Aleteia

Jesús desde el Sagrario siempre me levanta del suelo (Un bellísimo testimonio)

Comparte
¿Te he contado de la dulce ancianita que a veces me telefonea? En la vida aprendemos de los que menos esperamos y yo he aprendido de ella lo que es la paciencia, la resignación, el ofrecimiento y la bondad.

Suelo recibir correos de mis lectores. En ocasiones me cuentan sobre sus vidas y los problemas que confrontan. A todos les sugiero que hablen con un sacerdote, hagan una buena confesión sacramental, que mucho ayuda y luego que visiten a Jesús en el sagrario.

Jesús es el amigo bueno, que nunca nos deja solos. Vive pendiente de nuestras necesidades y anhela llenarnos de gracias y brindarnos la fortaleza que necesitamos para enfrentar los problemas cotidianos.

Jesús mismo nos dejó dicho: «Y he aquí que yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo” (Mateo 28, 20) Y lo ha cumplido. Ésta con nosotros, acompañándonos cada día.

Aquella anciana me llamó para contarme sus desdichas y como a todos la escuché y al final la envié con Jesús en el sagrario. No te imaginas cómo ha cambiado su vida desde entonces. Han regresado a ella la serenidad y la alegría.

Todo lo que sufre, lo ofrece a Dios. Hay tanto por qué ofrecer nuestros sufrimientos para darles sentido. Las almas del purgatorio, los niños enfermos, las familias, los sacerdotes, La conversión de los grandes pecadores, el Papa.

Hoy me volvió a llamar. Siempre me deja una gran enseñanza. Me dijo:

Voy todos los domingos a misa y después de misa voy a sagrario a darle los buenos días a Jesús y a saludarlo de su parte señor Claudio.

Es triste ver que el amor para uno ya no existe. Me han echado a un lado en la familia, y ya no me necesitan, vivo muchas humillaciones. Pero todos los días hago el rosario a la Virgen y esto me llena de consuelo. Nuestra Madre Santísima no me abandona.

Tengo muchas tristezas y cosas de vieja. Pero tengo el amor de Jesús en el sagrario que me llena el alma y me consuela. Y eso me sostiene. No necesito más.

Yo sufro incomprensiones, ofensas, abandonos. Mi familia no me quiere Soy un estorbo. Pero cuando voy al sagrario, después de misa me pongo a pensar cómo se sentirá Jesús que pocos lo visitan, que pocos le agradecen después de misa y salen apurados de la Iglesia. Él lo da todo y nosotros le damos poco.

Regreso a mi casa muy contenta y muy tranquila cuando lo visito en el sagrario. Él me levanta del suelo. Y me anima a continuar.

Yo le digo: “ayúdame, sin ti no puedo vivir, sin ti no soy nada, no puedo nada”. Y Él siempre me escucha, me anima y me alienta. Ojalá todos pudieran experimentar su amor, pues lo da a manos llenas”.

Cuánto amor en esta anciana que deja sus problemas a un lado para consolar a Jesús, el Amor de los amores.

Y tú amable lector, por favor, no lo dejes solo.  Anda a ver a Jesús al sagrario. ¿Puedo pedirte un favor? Ya sabes que me encanta sorprenderlo. Cuando vayas dile: “Claudio te manda saludos”.

¡Dios te bendiga!

 

……..

¿Conoces el maravilloso Libro: “DEBEN SABER QUE LO AMO (Encontrarnos con Jesús Sacramentado)»?

Nuestro autor, Claudio de Castro, escribió este hermoso LIBRO para que puedas conocer y amar más a Jesús Sacramentado. Está lleno de testimonios, anécdotas y reflexiones.

Te lleva a EXPERIMENTAR LA DULCE PRESENCIA de Jesús en tu vida,  y a conocer más al «AMOR de los amores» que nos espera en el Sagrario.

Cambiará tu vida.  

¿Te gustaria leerlo? Te mostramos cómo adquirirlo. Es muy sencillo. 

Si vives en

Algún país de América Latina, HAZ “CLIC” AQUÍ

Si vives en los ESTADOS UNIDOS, HAZ “CLIC” AQUÍ

Si vives en MÉXICO, HAZ “CLIC” AQUÍ

Si vives en España, HAZ “CLIC” AQUÍ

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.