Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 21 abril |
San Anselmo de Canterbury

¿Te ilusiona tanto como a mí, volver a comulgar? (un hermoso testimonio)

Sebastian Duda | Shuttertstock

Claudio de Castro - publicado el 26/05/20

Mi Primera Comunión la hice el 8 de diciembre de 1965, en la Iglesia san José de Colón, mi provincia natal, en Panamá. Aquella mañana luminosa nos arrodillamos un grupo de niños emocionados, frente al altar, con las manos juntas en devota oración, esperando al sacerdote que iba a darnos la santa comunión.

Regresé a mi puesto con la certeza de llevar conmigo al Hijo de Dios, a mi mejor amigo de la infancia. “No me abandones nunca Jesús”, le decía en mi inocencia y el gran amor que le tenía. Esa unión intima con Dios, marcó mi vida.

Por años recibí la sagrada comunión de rodillas en profunda reverencia y en la boca hasta que al crecer cambiaron algunas  normas.

Los católicos hemos pasado algunos meses sin poder comulgar, por esta Cuarentena obligatoria. Nos hemos mantenido con la comunión espiritual que te da gracias, pero nunca será igual. Tenemos hambre de Dios. No sé si te ocurre como a mí, pero me da tanta ilusión comulgar de nuevo, que siento como si fuese a hacer mi Primera Comunión.

Cuánta emoción tener pronto, nuevamente, la cercanía de Dios, dejarlo habitar en mí, ser templo de Dios. Creo que hemos aprendido a valorar más la misa, el don gratuito que se nos da, ese regalo del cielo, inmerecido.

«¿O no sabéis que vuestro cuerpo es santuario del Espíritu Santo, que está en vosotros y habéis recibido de Dios, y que no os pertenecéis?» (1 Cor 6, 19)

Le pediré a Jesús la gracia de recibirlo con dignidad y amor, que me permita salir de aquella iglesia siendo un sagrario vivo, para llevarlo a los demás con mis palabras, actos y pensamientos.

Cuando comulgo me gusta recordar esta anécdota de san Luis Rey de Francia, hombre de oración quien nunca olvidó a los pobres. Se cuenta que su madre solía decirle de niño: «Te amo muchísimo, pero preferiría verte mil veces muerto, antes que saber que has cometido pecado mortal».

En cierta ocasión asistió san Luis a Misa. Al salir, fue detrás de un campesino, un hombre muy pobre y humilde y se arrodilló delante de él. El campesino asustado preguntó a su rey por qué hacía aquello y por respuesta recibió: “Es que usted acaba de comulgar y lleva a mi Señor”.

Seamos sagrarios vivos, agradables a Dios. Que nos reconozcan por el amor. Y llevemos la Buena Nueva del Evangelio con entusiasmo y alegría.

“Viva Jesús Sacramentado”. “Viva la Iglesia Católica”.

Te pido un favor?

Si puedes visita a jesús en el Sagrario y dile que le quieres.

¡Cuánto habrá esperado tu visita!

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
DIOS ASI LO QUISO
Adriana Bello
Juan Luis Guerra y Ricardo Montaner le cantan al amor eterno
2
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
3
Salvador Aragonés
La gran preocupación del Papa (y de la que no hablan los medios)
4
ROBERTA MASCENA
Redacción de Aleteia
Se gradúa con el uniforme de limpiadora de su madre
5
Amii Stewart
Silvia Lucchetti
Amii Stewart: Un día la estatua de la Virgen me habló
6
Juan Daniel Escobar Soriano
¿Por qué un católico no puede pertenecer a la masonería?
7
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
Ver más