Aleteia

La religiosa que vio el futuro (Un fuerte testimonio)

Comparte
Existen personas en el mundo que hacen de lo ordinario algo extraordinario. Ese fue el caso de una religiosa salesiana nicaragüense que vivió en Costa Rica y desarrolló una obra social impresionante, de la mano de María Auxiliadora.

Creo que en alguna ocasión te lo he contado, mi mamá, María Felicia Soto es tica y por cosas del destino, le tocó conocerla y una de las grandes amigas de la Beata sor María Romero Meneses.

Crecí escuchando historias de sor María, los milagros que le hacía Jesús por intercesión de la Virgen María y cómo incentivaba a las personas que la visitaban a ponerse en paz con Dios y custodiar la gracia santificante como un tesoro.

En sor María Romero se cumplieron estas palabras de san Luis de Monfort: “A quien Dios quiere hacer muy santo, lo hace muy devoto de la Virgen María”.

Fue una enamorada de Jesús Sacramentado y gran devota de María Auxiliadora de quien recibió grandes e innumerables milagros. Yo mismo fui testigo de uno de ellos y de una profecía que se cumplió al pie de la letra y que tenía que ver con mi papá.

Solía llevar al sagrario flores frescas recién cortadas de su jardín y las ponía cerca para que a Jesús le llegase el dulce aroma de las rosas.

Sor María invitaba a ponernos bajo la protección de María Auxiliadora. le enseñó a mi mamá una hermosa oración que luego ella nos transmitió. Es una oración para pedir la protección de la Virgen en los difíciles momentos de la vida y en las grandes tentaciones del demonio.

Pon tu mano Madre mía,
ponla antes que la mía…
Virgen María Auxiliadora,
triunfe tu poder y misericordia,
apártame del maligno y de todo mal
y escóndeme bajo tu manto
.

Sor María tenía grandes dones. Daba consejos muy certeros. Cuentan que podía predecir el futuro. Leí (ignoro si es verdad) que una vez envió mensajes a conocidos en Nicaragua pidiéndoles que publicaran en un diario para alertar a las personas, que “un terrible flagelo” estaba por llegar.

Para evitarlo les hacía saber la necesidad de conversión, arrepentimiento de los pecados, volver la mirada a Dios, acudir a María Auxiliadora, que tuvieran mucha caridad, que cesaran los crímenes y que las mujeres vistieran con decoro.

Seguro recordaba estas bellas palabras de Don Bosco: “Amad, honrad, servid a María. Procurad hacerla conocer, amar y honrar por los demás. No sólo no perecerá un hijo que haya honrado a esta madre, sino que podrá aspirar también a una gran corona en el cielo”.

Parece que sor María no fue escuchada. El mensaje nunca llegó. El 23 de diciembre de 1972 hubo un terremoto de 6.2 grados en la escala de Richter que dejó en ruinas a Managua. Hubo 20,000 muertos y 280,000 damnificados. Fue una tragedia humana.

Hoy que el Coronavirus azota el mundo tal vez nos hace falta un poco de eso que sor María Romero a todos les recomendaba y es lo que se nos pide en cada Cuaresma: oración devota, conversión, vivir en santidad, que acudamos a María Auxiliadora y le pidamos su protección maternal, como don Bosco, que solía afirmar:

“Acudid a María Auxiliadora y veréis lo que nos los Milagros”.

¡Dios te bendiga!

 

…………

Queremos recomendarte la lectura de un libro bellísimo que ha tocado muchos corazones. “CON EL AUXILIO DE LA VIRGEN MARÍA” de nuestro autor Claudio de Castro. ¿Te gustaría adquirirlo? Es muy fácil.

Si vives en un país de América Latina haz “CLIC” aquí.

Si vives en los Estados Unidos haz “CLIVC” aquí.

Si viven es México haz “CLIC” aquí.

Si vives en España, haz “CLIC” aquí.

Si vives en Canadá haz “CLIC” aquí”.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.