Aleteia

¿Dónde rezas el Rosario? Cuéntanos.

Marko Vombergar-ALETEIA
Comparte
Una vez te lo conté. De niño pasaba las vacaciones del verano en san José Costa Rica. Nos hospedábamos en la casa de mi abuelita a quien llamábamos: “Mamita”. Íbamos cada año y pasábamos tres maravillosos meses allí, compartiendo con los primos. Todo el que ha pasado una temporada, de niño, en casa de sus abuelos, podrá comprender mi entusiasmo al hablar de mi abuela.

San José en esos días tenía un clima perfecto, por las mañanas estaba soleado y el clima fresco, por las tardes, sentías frio y como a las 4 pm te colocabas un suéter para el frío.

Cada tarde nos reuníamos en alguna casa familiar para tomar chocolate caliente o café con panecillos y mermelada casera. Me encantaban esos momentos en los que se narraban los acontecimientos del día.

Después del medio día, mi abuelita se recostaba en la cama, en el segundo alto de la casa de madera y rezaba el rosario. Podías saber la hora al verla. Luego de esto el café familiar.

De ella, y su devoción y silencios, de su perseverancia en el rezo del santo Rosario, aprendí la importancia de rezar y pedir a la Virgen Santísima su protección y cuidados maternales.

Suelo llevar un rosario en el bolsillo de mi pantalón. Cuando conduzco el auto y hay mucho tráfico me agrada rezarlo, porque me permite estar tranquilo, en la presencia de Dios, sin desesperar. Me ocurre igual cuando estoy en el banco y la fila para que nos atiendan es muy larga. Saco el rosario y en silencio rezo.

Cuando rezo, tengo el rosario en la mano, pero no para que me vean con él y alguien diga: “Míralo, está rezando”.

Saco el rosario, lo dejo en mi mano y paso las cuentas mientras rezo mentalmente. Lo hago porque me parece lo más natural del mundo, como llevar puesta una camisa.

También me agrada hacerlo cuando camino por el parque, en las tardes, cuando mi esposa o mi hija me piden que las acompañe.

Hace poco estaba en el aeropuerto esperando un vuelo para ir a Costa Rica Saqué el rosario y me puse a rezar pidiendo a Dios que bendijera a todos los que allí se encontraban y estaban por viajar.

Cuéntanos. Y tú, ¿dónde rezas el santo Rosario?

 

……

¿Conoces  el libro «EL SAGRARIO»? Lo escribí para ayudarte a conocer y amar más a Jesús en el sagrario, y puedras tener una relación personal con el el Amor de los amores. Me ilusiona que lo conozcas y lo visites tan pronto salgamos de esta cuarentena. Y le digas que le quieres, una y otra vez.

Él te va a ayudar. Te lo aseguro.

“EL SAGRARIO” es un clásico de espiritualidad que «ENCIENDE los CORAZONES» en amor a Jesús Sacramentado. Escrito por nuestro autor Claudio de Castro  

Te mostramos cómo adquirirlo digital o impreso. Es muy sencillo.

Si vives en Latinoamerica o Estado Unidos Haz «CLIC» aquí.

Si vives en México Haz «CLIC» aquí.

Si vives en España Haz «ClIC» aquí.

Si vives en Canadá haz “CLIC” aquí.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.