Aleteia

Si escribes un libro sobre el diablo, no esperes flores sino piedras

Comparte
Soy un escritor católico. Es mi oficio. Hace muchos años abandoné todo lo que hacía, un trabajo seguro, para dedicarme a escribir y compartir mis experiencias con Jesús y las de muchos que me las comparten.

Escuchaba constantemente esa voz amable de Jesús que me decía: “Escribe. Deben saber que los amo”. Y seguía escribiendo sobre su amor y Misericordia.  Desde entonces no he parado.

Cuando me desanimo y me cuestiono sobre este oficio, curiosamente me encuentro con alguna persona a la que uno de mis libros ayudó en un momento difícil. Es como un ángel que el buen Dios envía en ese momento para darme un empujoncito y motivarme a continuar. “No deje de escribir” me dicen. Suelo enviarlas al sagrario para que agradezcan a Jesús, porque es Él quien da las gracias y soluciona sus problemas-

Un tema estaba lejos de mi mente: “el demonio” quién es y cómo defendernos de él. Siempre me he mantenido a distancia y lo veo desde lejos. He reconocido su mirada maligna, la he visto. Y guardo una prudente separación. Es el maestro del engaño. Nos estudia y conoce nuestras debilidades. Sabe dónde ponernos la trampa sutil disimulada, para que vayamos hacia ella como ingenuos, sin percibir el peligro ni pensar en las consecuencias. Pero llegó el día en que sentí que era necesario exponerlo, mostrarlo, que todos lo vean y así puedan alejarse de él. Y me senté por semanas a escribir, orar, reflexionar y escuchar testimonios fuertes de sacerdotes y laicos.

Las citas bíblicas eran abundantes. Mostraban a un espíritu que pone trampas como un cazador, pero esta vez somos nosotros las víctimas. Nos atrae con engaños, pero no es infalible.

«Sométanse, pues, a Dios; resistan al diablo y huirá de ustedes…» (Santiago 4, 7)

Me habían advertido que, si escribía este libro sobre el demonio, tendría consecuencias en mi vida.  «Si escribes un libro sobre el demonio, no esperes flores, sino piedras».  Y han estado ocurriendo una serie de «casualidades» en torno a este libro que me han hecho reflexionar si hice lo correcto.   El maligno no se iba a quedar tranquilo viendo cómo se le exponía en una publicación.

Tanta maldad es de no creerse.  pero existe y está en medio de nosotros, buscando a quien aferrarse y destruir.  Y no podemos dejar que eso ocurra. Debemos defendernos.

En el arzobispado me dieron el visto bueno para publicar el libro. Ya está disponible.

Ojalá tengas la oportunidad de leerlo, comentarlo y compartirlo. Lo escribí en un lenguaje sencillo, al alcance de todos. Esa es la idea, que llegue a muchos y les abra los ojos. Gracias por tu apoyo y ayudarme en este apostolado de la palabra escrita.

¡Dios te bendiga!

………….

¿Te gustaría leer «EL MUNDO INVISIBLE?»  

Un libro católico, precedido de la polémica. El libro del que todos hablan.

«Atrapa al lector desde la primera página».

«Tras la lectura de este libro fascinante, es inevitable la sensación que no estamos solos y que debemos volver la mirada a Dios».  

Ya está disponible. ¿Cómo adquirirlo? Es muy sencillo. Te paso los enlaces. Haz «CLIC» en el de tu país.

 

Si vives en los ESTADOS UNIDOS o en países de Latinoamérica…  HAZ «CLIC» AQUÍ.

Si vives en México… HAZ «CLIC» AQUÍ

Si vives en España  HAZ «CLIC» AQUÍ.

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.