Aleteia logoAleteia logoAleteia
sábado 04 diciembre |
San Juan Damasceno
Aleteia logo

¿Dónde estás tú que debes ser santo? ¿No sabes que el mundo te necesita? Es hora de irradiar a Cristo.

Public Domain

Claudio de Castro - publicado el 20/09/18 - actualizado el 27/09/18

¿Dónde estás tú que debes ser santo? ¿No sabes que el mundo te necesita? ¿No sabes que los tiempos de crisis son tiempos de santidad?

En cada época de oscuridad e incertidumbre ha surgido un santo que ha cambiado la historia de la humanidad. El que mejor conozco es san Francisco de Asís. Su vida es sorprendente, sobretodo porque el mismo Jesús le pidió que reparara su iglesia. Y francisco se dedicó a amar y a vivir el Evangelio.

Habló poco, pero consiguió mucho con su ejemplo.

Es conocido el caso de un joven franciscano al que Francisco le pidió que lo acompañara a predicar. Apenas amanecía cuando salieron en silencio y devota oración a recorrer Asís. Pasaba el tiempo y el monje esperaba paciente a que san Francisco empezara a predicar. Por la noche regresaron donde los frailes, manteniendo este silencio que los envolvía. El joven no pudo resistir y le preguntó:

“Pero, Padre, ¿y el sermón?”.

“Hermano, ya hemos predicado, dando ejemplo de humildad y de mortificación a las gentes de Asís”.

Bien dicen que las palabras mueven, pero el ejemplo arrastra.  En estos tiempos de incertidumbre el mundo necesita de nuestras oraciones y buenos ejemplos. Debemos amar, perdonar y buscar siempre la Verdad, que es Jesús.

«Brille así vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos»(Mt 5,16)

En medio de tanta oscuridad, es nuestro momento para irradiar a Cristo, ser ejemplo vivo de su amor. Por ello me agrada tanto  orar con esta bella oración del Cardenal Newman:

ORACIÓN PARA IRRADIAR A CRISTO

¡Oh Jesús! Ayúdame a esparcir tu fragancia dondequiera que vaya. Inunda mi alma de tu espíritu y vida.
Penetra en mí y adueñate tan por completo de mí que toda mi vida no sea más que una irradiación de la tuya.
Resplandece a través de mí y permanece en mí de tal manera que cada alma con la que entre en contacto pueda sentir tu presencia en mí.
Que, al verme, no vean a mí, sino a Ti en mí.
Permanece en mí, de suerte que resplandezca con tu mismo resplandor y que mi resplandor sirva de luz para los demás.
Que mí luz venga toda de Ti, oh Jesús: y que ni el rayo más leve sea mío. Sé Tú el que iluminas a otros por mi medio.
Pon en mis labios la alabanza que más te agrada iluminando a otros a mí alrededor.
Que, más que con palabras, te pregone con los hechos, con el destello visible del amor que de Ti viene a mí corazón. Amén.

………….

¿Has leído los maravillosos de nuestro autor Claudio de Castro?  Son Vitaminas para el alma.

Te recomendamos su maravilloso libro de espiritualidad, con nuevos testimonios. Haz «CLIC» aquí.

En Estados Unidos y LatinoAmérica

En México

ESPAÑA

………………..

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
Ver más