Aleteia

No te rindas, por lo que más quieras, conquista tus sueños (Un testimonio motivador)

Shutterstock
Comparte
Haz un acto grande de fe y perseverancia. Decídete a arrebatarle el “IM” al “IM-POSIBLE” que tantos te dicen cada día. Déjalo sencillamente en “POSIBLE”.

No escuches a los que te dicen que no puedes. Ponen un ancla en el bote de tu vida, nadie sabe con qué fin y detienen su camino.

La vida es muy corta debes vivirla a plenitud. He descubierto a través de los años que, a pesar de todo, sus adversidades, dificultades, problemas, injusticias, y tantas otras cosas, la vida es en sí misma maravillosa. Es un regalo del cielo. Un don que Dios te da.

¿Tienes un sueño? Ve en pos de él. Hazlo «posible». Tú puedes.

No estamos en este mundo para rendirnos.

Se cuenta que Winston Churchill repitió tres veces el octavo grado porque le costaba memorizar. Pero seguía adelante, no se rendía. Se repetía: “Nunca te rindas”. Estas palabras se hicieron famosas en un discurso que dio en la Universidad de Oxford ante un nutrido grupo de estudiantes graduandos. El discurso fue breve pero elocuente: “NUNCA SE RINDAN”.

Se dice que cuando los alemanes bombardeaban Inglaterra volvió a repetirles aquellas palabras a sus compatriotas, esta vez repitiéndolas tres veces. Suficiente para que calaran hondo el alma de los ingleses ante la devastación que sufrían de parte los nazis. “Nunca, nunca, nunca se rindan”.

Toma pues el Im-posible que han sembrado en ti y quítale el destructor “IM” que te paraliza. Haz que quede en ese maravilloso: “POSIBLE”.

Todo es posible con persistencia y voluntad, cuando vas de la mano de Dios y caminas en su paternal presencia.

Cuando quise ser escritor y dedicar mi vida a escribir me lo dijeron muchas veces: “imposible. Te vas a morir de hambre. No seas tonto. Sé realista”. Y yo pensé: “No me voy a rendir”. Remé contra corriente. Leí mucho, estudié, escribí cada día durante años. A pesar que en esos días no vendía un solo libro, y en ocasiones desesperaba, no estaba dispuesto a rendirme.

Durante 7 años envié mis libros a diferentes editoriales y cada sábado recibía en el correo de 10 a 15 sobres de manila con una respuesta invariable: “No nos interesan sus libros. No los envíe más”.

Recuerdo que me sentía devastado y una tarde sentado en el auto sin saber qué hacer tomé esta resolución:

“No me voy a rendir. Seguiré enviando mis libros hasta que alguna editorial me los publique”.

Hoy tengo más de 100 libros publicados en 4 idiomas, recorren el mundo, son leídos en muchos países y siento que apenas estoy empezando, que tengo mucho por aprender y aportar. Esto es solo el inicio. Hay un mundo extraordinario esperando.

Mi experiencia es sencilla y la comparto contigo en este momento: “NO TE RINDAS”.

¡Dios te bendiga!

……………

 

¿CONOCES LOS LIBROS DE NUESTRO AUTOR CLAUDIO DE CASTRO? Llenan tu alma de esperanza.  Te ayudan a continuar en la vida y conquistar sueños y esperanzas. Te muestran el amor de Jesús. Es muy fácil adquirirlos.

SI VIVES en ESTADOS UNIDOS HAZ “CLIC” AQUÍ

SI VIVES en LATINOAMÉRICA HAZ “CLIC” AQUÍ

SI VIVES en MÉXICO HAZ “CLIC” AQUÍ

SI VIVES en ESPAÑA HAZ “CLIC” AQUÍ

 

 

 

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.