Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 21 abril |
San Anselmo de Canterbury

El día que Jesús Sacramentado cambió mi vida (un Testimonio bellísimo)

Josh Applegate CC0

Claudio de Castro - publicado el 16/06/17

¿Por qué escribes tanto de Jesús sacramentado, Claudio?

“Porque me siento agradecido. Él ha renovado mi vida. Le ha dado un sentido”.

Su presencia real en cada hostia consagrada, es un tesoro para la humanidad. ¿Cómo callar?

Recuerdo una joven emocionada por su «presencia viva» en los sagrarios, se me acercó a la salida del oratorio y me dijo:

“Si tuviera un megáfono, me pararía en una esquina a gritarle a todos: “Aquí está Jesús”.

Jesús es maravilloso. El mejor amigo que he tenido. Cada vez que he tenido un problema serio, he contado con Él. Me escucha, consuela, me abraza y me ayuda a encontrar una solución.

“Señor, no me avergüenzo de ti. Quiero gritarle al mundo que habitas en los sagrarios de cada iglesia. Que estás «VIVO». Eres un gran amigo, y nos esperas ilusionado. Te abro la puerta de mi corazón. Entra y habita en mí”.

Si alguna vez se me presentara Jesús y me dijera:

“Claudio, ¿qué deseas de mí? ¿Qué puedo darte?”

Le respondería sin dudarlo:

“Señor, ya me los has dado todo. Te tengo a ti Jesús. No necesito más”.

No imaginas lo feliz que soy cuando escribo de Jesús. A veces algo un alto y me imagino en su presencia, en alguna iglesia del mundo. Entro y me arrodillo frente al sagrario. Le digo:

 “Aquí estoy Jesús, no quiero que te sientas solo. Te amo”.

En cierta ocasión fui a verlo con un gran problema. Era un asunto muy serio y me tenía inquieto. Recuerdo que no hallaba una salida y me sentía muy preocupado.

A la salida del trabajo me dije resuelto: “iré a ver a Jesús”.

Conduje el auto y cuando pasé por la Iglesia, me percaté que no había un solo estacionamiento disponible. Después de un par de vueltas me detuve un segundo frente a la puerta de iglesia, bajé la ventana del auto y le grité:

“Ayúdame Jesús. Te dejo este problema. Ahora es tuyo”.

Pisé el acelerador y me marché hacia mi casa.

Experimenté una gran paz. De alguna manera sabía que todo se solucionaría. Fue estupendo.  Y así fue. De una forma inexplicable, al día siguiente todo estaba resuelto. No me lo podía creer. Yo no había intervenido en nada y como un globo que se desinfla, así mismo lo que enfrentaba desapareció. Salí feliz del trabajo y fui a verlo en el sagrario de aquella iglesia.

“Gracias. Gracias. Gracias”, le repetía de rodillas, profundamente agradecido. “Eres un gran amigo. El mejor de los amigos”.

Me enseñó que podía confiar en Él, siempre, en todo momento. Y así lo he hecho.

Confío y lo amo.

¡Anímate! ¡Confía!

¡Él NUNCA TE VA A DEFRAUDAR!

¡Qué bueno eres jesús!

………..

Te dejo con este maravilloso video.

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
DIOS ASI LO QUISO
Adriana Bello
Juan Luis Guerra y Ricardo Montaner le cantan al amor eterno
2
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
3
Salvador Aragonés
La gran preocupación del Papa (y de la que no hablan los medios)
4
ROBERTA MASCENA
Redacción de Aleteia
Se gradúa con el uniforme de limpiadora de su madre
5
Amii Stewart
Silvia Lucchetti
Amii Stewart: Un día la estatua de la Virgen me habló
6
Juan Daniel Escobar Soriano
¿Por qué un católico no puede pertenecer a la masonería?
7
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
Ver más