¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Durante la JMJ en Panamá, ponte los anteojos de la Misericordia

Comparte
Soy miope desde niño. Si me quito los anteojos no podría disfrutar el mundo a mi alrededor. Necesito los anteojos para ver.

Ayer, por unos momentos me quité los lentes, limpié sus vidrios y me pregunté:

“¿Qué pasaría si a través de estos cristales pudiera ver el mundo como lo ve Dios: con Misericordia, ternura y Amor?  Sin juzgar a nadie. Perdonando a todos”.

A veces me vienen estas ideas ingenuas, y me quedo reflexionando en ellas. Me encanta pensar en las cosas de Dios. Trato de conocerlo más, para amarlo más.

Conversaba con una joven que se prepara para la Jornada Mundial de la Juventud. Me contaba los preparativos, los eventos que realizan para reunir fondos.

 

También usa lentes y me animé a contarle mi inquietud. Y le propuse esto:

“¿Qué tal si durante una semana, cada vez que nos ponemos los anteojos, miramos a través de ellos con misericordia?”

“¿Y los que no usan anteojos?”

“Muy fácil”, respondí.

“A ellos les bastará abrir sus ojos cada mañana y proponerse cada día, durante una semana ver el mundo, y todo a su alrededor, con Misericordia”.

“¿Por qué una semana?”

“Porque un día cuesta. Una semana cuesta más. Y un año es mejor llevarlo de poco, una semana a la vez”.

Faltan pocos días para la JMJ en Panamá. Empiezan a llegar cientos de peregrinos de diferentes países.

Panamá se llena de jóvenes ilusionados. Los encuentras emocionados con sus mochilas por la calle. Habrá incomodidades para los residentes. Es natural. Los panameños, muchos, tendrán dificultad para movilizarse hacia sus trabajos. Por donde vivo van a cerrar toda una avenida. Y pensé:

“Hay que ir y ver más allá de lo cotidiano y pensar no tanto en uno, sino en los frutos espirituales de la JMJ. Las vocaciones que van a surgir. Las almas que podrán salvarse. Las vidas que van a cambiar. La experiencia de compartir en los Hogares de acogida”.

 

 

Esta mañana cuando desperté me acordé del reto. Tomé mis anteojos, limpié los cristales y mientras me los colocaba me dije: “Empecemos Claudio”.

He procurado ser amable, misericordioso, en cada evento del día.  Antes de hablar me digo: “Misericordia”.

Procuro la alegría que da la presencia de Dios en nuestras vidas, de la mano de María.

No más salir de mi casa me di cuenta que no es tan fácil hacerlo. Decirlo es sencillo. Y es que chocamos con las opiniones de los otros, con sus formas de ser y actuar.

Alguien me ha cerrado el paso con su auto, acelerando cuando yo tenía la preferencia. Me muerdo los labios y sonrío con amabilidad.

Debo amar. Hacerlo todo diferente.

Perdonar. Ser paciente.
Ser misericordioso. Sonreir.
“Comprender, no criticar”, como decía el buen Papa Juan.

Y acompañar a esos jóvenes que vienen ilusionados al encuentro con Cristo.

Ahora te lo propongo a ti. Recemos por ellos, para que esta Jornada Mundial de la Juventud rinda frutos de espiritualidad.

¿Te animarías a usar los anteojos de la Misericordia en los días de la JMJ? Y luego cuando te acostumbre, sigue usándolos. Los resultados son maravillosos.

Te paso el reto a ti. Y tú, pásalo a otros.

Comparte tus experiencias.
Seguro serán formidables.

¡Una gran aventura!

 

……………………..

Queremos recomendarte un libro bellísimo:  “Querido Dios / CARTAS A DIOS” de nuestro autor Claudio de Castro 

Te llena de esperanza y alegría, de una certeza de Dios.

¿Te gustaría adquirirlo? Es muy fácil.

Si vives en Latinoamerica o Estado Unidos Haz “CLIC” aquí.

Si vives en México Haz “CLIC” aquí.

Si vives en España Haz “ClIC” aquí.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.