Aleteia

Encontré un viejo diario bajo unos libros y mira la sorpresa que me llevé.

© Paloma Baytelman / Flickr / CC
Comparte
Antes que existieran las computadoras portátiles y los celulares existían los diarios. Para un escritor como yo era una herramienta genial. Cada año iniciaba uno nuevo.  Cuando me sentía de ánimo para escribir sencillamente acudía a mi diario. Es algo que ahora no se me ocurre. Uso las herramientas de texto que la tecnología me brinda. Y escribo en mi teléfono móvil a gusto.

Recientemente encontré dos diarios que considero valiosos. El primero es doloroso. Y me conmueve el alma. Quiero hablarte de él.

En 1989 Estados Unidos invadió mi país, Panamá.  Yo tenía apenas 5 años de casado, con dos hijos, la noche que se inició el conflicto armado.

Recuerdo que pensé: “Éste es un evento que con los años se registrará en los libros de historia. Pero, ¿desde qué punto de vista?” Tomé un diario y aquella noche empecé a describir todo lo que ocurría a mi alrededor. Anotaba mis reflexiones como esposo y padre de familia católico, temeroso por la seguridad de mi familia y de muchos que quedaron expuestos.

Pensé en los que estaban en sus trabajos nocturnos en esos momentos y no podrían llegar a refugiarse en sus hogares. Y recé por ellos.

Pasaron los días, las semanas y la vida volvió a la normalidad. El país empezó a levantarse de nuevo. Y mi diario lo cerré y lo olvidé.

El año pasado cuando habían transcurrido más de 20 años de la invasión a Panamá encontré mi viejo diario bajo unos libros en mi armario.

Me sorprendí muchísimo. Me reencontraba con un Claudio más joven, asustado, inexperto, viviendo momentos dolorosos, tratando de conservar la serenidad y acrecentar su fe.

Me senté a leerlo. Uno piensa: “¿Conque así pensabas?” Y te sorprende cuánto has cambiado. No eres el mismo.

Lo leí de golpe, sin detenerme. Encontré historias personales, y de pronto me vi sumergido en aquella terrible situación.

Estando por cumplirse un aniversario más de la Invasión, le escribí a mis amigos, les comenté de este proyecto para que me aportaran algunas anécdotas interesantes. Y de esta forma escribí un libro: “Operación Causa Justa: La invasión a Panamá”.

“¿Cómo puede un católico describir esos días aciagos?”  Fue la pregunta que me hice y de allí partió el proyecto.

Te invito a leerlo. A vivir esa parte de la historia que a veces no queremos recordar, pero que no se debe olvidar, para que nunca se repita.  Lo que ocurre cuando el hombre olvida que somos hijos de Dios y por lo tanto hermanos. Algo que en muchos países ocurre en este momento…

La ausencia de Dios en el corazón de los hombres.

………..

 

¿Te gustaría leer este increíble libro? Puedes adquirirlo fácilmente haciendo «Clic» en estos enlaces:

Panamá, Latino América y Estados Unidos

España

México

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.