Aleteia

Un mensaje importante… Sólo para ti

Comparte
¿Mi trabajo?  El que siempre soñé.

Escribo para Jesús, mi mejor amigo.

Es algo que disfruto mucho. Paso momentos memorables. Llevo mi computador personal y me siento a escribir en los lugares que nunca sospecharías.

Hoy he venido al patio interior de mi casa.  Estaré aquí una hora y luego saldré para visitar a Jesús en el sagrario.  Cada mañana lo visito y procuro estar con Él al menos una hora. Tenemos tanto que hablar.  Ayer pensé en las almas del purgatorio y recé un rosario por ellas. 

Reflexiono en mi vida y lo que hago con ella, en mi familia, mi esposa Vida, mis hermanos, mi mamá. 

También pienso en ti, que lees estas palabras.  Quisiera que ellas te abrazaran, te brindaran consuelo y fueran para ti un motivo de esperanza.

Suelo pedirle a Dios:

“Bendice a los que leen estas reflexiones.  Ayúdalos en sus necesidades. Que puedan experimentar tu presencia amorosa”.

Me he acostumbrado a rezar por ti.  Sé que lo necesitas, como yo de tus oraciones. Y sólo quisiera decirte: “Ánimo. Todo saldrá bien”.

Me he detenido para escribirte esto:

Dios te da señales, debes estar atenta y comprenderlas.

Todos somos amados por Dios, pero no todos se dan cuenta.

El saberte amada es una gracia que Él te da, porque le has abierto tu corazón.

DIOS tiene grandes planes para ti.

Los irás descubriendo en la medida que te abandones en su amor.

Debes perdonar a todos, amarlos a todos, tener misericordia.

¿Las pruebas? Vendrán, lo sé bien. Pero saldrás adelante.  Yo siempre las estoy enfrentando.

Mi vida es una prueba constante. Me abandono en sus manos amorosas y lo dejo que me lleve a donde quiera.

Dios espera mucho de ti. ¡Ánimo!

Que el buen Dios te siga llenando con su amor, fortaleciéndote en la pruebas y que cada día te guíe por sus senderos.

 Sé siempre la alegría de Dios.

Tengo un librito de oraciones en el que la Madre Teresa de Calcuta le escribió a mi papá unas palabras animándolo en su búsqueda de Dios. Leyéndolas parecen un programa de vida. Creo que también las escribió para ti. Y hoy es un buen día para compartirlas:

“Sé santo, porque Jesús que te ama, es santo”.

……………………………

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.