuando terminó, uno de sus discípulos le dijo: «Señor, enséñanos a orar, así como Juan enseñó a sus discípulos».

El les dijo entonces: «Cuando oren, digan: Padre, santificado sea tu Nombre, que venga a nosotros tu Reino»» (Lc 11, 1-2).

La primera palabra es la más importante: no empiezo por decir algo, empiezo por nombrar a alguien.

El Beato Padre Marie-Eugène de l’Enfant-Jésus contó esta historia de una humilde carmelita: disculpándose por ser tan ignorante, tanto en la oración como en el resto, le dijo: «¡Padre, no sé rezarte bien! Cuando empiezo a decir’ ‘Padre Nuestro», me resulta tan hermoso que no puedo seguir».

¡Qué razón tiene! Desde los comienzos del novato hasta las experiencias místicas más elevadas, el orante será siempre el siervo que eleva los ojos a su Señor, el hijo que vuelve su corazón hacia el Padre, el discípulo que está a los pies del Maestro.

Un simple «Buenos días» para comenzar la oración

Jesús mismo, según el testimonio de los evangelistas, comienza siempre su oración con la invocación del Nombre «Padre«:

«Te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra» (Mt 11,25)

«Padre, ha llegado la hora: glorifica a tu Hijo» (Jn 17,1);

«Padre, perdónalos» (Lc 23,34);

«Padre, si quieres, aleja de mí este cáliz» (Lc 22,42).

Del mismo modo, cuando el ángel Gabriel, en nombre de Dios, se dirige a la Virgen María, no empieza por revelarle el misterio ni por pedirle una respuesta. Sus primeras palabras son un saludo: «¡Alégrate!, llena de gracia, el Señor está contigo» (Lc 1,28).

No podemos orar sin ponernos primero en oración, es decir, en presencia.

Un viejo sacerdote nos lo repetía una y otra vez: «estemos presentes ante la Presencia».

Comenzar las oraciones personales y las celebraciones litúrgicas con el signo de la cruz y un «Buenos días» al Señor no es un rito arcaico ni una decisión insignificante.

No hay oración sino en la presencia de Dios. Dios está ahí. Antes de que me dirija a él, ya está dirigido a mí.

Padre Alain Bandelier

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
2
Miriam Díez Bosch
¿Un santo en el Titanic?
3
RIVELAZIONE
Maria Paola Daud
La Virgen que se apareció en Roma, revelándose a un adventista
4
MARIA DEL VALLE
Esteban Pittaro
Conmoción en Argentina por una joven que falleció tras un aborto ...
5
PADRE CEPEDA
Cecilia Zinicola
El beso de Jesús, la historia de un párroco bendecido con un pequ...
6
SANDOKAN
Inma Álvarez
La verdadera historia de Sandokán: era español y obispo
7
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
Ver más