Aleteia

Una LLAMADA sorprendente que cambió muchas vidas.

Comparte
Hace algunos meses recibí una llamada telefónica inesperada.

“¿Usted es Claudio de Castro? Me llamo Rosario Araúz. Lo hablo porque debe publicar un nuevo libro y se llamará EL SAGRARIO”.

“Tengo otros similares”, le repliqué amablemente.

No logré cambiar su opinión.

“Éste será diferente”.

“¿Y por qué lo quiere?”, pregunté, sin poder ocultar mi curiosidad.

“Suelo ir a una capilla cercana a mi casa y a menudo encuentro solo a Jesús. Las personas no van a verle porque no saben quién los espera allí. Con su libro usted les dirá que Jesús Sacramentado se encuentra en el Sagrario”.

No me pude negar a la petición de una dama tan gentil. Asentí y le hice tres promesas que al tiempo pude cumplir:

“Escribiré su libro, lo voy a publicar y viajaré al interior del país para conocerla”.

Una mañana de junio me encontraba frente a la puerta de su casa, tocando el timbre. Estaba en Penonomé, a 149 kilómetros de la ciudad de Panamá. Me abrió la puerta una dulce abuelita y me invitó a pasar. Me mostró las fotos familiares y me indicó:

“Siéntese que le voy a contar una historia…”

Nunca imaginé lo que estaba por escuchar.

“Siempre visitó a Jesús en un pequeño oratorio. Se encuentra solo y me duele verlo así.  Una mañana fui con mi hija y escuché claramente estas palabras salidas del sagrario:

“Rosario, quiero que te encargues de ayudar a las detenidas en la cárcel de mujeres. Las pobres. Les falta de todo. Ve. Yo te envío”.  

Apenas podía creer esto. ¿Era una ilusión?

Le conté a mi hija,  y me regañó:
“Deje de imaginar tonterías madre.”

Era algo de no creer y no la culpo.

Regresamos a la casa y cuando nos estacionamos mi otra hija, sale al estacionamiento y empieza a decirnos muy molesta:

“¿Cómo es posible? ¿Qué clase de católicos somos? Las pobres detenidas, nadie las visita en la cárcel, les falta de todo. DEBEMOS AYUDARLAS. Es nuestra obligación”.

Mi otra hija, la que estuvo conmigo en el sagrario se sonrió, agitó la cabeza como diciendo: «esto es increíble» y comentó:

“Ay mamá, ¿quién comprende las cosas de Dios? Perdóneme. Ahora le creo”.

Llamó a un alto funcionario del gobierno y éste le respondió:
“Nos parece estupendo. Dígale a su madre que lo que ella desee la apoyamos”.

“¿Y qué ocurrió?”, le pregunte intrigado.

Han pasado 10 años de ese día. Armamos un grupo de voluntarias y tres veces a la semana estuvimos visitando a las detenidas, cambiando sus colchones, haciéndoles  la vida más digna, enseñándoles un oficio. Yo ya estoy vieja y no puedo ir. Me canso. Pero el grupo continúa. ¿Ahora comprende?”

“Ahora comprendo”, le respondí. “Qué maravillosa historia”.

Le entregué algunos ejemplares del libro y me marché profundamente impresionado.

Mi libro el sagrario, el que casi no escribo es ahora el que más me piden. Se ha traducido en dos idiomas: inglés y portugués.

He visto cómo una pequeña visita al sagrario ha cambiado vidas.

Hace poco me encontré una joven saliendo de una capilla. Se me acercó amable y me dijo:
“Vengo de ver a Jesús… Gracias a su libro EL SAGRARIO.

“No… Yo sólo escribo. Dale las gracias al buen Jesús”, le respondí. “Fue Él quien te llamó”.

¡Qué bueno eres Jesús!

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.