Aleteia

Qué sabrosa es la vida, en la presencia de Dios (Un testimonio inspirador)

Marija Savic/Stocksy United
Comparte
Hace muchos años decidí qué dedicaría mi vida a Dios. Me sentía como un explorador a punto escalar una gran montaña. Experimentaba una gran emoción. Estaba por emprender la gran aventura de mi vida.

Como cualquier escalador necesitaba tres cosas fundamentales:

1. Una buena preparación, es decir «conocimiento» de mi fe y empecé a leer el Catecismo de la Iglesia Católica y la santa Biblia.
2. El equipo apropiado para escalar, que en mi caso era la gracia de Dios y para ello, una buena confesión sacramental me ayudó muchísimo.
3. Buen ánimo y fortaleza para empezar, y esto lo conseguí por medio de la oración y los sacramentos de nuestra iglesia.

Dedicaría lo que me restaba de vida a buscar, conocer y amar a Dios. A escalar su empinada montaña.  Pero, ¿dónde estaba? ¿Dónde tenía que ir a buscarlo?

Conocerlo fue más sencillo de lo que esperaba. Me bastó abrir la santa Biblia, donde me esperaban sus palabras, sabiduría y misericordia. Así empecé a conocer al Padre Eterno, y descubrí su gran misericordia y su amor que se revelaba al hombre.

Fueron los mejores años de mi vida. Cada día era un milagro. Y los disfrutaba en grande. Me sentía como un hijo consentido, al que su padre abrazaba y lo llena con su amor.

Tuve cientos de experiencias maravillosas y me di cuenta que primero vivimos de la gracia y después vivimos de la fe.

También comprendí que Dios primero elige a la persona, y después le da las gracias qué va a necesitar para poder perseverar y llevar a cabo su misión.

Lo que pide de ti es el primer paso, el más difícil, aquél que te lleva a las salientes pedregosas de su montaña, aquél: «Señor, aquí estoy, dispuesto a todo por ti».

Me di cuenta que a pesar de buscarlo, Dios no me quitaría mis problemas, pero si me daría la gracia para encontrarles solución y no zozobrar en medio de ellos. Incluso me he dado cuenta que algunos problemas que enfrento ahora son más serios y perturbadores que los que enfrentaba antes, pero ya no me rindo ante ellos. Les buscó una solución, rezo y confío en Dios, mi padre.

Mi vida no es más sencilla pero soy más feliz.

Sé que Dios nunca nos abandona y esto me da la confianza que necesito para seguir adelante y perseverar.

¡Ánimo! No estamos solos. Dios va con nosotros.

 

Te invitamos a leer otro maravilloso testimonio: Haz #CLIC# aquí: «¿SIENTES QUE YA NO PUEDES MÁS?

………

 

¿Conoces los maravillosos  libros  de nuestro autor Claudio de Castro? Queremos  recomendarte que los leas. Son un abrazo para el alma, consuelo en los días difíciles, una bocanada de aire fresco. Haz «CLIC» aquí y podrás darles una mirada.

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.