Aleteia

Dios espera mucho de ti.

Comparte
Los domingos suelo llevar una mesita al Santuario Nacional del Corazón de María, con mis libros. Me encanta porque pudo escuchar a las personas, aprender de sus experiencias con Dios. En ocasiones me preguntan: “¿Usted es el autor de estos libros?” Sonrío con amabilidad, asiento con la cabeza y me dicen: “¿Podría darnos su autógrafo?”

Hace años aprendí que nunca debemos perder una oportunidad para consolar cuando sea necesario, y siempre hablar de Dios. Mostrar el lado misericordioso y paternal de Dios.

Los resultados son asombrosos.

A veces alguien te dice emocionado: “Necesitaba estas palabras”.

Y yo pienso: “Qué bueno eres Señor”.

He visto el poder de las palabras de aliento, el bien que puedes hacer usando las palabras adecuadas; para animar, construir, ayudar, mostrar un camino de esperanza… Por eso aprovecho estos momentos únicos, irrepetibles y procuro dejar una frase que anime al lector y lo haga reflexionar.

En ocasiones escribo éstas, que la madre Teresa de Calcuta le escribía a mi papá (siendo hebreo primero y después en su conversión al catolicismo):

 “Sé santo, porque Jesús que te ama es santo”.

También me gusta mucho recordar que Jesús nos espera en el sagrario. Y les escribo:

“A veces Jesús se siente solo. Hazle compañía en el Sagrario”.

Pero hay una dedicatoria que me encanta, sobre todas las demás. Es algo especial, una frase que una vez leí de Don Bosco y que el Papa Benedicto XVI, si no me equivoco, empleó el día Mundial de la  Juventud en el 2008.

«… Dios espera mucho de ti».

Ese “Dios espera mucho de ti”, me parece que impacta, te golpea el alma y te permite recordar que no vives sólo para disfrutar cada día en este mundo temporal.

Hay muchas cosas más, que trascienden, que nos llenan el alma, como las obras de misericordia, la entrega al servicio de los más necesitados, la necesidad del perdón.

Por eso repito esas palabras.

Ahora son tuyas:

“Dios espera mucho de ti”.

Suelo pensar en ello y he decidido mejorar, cambiar, tratar de agradar a Dios.

¿Es fácil? No.
¿Cuesta? Sí.
¿Vale la pena? Sí.

Todo lo que se hace por Dios vale la pena.

 

………………………………..

 

Te invitamos a conocer los libros de espiritualidad de Claudio de Castro.  Son un abrazo para el alma.

Para México   –   España   –  Latino América y Estados Unidos

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.