Recibe Aleteia gratis directamente por email
Estilo de vida, espiritualidad, noticias positivas... Recibe Aleteia por email
¡Suscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

En medio de mis debilidades acudo a Jesús Sacramentado. Él me da las fuerzas que necesito. (Un testimonio bellisimo)

Comparte
“Quisiera tener su fe”, me dicen a veces.  Si supieran que mi fe es débil y flaquea en medio de las dificultades, que caigo con frecuencia.

De niño mi mayor aspiración era ser santo. No imaginé que de grande me golpearían la vida, las persecuciones, las muchas tentaciones, mis debilidades, la adversidad. El camino que recorremos no es sencillo. Está lleno de tropiezos.

Conozco al Claudio que soy y sueño con la persona que puedo llegar a ser. Sé que por mis fuerzas nunca podré, por eso acudo al sagrario, y ante Jesús le imploro: “Aumenta mi pobre fe”. Sé que Él siempre nos escucha.

Quisiera amar más, perdonar con facilidad, abrazar al pobre y desvalido, dar una palabra de aliento al que se siente golpeado.

Delante de Jesús puedo mostrarme como soy. Es  maravillosos poder visitarlo en el sagrario.

Él me conoce bien. Desde niño, hemos hablado. Todo lo sabe de mí. Para Jesús no tengo secretos. Y a pesar de saber lo que soy, nunca deja de animarme, de abrazarme, de darme ánimos para continuar.

“Vamos Claudio. No te rindas. La santidad está más cerca de lo que parece”.

Mientras escribo estas palabras, escucho el “Gloria” de Martin Valverde, una canción que me ha acompañado y me ayuda a recordar la presencia amorosa de Dios, y que para Él “NADA HAY IMPOSIBLE”.

De grande, a mis 62 años, deseo retomar el camino de la santidad. Ser santo para Jesús. Pero no uno de esos santos que todos señalan, sino un santo invisible, de los que solo Dios sabe su existencia. Ser santo para tenerlo contento, que sepa que en la tierra sus hijos lo aman,

Me doy cuenta que hay mucha tela por cortar, camino por recorrer. Cuando caigo me levanto lo más rápido que puedo, y corro al confesionario. De alguna forma hacer fila para confesarme me es de gran ayuda. Reflexiono, pienso y de pronto me llegan las ideas para mis libros. Es asombroso. Salgo renovado de la confesión, con un nuevo libro bajo el brazo. ¡Qué bueno eres Jesús!

Al salir del confesionario voy a verlo al sagrario. Me encanta charlar con Él con el alma pura, limpia.  Me gusta tener la certeza de ser escuchado y poder consolarlo.

Es mi gran amigo, mi mejor amigo desde la infancia.

¿Me permites pedirte un favor? Cuando vayas a ver a Jesús al sagrario dile: “Claudio te manda saludos”. Ya sabes que me encanta sorprenderlo.

En este momento un amigo le deja mis saludos desde tierra santa. Otro en México.

Sobre todo, dile que lo amas. “Jesús te amo. Yo siempre te amaré”.

No te canses de decírselo. Él merece esto y más.

¡Dios te bendiga!

.

………

¿Conoces el maravilloso Libro: “DEBEN SABER QUE LO AMO”?

Nuestro autor, Claudio de Castro, escribió este hermoso LIBRO para que puedas conocer y amar más a Jesús Sacramentado. Está lleno de testimonios, anécdotas y reflexiones.

Te lleva a EXPERIMENTAR LA DULCE PRESENCIA de Jesús Sacramentado, “el AMOR de los amores” que nos espera en el sagrario.

Cambiará tu vida.  Te mostramos cómo adquirirlo. Es muy sencillo. ¿Te gustaría leerlo?

Si vives en

Algún país de América Latina, HAZ “CLIC” AQUÍ

Si vives en los ESTADOS UNIDOS, HAZ “CLIC” AQUÍ

Si vives en MÉXICO, HAZ “CLIC” AQUÍ

Si vives en España, HAZ “CLIC” AQUÍ

 

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.