Aleteia

ESTRATEGIAS para vivir en libertad.

Comparte
¿No comprendes por qué te ocurre esto?  Yo tengo 58 años, he publicado más de 80 libros católicos de espiritualidad y auto ayuda; y aun no entiendo muchas cosas que me pasan.

Suelo decir que cada día comprendo menos. Sólo tengo algo por cierto: PARA VIVIR EN LIBERTAD, debo confiar.

Dios no me pide comprender, me pide confiar, en su amor y su misericordia.

Le pido dos gracias: Ir algún día al Paraíso y comprender. Tengo tantas preguntas.

Mientras, he desarrollado algunas estrategias para sobrevivir y superar las dificultades de la vida. Creo que todos en alguna medida tenemos problemas. Nadie está exento.

El maestro, del que podemos aprender,  es JOB. Cuando te halles en medio de la adversidad y la incomprensión Lee a Job. Nunca dudó de Dios, a pesar de las presiones de sus amigos y las dificultades que enfrentó, cada una peor que la anterior. Confió y se abandonó en las manos de Dios. Al terminar las pruebas Dios premió su fe y su confianza. Igual hará contigo.

Lo estoy viviendo en este momento.  Resistí días muy difíciles. Mi mayor tentación era desconfiar de Dios.

Escuchaba una voz oscura: “Dios te ha abandonado. No te va a ayudar”.

Y yo respondía:

“Decido voluntariamente, con mi libre albedrío… que CONFIARÉ SIEMPRE EN DIOS”.

Las cosas empeoraron. Me sumergí  en la oración y la confianza. Y salí adelante. ¿Cómo lo logré?

Hace mucho aprendí a tener estrategias. Te ayudan a organizarte y salir adelante en los negocios y la vida. Son muy útiles espiritualmente.

Tengo una espiritual que me ha servido mucho. Es una combinación muy efectiva. La he probado cientos de veces: Oración y confianza.

Te ayuda a pensar mejor y encontrar las soluciones.  Y cuando enfrento un problema muy serio y no sé cómo salir adelante, visito a Jesús en el sagrario. He aprendido que Él siempre tiene las respuestas.

«Yo no sé qué hacer, ni cómo solucionar este problema. Pero Tú sí sabes qué hacer. Por eso lo dejo en tus manos».

Y me voy tranquilo, con la libertad de los hijos de Dios, con la certeza que todo se arreglará. Y así ocurre.

¿Me pides un consejo?

Resiste.  Ten paciencia…

Ora y confía en Dios.

He conocido el PODER DE LA ORACIÓN.

Dios sabe lo que hace y es para tu bienestar.

¡Ánimo! No te preocupes.

Todo saldrá bien.

 

…………………………………………………………….

¿Te gustó el artículo? Te invitamos a conocer los libros de Claudio de Castro.

HAZ «CLIC» AQUÍ.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.